¿Cómo quedó Azuay?

Visto

Las elecciones del domingo pasado dejan muchas enseñanzas y mensajes no sencillos de ser descifrados, lo que sí podemos decir es que en muchos analistas, académicos y en los propios políticos falta (re)conocimiento de las necesidades y aspiraciones de la ciudadanía, a lo mejor podemos entender así lo impredecible del resultado electoral a nivel nacional.
En el caso del Azuay el cambio drástico del tablero electoral deja datos y lecciones contundentes entre ellos: 1) la provincia se cansó de la “vieja” clase política y sus prácticas, por ello, sólo un alcalde fue re-electo y en el caso de Cuenca el 66% no votó por Cabrera ni Carrasco; 2) el voto azuayo fue desideologizado y no partidista (salvo el correísmo cuyo voto es orgánico y en plancha) sino respondió por personas, discursos o promesas únicamente así entender que Cuenca eligió un alcalde de derecha y un prefecto de izquierda; 3) la representación de las autoridades electas es baja ya que en promedio consiguieron 30% lo cual implicará tener negociaciones para la gobernabilidad en los Concejos cantonales y en la Cámara Provincial; 4) los medios de comunicación especialmente radiales todavía inciden en las elecciones, hay que decirlo los medios tomaron una postura y dieron “tremenda mano” a quienes ganaron; 5) existe un preocupante retroceso en la presencia de mujeres en cargos de elección popular en Azuay ni una alcaldesa y en Cuenca apenas dos concejalas; 6) la consulta popular en Girón arrasó como prueba de la preocupación por el agua en toda la provincia.
Ahora en términos de partidos políticos ganadores, Azuay presenta una considerable dispersión aunque con la consolidación de dos bloques: Ecuatoriano Unido y Democracia SI (los verdaderos partidos del gobierno) ganaron 5 alcaldías, Juntos Podemos/Participa 4, Alianza PAIS 2, Alianza PAIS/Partido Socialista 1, Unidad Popular 1, Izquierda Democrática/Unidad Popular 1, Centro Democrático/Democracia SI 1, y Pachakutik la prefectura.      
En fin, podemos afirmar que Azuay – así como todo el país – fue víctima de la confusión, desinformación y dispersión entre tantas candidaturas y propuestas muchas de ellas falaces, en consecuencia la provincia queda con amplias expectativas pero con un horizonte no tan claro. Por eso, como ciudadanía debemos presionar y vigilar el cumplimiento de promesas de campaña y de respeto de nuestros derechos. (O)
Existe un preocupante retroceso en la presencia de mujeres en cargos de elección popular, en Azuay ni una alcaldesa.

¿Cómo quedó Azuay?

Las elecciones del domingo pasado dejan muchas enseñanzas y mensajes no sencillos de ser descifrados, lo que sí podemos decir es que en muchos analistas, académicos y en los propios políticos falta (re)conocimiento de las necesidades y aspiraciones de la ciudadanía, a lo mejor podemos entender así lo impredecible del resultado electoral a nivel nacional.
En el caso del Azuay el cambio drástico del tablero electoral deja datos y lecciones contundentes entre ellos: 1) la provincia se cansó de la “vieja” clase política y sus prácticas, por ello, sólo un alcalde fue re-electo y en el caso de Cuenca el 66% no votó por Cabrera ni Carrasco; 2) el voto azuayo fue desideologizado y no partidista (salvo el correísmo cuyo voto es orgánico y en plancha) sino respondió por personas, discursos o promesas únicamente así entender que Cuenca eligió un alcalde de derecha y un prefecto de izquierda; 3) la representación de las autoridades electas es baja ya que en promedio consiguieron 30% lo cual implicará tener negociaciones para la gobernabilidad en los Concejos cantonales y en la Cámara Provincial; 4) los medios de comunicación especialmente radiales todavía inciden en las elecciones, hay que decirlo los medios tomaron una postura y dieron “tremenda mano” a quienes ganaron; 5) existe un preocupante retroceso en la presencia de mujeres en cargos de elección popular en Azuay ni una alcaldesa y en Cuenca apenas dos concejalas; 6) la consulta popular en Girón arrasó como prueba de la preocupación por el agua en toda la provincia.
Ahora en términos de partidos políticos ganadores, Azuay presenta una considerable dispersión aunque con la consolidación de dos bloques: Ecuatoriano Unido y Democracia SI (los verdaderos partidos del gobierno) ganaron 5 alcaldías, Juntos Podemos/Participa 4, Alianza PAIS 2, Alianza PAIS/Partido Socialista 1, Unidad Popular 1, Izquierda Democrática/Unidad Popular 1, Centro Democrático/Democracia SI 1, y Pachakutik la prefectura.      
En fin, podemos afirmar que Azuay – así como todo el país – fue víctima de la confusión, desinformación y dispersión entre tantas candidaturas y propuestas muchas de ellas falaces, en consecuencia la provincia queda con amplias expectativas pero con un horizonte no tan claro. Por eso, como ciudadanía debemos presionar y vigilar el cumplimiento de promesas de campaña y de respeto de nuestros derechos. (O)
Existe un preocupante retroceso en la presencia de mujeres en cargos de elección popular, en Azuay ni una alcaldesa.

Visto