Clacso 2018

La octava Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Ciencias Sociales realizada en la semana anterior en Buenos Aires, Argentina, nos ha dejado múltiples reflexiones, que desde el pensamiento crítico son necesarias, aunque quizás insuficientes para pensar nuestra América Latina y el mundo.
Enrique Dussel, Boaventura de Sousa Santos, Juan Carlos Monedero, Winnie Byanyima, son algunas de las personalidades académicas que junto a Pepe Mujica, Adolfo Pérez Esquivel o Estela de Carlotto generaron los más relevantes debates sobre el futuro de la humanidad.
Sin duda el avance de un sentido común neoliberal es el tipo ideal que el capital ha venido intentando implantar en diferentes latitudes, para ello utiliza los diversos mecanismos que tiene a su alcance con el fin de limitar la posibilidad de la victoria de una propuesta contrahegemónica.
El debilitamiento o quizás derrota del progresismo, ha sido entendido por muchos como la muerte de la izquierda, sin embargo, como sostenía Monedero, aún no hemos visto el cadáver de la izquierda latinoamericana, y hasta no verlo, no podemos sostener que esta ha sido eliminada. Ya quisiera el fascismo, ver la desaparición de su adversario por antonomasia, pero este sueño de quienes defienden la subsistencia del capitalismo y su invencibilidad solo es eso, un sueño. Ahora, como bien señala Dussel, incluso hay presuntas tensiones irresolubles en la lucha por la verdadera independencia, una de ellas la presunta contradicción entre marxismo y cristianismo, que simplemente se diluyen con el estudio de las tesis principales de nuestros grandes pensadores.
Es decir, los aportes de las y los académicos que se ciñen al pensamiento critico son trascendentales para lograr configurar los elementos principales del debate en pos de una teoría emancipadora, que sea la guía de la praxis hacia la liberación.
En definitiva, la exitosa conferencia latinoamericana de CLACSO, demuestra que los vientos de cambio no han desaparecido, sino que únicamente han sufrido ciertos reveses que son comunes en la batalla por la redefinición de un buen sentido.
Evidentemente quienes somos parte de la discusión jurídica igualmente debemos seguir entrelazando la investigación desde los diversos centros de producción del conocimiento en búsqueda de fortalecer lo que llamamos el pensamiento jurídico critico. (O)
Desde los diversos centros de producción del conocimiento se busca fortalecer lo que llamamos el pensamiento jurídico crítico.

Clacso 2018

La octava Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Ciencias Sociales realizada en la semana anterior en Buenos Aires, Argentina, nos ha dejado múltiples reflexiones, que desde el pensamiento crítico son necesarias, aunque quizás insuficientes para pensar nuestra América Latina y el mundo.
Enrique Dussel, Boaventura de Sousa Santos, Juan Carlos Monedero, Winnie Byanyima, son algunas de las personalidades académicas que junto a Pepe Mujica, Adolfo Pérez Esquivel o Estela de Carlotto generaron los más relevantes debates sobre el futuro de la humanidad.
Sin duda el avance de un sentido común neoliberal es el tipo ideal que el capital ha venido intentando implantar en diferentes latitudes, para ello utiliza los diversos mecanismos que tiene a su alcance con el fin de limitar la posibilidad de la victoria de una propuesta contrahegemónica.
El debilitamiento o quizás derrota del progresismo, ha sido entendido por muchos como la muerte de la izquierda, sin embargo, como sostenía Monedero, aún no hemos visto el cadáver de la izquierda latinoamericana, y hasta no verlo, no podemos sostener que esta ha sido eliminada. Ya quisiera el fascismo, ver la desaparición de su adversario por antonomasia, pero este sueño de quienes defienden la subsistencia del capitalismo y su invencibilidad solo es eso, un sueño. Ahora, como bien señala Dussel, incluso hay presuntas tensiones irresolubles en la lucha por la verdadera independencia, una de ellas la presunta contradicción entre marxismo y cristianismo, que simplemente se diluyen con el estudio de las tesis principales de nuestros grandes pensadores.
Es decir, los aportes de las y los académicos que se ciñen al pensamiento critico son trascendentales para lograr configurar los elementos principales del debate en pos de una teoría emancipadora, que sea la guía de la praxis hacia la liberación.
En definitiva, la exitosa conferencia latinoamericana de CLACSO, demuestra que los vientos de cambio no han desaparecido, sino que únicamente han sufrido ciertos reveses que son comunes en la batalla por la redefinición de un buen sentido.
Evidentemente quienes somos parte de la discusión jurídica igualmente debemos seguir entrelazando la investigación desde los diversos centros de producción del conocimiento en búsqueda de fortalecer lo que llamamos el pensamiento jurídico critico. (O)
Desde los diversos centros de producción del conocimiento se busca fortalecer lo que llamamos el pensamiento jurídico crítico.