Crisis Argentina

Mauricio Macri recibió una paliza electoral. El incremento en los niveles de pobreza y desempleo, sumado a un gris escenario de inflación, inestabilidad cambiaria y recesión, sustentan la victoria arrasadora de Alberto Fernández, y su binomio Cristina Kirchner, en las primarias argentinas. A pesar de que Cristina representa un regreso al reciente pasado populista, la situación económica fue determinante. El argentino votó con el bolsillo.
Las primarias, denominadas PASO (primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias) son un espacio para que las organizaciones políticas diriman sus candidaturas de cara a las elecciones generales de octubre. En vista de que cada partido básicamente presentó candidaturas únicas, esta instancia electoral a la larga no fue más que una costosa encuesta universal y obligatoria.
En esta lid, el binomio del Frente de Todos, Fernández - Kirchner, alcanzó el 47,01% de los votos, contra un discreto 32,66% alcanzado por Juntos Podemos, de Macri y Pichetto. La explicación de esta abultada diferencia tiene varias aristas.
Macri heredó un país en bancarrota, que requería de decisiones económicas duras y urgentes. Sin embargo, por evitar un eventual golpe de impopularidad, el gobierno no tocó los subsidios y el gasto y, más bien, propuso un modelo laxo con un enfoque “gradual” de reformas. A medio camino, cuatro años después, la inflación alcanza el 50% anual y el dólar llega a sus máximos históricos.
Por otra parte, la oposición jugó bien sus cartas. Consciente de su desgastada imagen, Kirchner cedió la candidatura presidencial a Fernández forjándose una sólida coalición entre el peronismo y el kirchnerismo. Asimismo, presentó un discurso moderado y conciliador, que dejó sin piso a la estrategia macrista de instalar el miedo en el imaginario ciudadano.
¿Qué pasará hasta octubre? Las probabilidades de Macri de remontar esos 15 puntos son mínimas. Especialmente, porque los mercados ya han reaccionado castigando a las empresas argentinas. El riesgo país sube, el tipo de cambio se desploma y se multiplica la incertidumbre.
Ante esto, el gobierno ya anunció un nuevo “paquete” de medidas de alivio, con una confusa mezcla de incentivos y desembolsos que solo buscan apaciguar los ánimos. Nuevamente, nada de reformas estructurales. En política no se puede ser tibio. (O)
El riesgo país sube, el tipo de cambio se desploma y se multiplica la incertidumbre. El gobierno ya anunció medidas de alivio.

Crisis Argentina

Mauricio Macri recibió una paliza electoral. El incremento en los niveles de pobreza y desempleo, sumado a un gris escenario de inflación, inestabilidad cambiaria y recesión, sustentan la victoria arrasadora de Alberto Fernández, y su binomio Cristina Kirchner, en las primarias argentinas. A pesar de que Cristina representa un regreso al reciente pasado populista, la situación económica fue determinante. El argentino votó con el bolsillo.
Las primarias, denominadas PASO (primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias) son un espacio para que las organizaciones políticas diriman sus candidaturas de cara a las elecciones generales de octubre. En vista de que cada partido básicamente presentó candidaturas únicas, esta instancia electoral a la larga no fue más que una costosa encuesta universal y obligatoria.
En esta lid, el binomio del Frente de Todos, Fernández - Kirchner, alcanzó el 47,01% de los votos, contra un discreto 32,66% alcanzado por Juntos Podemos, de Macri y Pichetto. La explicación de esta abultada diferencia tiene varias aristas.
Macri heredó un país en bancarrota, que requería de decisiones económicas duras y urgentes. Sin embargo, por evitar un eventual golpe de impopularidad, el gobierno no tocó los subsidios y el gasto y, más bien, propuso un modelo laxo con un enfoque “gradual” de reformas. A medio camino, cuatro años después, la inflación alcanza el 50% anual y el dólar llega a sus máximos históricos.
Por otra parte, la oposición jugó bien sus cartas. Consciente de su desgastada imagen, Kirchner cedió la candidatura presidencial a Fernández forjándose una sólida coalición entre el peronismo y el kirchnerismo. Asimismo, presentó un discurso moderado y conciliador, que dejó sin piso a la estrategia macrista de instalar el miedo en el imaginario ciudadano.
¿Qué pasará hasta octubre? Las probabilidades de Macri de remontar esos 15 puntos son mínimas. Especialmente, porque los mercados ya han reaccionado castigando a las empresas argentinas. El riesgo país sube, el tipo de cambio se desploma y se multiplica la incertidumbre.
Ante esto, el gobierno ya anunció un nuevo “paquete” de medidas de alivio, con una confusa mezcla de incentivos y desembolsos que solo buscan apaciguar los ánimos. Nuevamente, nada de reformas estructurales. En política no se puede ser tibio. (O)
El riesgo país sube, el tipo de cambio se desploma y se multiplica la incertidumbre. El gobierno ya anunció medidas de alivio.