Diana Serrano

En el año 2017 se procede a una denuncia por parte de una joven funcionaria del Ministerio de Salud por ser víctima de acoso reiterativo por parte de otro funcionario de la misma institución, del cual ya se habrían dado otras denuncias por el mismo motivo sin que ninguna haya hecho mella en su conducta, peor en alguna sanción. Pero como es el dicho, nada es eterno, ni aún estos actos bochornosos que gritan de un pesimismo social de personas que no se respetan ni en su profesionalismo ni en sus canas  y se topa con una mujer que demostró mucha valentía en “atreverse “ a denunciar a este sujeto, pues considerando que ninguna mujer por el hecho de serlo está sujeta al acoso disfrazado de “cariñitos” y audaces términos que lastiman la dignidad de una dama, menoscaban su autoestima y el lugar sagrado en donde se labora.  Por esta denuncia se entabló un juicio que al final salió a favor con el sobreseimiento del acusado a quien la Fiscalía de Azogues determinó su inocencia. En vista de tamaña insensatez se vuelve a apelar esa sentencia dictaminada; pero han pasado casi dos años y no termina el calvario para la víctima que se atrevió a denunciar y que junto con otras mujeres valerosas lucha por sentar un precedente a esta clase de delitos. Vamos viendo con asombro que en un juicio por acoso sexual el acusado puede NO PRESENTARSE  a dar sus declaraciones sin que tenga una sanción inmediata, que puede andar libremente hasta que los jueces  llamen a una audiencia de prisión preventiva el cual puede instalarse después de varios días, sin que haya una boleta inmediata para asegurarse el mismo juzgado la presencia del implicado y este no huya mientras que la víctima seguirá la tortura de esperar que la  justicia para ella sea una realidad.  Porqué si uno de los artículos de ley de la Constitución (130) habla claramente de cuidar que se respeten los derechos y garantías de las partes procesales en los juicios y velar por el pronto despacho de las causas de acuerdo a ley, es tanto el tiempo en espera de una sentencia y reparación integral hacia a víctima que valientemente se a expuesto en su integridad y su nombre como nadie lo ha hecho por temor a represalias o por cansancio ante una ley que pone muchas trabas a este tipo de denuncias. La demora intencionada es una inmoralidad y como siempre, vemos una vez más el nombre de la víctima en este caso, Diana Serrano, siempre está expuesto a la luz pública, más del acosador o victimario NN se esconde ante el amparo de una ley que en este sentido está al revés . //Por ti mi Cris// (O)
En un juicio por acoso sexual, el acusado no puede presentarse
sin que
tenga una sanción inmediata.

Diana Serrano

En el año 2017 se procede a una denuncia por parte de una joven funcionaria del Ministerio de Salud por ser víctima de acoso reiterativo por parte de otro funcionario de la misma institución, del cual ya se habrían dado otras denuncias por el mismo motivo sin que ninguna haya hecho mella en su conducta, peor en alguna sanción. Pero como es el dicho, nada es eterno, ni aún estos actos bochornosos que gritan de un pesimismo social de personas que no se respetan ni en su profesionalismo ni en sus canas  y se topa con una mujer que demostró mucha valentía en “atreverse “ a denunciar a este sujeto, pues considerando que ninguna mujer por el hecho de serlo está sujeta al acoso disfrazado de “cariñitos” y audaces términos que lastiman la dignidad de una dama, menoscaban su autoestima y el lugar sagrado en donde se labora.  Por esta denuncia se entabló un juicio que al final salió a favor con el sobreseimiento del acusado a quien la Fiscalía de Azogues determinó su inocencia. En vista de tamaña insensatez se vuelve a apelar esa sentencia dictaminada; pero han pasado casi dos años y no termina el calvario para la víctima que se atrevió a denunciar y que junto con otras mujeres valerosas lucha por sentar un precedente a esta clase de delitos. Vamos viendo con asombro que en un juicio por acoso sexual el acusado puede NO PRESENTARSE  a dar sus declaraciones sin que tenga una sanción inmediata, que puede andar libremente hasta que los jueces  llamen a una audiencia de prisión preventiva el cual puede instalarse después de varios días, sin que haya una boleta inmediata para asegurarse el mismo juzgado la presencia del implicado y este no huya mientras que la víctima seguirá la tortura de esperar que la  justicia para ella sea una realidad.  Porqué si uno de los artículos de ley de la Constitución (130) habla claramente de cuidar que se respeten los derechos y garantías de las partes procesales en los juicios y velar por el pronto despacho de las causas de acuerdo a ley, es tanto el tiempo en espera de una sentencia y reparación integral hacia a víctima que valientemente se a expuesto en su integridad y su nombre como nadie lo ha hecho por temor a represalias o por cansancio ante una ley que pone muchas trabas a este tipo de denuncias. La demora intencionada es una inmoralidad y como siempre, vemos una vez más el nombre de la víctima en este caso, Diana Serrano, siempre está expuesto a la luz pública, más del acosador o victimario NN se esconde ante el amparo de una ley que en este sentido está al revés . //Por ti mi Cris// (O)
En un juicio por acoso sexual, el acusado no puede presentarse
sin que
tenga una sanción inmediata.