Cifras macroeconómicas (II parte)

La Proforma Presupuestaria enviada por el presidente Lenin Moreno para la aprobación de la Asamblea Nacional contempla un incremento nominal del 2% respecto al año anterior. Lo más destacable de su estructura constituye el fuerte peso que se confiere al gasto e inversión social al incrementarse en más de 1.200 millones de dólares respecto al año 2016, lo que claramente ratifica el compromiso social de “Toda una vida” del presidente Lenin Moreno”. Hay que destacar -en el ámbito de las serias complejidades de la sostenibilidad fiscal- la enorme carga que representan el servicio de la deuda (amortización e intereses); pues se requieren más de 11.000 millones de dólares. El déficit fiscal se estima en 4.700 millones de dólares, monto alto, pero no tanto. Simultáneamente con la presentación de la Proforma, el presidente Moreno anunció la ejecución de algunas medidas que permitan una adecuada ejecución de la política fiscal diseñada. Estas medidas son las siguientes:
1 Dinamizar el sector de la construcción
2 Incentivar la inversión y el ingreso de divisas
3 Impulsar el uso de medios de pago digital (dinero electrónico)
4 Austeridad fiscal
5 Priorización de la inversión pública.
Este conjunto de objetivos-acciones se implementarían, mediante un conjunto de políticas concordantes con sus objetivos. Estas políticas son: 1. Fomento y facilitación de la actividad constructora y la revisión de la llamada Ley de Plusvalía. Hay que reconocer que la mencionada Ley, en su esencia y propósito, apunta a combatir la especulación del suelo y la vivienda; lamentablemente, sin éxito. Revisar la tasa (75%) es un imperativo. 2 se plantea aprobar una Ley que promueva la repatriación de capitales, sobre todo desde los paraísos fiscales. Esta es la oportunidad de oro para viabilizar el retorno de, al menos una parte de los 30.000 millones de dólares que algunos ecuatorianos tiene fuera del país. Hay que definir una Ley que incentive la declaración y retorno de los capitales y castigue el ocultamiento. 3 el uso del dinero electrónico como un servicio financiero más prestado por el sistema bancario, ha sido ya anunciado respecto a un acuerdo logrado con la Banca. El Banco Central y las Superintendencias deben ejercer el riguroso control y regulación correspondientes. 3 un plan de eficiencia fiscal siempre es positivo y la ciudadanía lo mira con buenos ojos; y, 5 se preve un importante recorte de la inversión pública  como principal variable de ajuste. Habrá que poner atención en los impactos, en el empleo, sobre todo, de la contracción de la inversión pública.
En septiembre, cuando se presente la proforma presupuestaria para los próximos 4 años, se conocerá el Plan Económico del Gobierno Nacional. El Presidente Moreno ha anticipado que no habrá paquetazo, que el ajuste no golpeará  a los más pobres. Estamos seguros que así será. Entonces sabremos el resultado del diálogo que se está realizando con los más amplios sectores económicos y sociales. Es de esperarse que los participantes en el diálogo, archiven sus hormonas rentistas y piensen, no sólo en la microeconomía sino también en la macroeconomía. Entonces sabremos la dirección de la política tributaria, arancelaria, laboral, de seguridad social, etc.  Si no hay golpe a la economía popular,  significa que Ecuador no recurrirá al FMI, ya que la condicionalidad fondomonetarista siempre exige más mercado y menos estado, dejando el destino de las mayorías poblacionales en la “mano invisible” de un mercado concentrador y excluyente. (O)

Cifras macroeconómicas (II parte)

La Proforma Presupuestaria enviada por el presidente Lenin Moreno para la aprobación de la Asamblea Nacional contempla un incremento nominal del 2% respecto al año anterior. Lo más destacable de su estructura constituye el fuerte peso que se confiere al gasto e inversión social al incrementarse en más de 1.200 millones de dólares respecto al año 2016, lo que claramente ratifica el compromiso social de “Toda una vida” del presidente Lenin Moreno”. Hay que destacar -en el ámbito de las serias complejidades de la sostenibilidad fiscal- la enorme carga que representan el servicio de la deuda (amortización e intereses); pues se requieren más de 11.000 millones de dólares. El déficit fiscal se estima en 4.700 millones de dólares, monto alto, pero no tanto. Simultáneamente con la presentación de la Proforma, el presidente Moreno anunció la ejecución de algunas medidas que permitan una adecuada ejecución de la política fiscal diseñada. Estas medidas son las siguientes:
1 Dinamizar el sector de la construcción
2 Incentivar la inversión y el ingreso de divisas
3 Impulsar el uso de medios de pago digital (dinero electrónico)
4 Austeridad fiscal
5 Priorización de la inversión pública.
Este conjunto de objetivos-acciones se implementarían, mediante un conjunto de políticas concordantes con sus objetivos. Estas políticas son: 1. Fomento y facilitación de la actividad constructora y la revisión de la llamada Ley de Plusvalía. Hay que reconocer que la mencionada Ley, en su esencia y propósito, apunta a combatir la especulación del suelo y la vivienda; lamentablemente, sin éxito. Revisar la tasa (75%) es un imperativo. 2 se plantea aprobar una Ley que promueva la repatriación de capitales, sobre todo desde los paraísos fiscales. Esta es la oportunidad de oro para viabilizar el retorno de, al menos una parte de los 30.000 millones de dólares que algunos ecuatorianos tiene fuera del país. Hay que definir una Ley que incentive la declaración y retorno de los capitales y castigue el ocultamiento. 3 el uso del dinero electrónico como un servicio financiero más prestado por el sistema bancario, ha sido ya anunciado respecto a un acuerdo logrado con la Banca. El Banco Central y las Superintendencias deben ejercer el riguroso control y regulación correspondientes. 3 un plan de eficiencia fiscal siempre es positivo y la ciudadanía lo mira con buenos ojos; y, 5 se preve un importante recorte de la inversión pública  como principal variable de ajuste. Habrá que poner atención en los impactos, en el empleo, sobre todo, de la contracción de la inversión pública.
En septiembre, cuando se presente la proforma presupuestaria para los próximos 4 años, se conocerá el Plan Económico del Gobierno Nacional. El Presidente Moreno ha anticipado que no habrá paquetazo, que el ajuste no golpeará  a los más pobres. Estamos seguros que así será. Entonces sabremos el resultado del diálogo que se está realizando con los más amplios sectores económicos y sociales. Es de esperarse que los participantes en el diálogo, archiven sus hormonas rentistas y piensen, no sólo en la microeconomía sino también en la macroeconomía. Entonces sabremos la dirección de la política tributaria, arancelaria, laboral, de seguridad social, etc.  Si no hay golpe a la economía popular,  significa que Ecuador no recurrirá al FMI, ya que la condicionalidad fondomonetarista siempre exige más mercado y menos estado, dejando el destino de las mayorías poblacionales en la “mano invisible” de un mercado concentrador y excluyente. (O)