Cogobierno

Luego de casi 10 años la Corte Constitucional del Ecuador ha declarado que varias disposiciones de la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES) son inconstitucionales. Ha tenido que pasar casi una década para que el órgano máximo de interpretación constitucional se pronuncie sobre este caso. La ignominia que ha sufrido el movimiento estudiantil por varios años solo podrá ser remediado con el inmediato acatamiento de la sentencia. ¿Qué normas son inconstitucionales? Previamente debemos señalar que en el año 2011 se presentó una demanda de inconstitucionalidad por parte de la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador (FEUE). La demanda incluía varias normas que contravenían la Constitución, entre ellas los artículos 57 y 60 de la LOES.
El artículo 57 de la ley señalaba que la votación de las y los estudiantes para la elección de rector o rectora y vicerrector o vicerrectora, de las universidades y escuelas politécnicas públicas y particulares, equivaldrá al porcentaje del 10% al 25% del total del personal académico con derecho a voto. Mientras el artículo 60 determinaba que la participación de las y los estudiantes en los organismos colegiados de cogobierno de las instituciones de educación superior públicas y particulares, será del 25% al 35% del total del personal académico con derecho a voto. Estas disposiciones con claridad vulneraban la necesaria intervención de los estudiantes en los comicios para elegir a las máximas autoridades universitarias, pero además disminuía la participación estudiantil en el cogobierno universitario. Eran regresivas porque en la anterior ley que regulaba la educación superior en efecto se consideraban porcentajes más altos.
Desafortunadamente las juezas y jueces sepultaron la demanda e hicieron caso omiso de las acciones planteadas por las y los estudiantes que en ese momento reclamábamos mayor participación en la toma de decisiones sobre el rumbo de la universidad. No obstante, como dice el viejo adagio popular “no hay mal que dure 100 años o cuerpo que lo resista”, y finalmente la Corte decidió declarar que estos artículos son inconstitucionales. Ahora los porcentajes en cuanto a la elección de rector y vicerrector equivaldrá al porcentaje del 10% al 50% del total del personal académico con derecho a voto; y la participación en el cogobierno será del 25% al 50% del total del personal académico con derecho a voto. Así parece que el espíritu de la Reforma Universitaria de Córdoba de 1918 aún pervive. (O)

Cogobierno

Luego de casi 10 años la Corte Constitucional del Ecuador ha declarado que varias disposiciones de la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES) son inconstitucionales. Ha tenido que pasar casi una década para que el órgano máximo de interpretación constitucional se pronuncie sobre este caso. La ignominia que ha sufrido el movimiento estudiantil por varios años solo podrá ser remediado con el inmediato acatamiento de la sentencia. ¿Qué normas son inconstitucionales? Previamente debemos señalar que en el año 2011 se presentó una demanda de inconstitucionalidad por parte de la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador (FEUE). La demanda incluía varias normas que contravenían la Constitución, entre ellas los artículos 57 y 60 de la LOES.
El artículo 57 de la ley señalaba que la votación de las y los estudiantes para la elección de rector o rectora y vicerrector o vicerrectora, de las universidades y escuelas politécnicas públicas y particulares, equivaldrá al porcentaje del 10% al 25% del total del personal académico con derecho a voto. Mientras el artículo 60 determinaba que la participación de las y los estudiantes en los organismos colegiados de cogobierno de las instituciones de educación superior públicas y particulares, será del 25% al 35% del total del personal académico con derecho a voto. Estas disposiciones con claridad vulneraban la necesaria intervención de los estudiantes en los comicios para elegir a las máximas autoridades universitarias, pero además disminuía la participación estudiantil en el cogobierno universitario. Eran regresivas porque en la anterior ley que regulaba la educación superior en efecto se consideraban porcentajes más altos.
Desafortunadamente las juezas y jueces sepultaron la demanda e hicieron caso omiso de las acciones planteadas por las y los estudiantes que en ese momento reclamábamos mayor participación en la toma de decisiones sobre el rumbo de la universidad. No obstante, como dice el viejo adagio popular “no hay mal que dure 100 años o cuerpo que lo resista”, y finalmente la Corte decidió declarar que estos artículos son inconstitucionales. Ahora los porcentajes en cuanto a la elección de rector y vicerrector equivaldrá al porcentaje del 10% al 50% del total del personal académico con derecho a voto; y la participación en el cogobierno será del 25% al 50% del total del personal académico con derecho a voto. Así parece que el espíritu de la Reforma Universitaria de Córdoba de 1918 aún pervive. (O)