Democracia

Visto

Al término de la II Guerra Mundial una de las preocupaciones fundamentales era cómo evitar en el futuro los sucesos que fueron en detrimento de la democracia y que determinaron el ascenso del autoritarismo fascista. Para ello, juristas hicieron sus mejores esfuerzos para dar un giro sobre la concepción de la demo-cracia. Luigi Ferrajoli, jurista italiano, señala que una de las princi-pales discusiones del siglo XX se dio entre Hans Kelsen y Carl Schmitt sobre ¿Cuál era el órgano que representa al pueblo? Por un lado, frente a las tesis antiparlamentaristas de Schmitt, Kelsen sos-tenía que un órgano monocrático como el Ejecutivo, no podía repre-sentar la pluralidad de intereses como si lo hace el parlamento. Es decir, nos centramos en el problema en que quien gana las elecciones es quien determina el contenido democrático, por tanto, la omnipotencia de la mayoría. Esta supremacía de las mayorías es lo que se denomina la democracia plebiscitaria. Esta idea de democracia se ha sumado a lo que se conoce como liberalismo, lo que en su conjunto denotaría elementos como la separación de poderes y la tutela de libertades individuales. Sin embargo, el termino “democracia liberal” ahora ha variado en su significado, siendo comprendido como la falta de límites al mercado y la ya enunciada omnipotencia de la mayoría, las cuales han ido en menoscabo de los derechos fundamentales. Frente a esta concepción de la democracia surge la llamada Democracia Constitucional. La Democracia Constitucional consiste en el equilibrio de poderes, en el límite a todos los poderes, y en el garantismo, es decir un conjunto de mecanismos que permite efectuar el control y la reparación ante la violación de los derechos fundamentales. A tal punto que incluso la Función Legislativa, también se encuentra demarcada a producir normas que estén conforme a la Constitución y que tiene un límite infranqueable, la nominada “esfera de lo indecidible” -los derechos fundamentales-. Para garantizar esta protección se le doto a las constituciones de posguerra de una característica: la rigidez constitucional. Esta característica implica que la Norma Suprema solo puede ser reformada mediante un procedimiento diferente al de modificación de la ley; y, además la existencia del control de constitucionalidad que esta regido por un órgano: La Corte Constitucional. Por ello ¿Sin Corte Constitucional puede existir Democracia Constitucional? La respuesta es no. (O)
La Democracia Constitucional consiste en el equilibrio de poderes, en el límite a todos los poderes, y en el garantismo.

Democracia

Al término de la II Guerra Mundial una de las preocupaciones fundamentales era cómo evitar en el futuro los sucesos que fueron en detrimento de la democracia y que determinaron el ascenso del autoritarismo fascista. Para ello, juristas hicieron sus mejores esfuerzos para dar un giro sobre la concepción de la demo-cracia. Luigi Ferrajoli, jurista italiano, señala que una de las princi-pales discusiones del siglo XX se dio entre Hans Kelsen y Carl Schmitt sobre ¿Cuál era el órgano que representa al pueblo? Por un lado, frente a las tesis antiparlamentaristas de Schmitt, Kelsen sos-tenía que un órgano monocrático como el Ejecutivo, no podía repre-sentar la pluralidad de intereses como si lo hace el parlamento. Es decir, nos centramos en el problema en que quien gana las elecciones es quien determina el contenido democrático, por tanto, la omnipotencia de la mayoría. Esta supremacía de las mayorías es lo que se denomina la democracia plebiscitaria. Esta idea de democracia se ha sumado a lo que se conoce como liberalismo, lo que en su conjunto denotaría elementos como la separación de poderes y la tutela de libertades individuales. Sin embargo, el termino “democracia liberal” ahora ha variado en su significado, siendo comprendido como la falta de límites al mercado y la ya enunciada omnipotencia de la mayoría, las cuales han ido en menoscabo de los derechos fundamentales. Frente a esta concepción de la democracia surge la llamada Democracia Constitucional. La Democracia Constitucional consiste en el equilibrio de poderes, en el límite a todos los poderes, y en el garantismo, es decir un conjunto de mecanismos que permite efectuar el control y la reparación ante la violación de los derechos fundamentales. A tal punto que incluso la Función Legislativa, también se encuentra demarcada a producir normas que estén conforme a la Constitución y que tiene un límite infranqueable, la nominada “esfera de lo indecidible” -los derechos fundamentales-. Para garantizar esta protección se le doto a las constituciones de posguerra de una característica: la rigidez constitucional. Esta característica implica que la Norma Suprema solo puede ser reformada mediante un procedimiento diferente al de modificación de la ley; y, además la existencia del control de constitucionalidad que esta regido por un órgano: La Corte Constitucional. Por ello ¿Sin Corte Constitucional puede existir Democracia Constitucional? La respuesta es no. (O)
La Democracia Constitucional consiste en el equilibrio de poderes, en el límite a todos los poderes, y en el garantismo.

Visto