Centro de adicciones

En anteriores entregas me he permitido abordar varios temas relacionados con la comercialización y consumo de drogas por parte de la población; problemática que genera una serie de efectos y conflictos en la sociedad, impidiendo la cohesión comunitaria, incrementa los índices de inseguridad y sobre todo corroe el desarrollo integral de las personas. Como es de conocimiento público, en Cuenca existen varios centros privados de adiciones, que debido a su naturaleza deben cobrar por los servicios que brindan; sin embargo, existe un segmento importante de adictos que por su condición económica, no puede acceder a este tipo de servicios. Por las razones antes indicadas, me permito formular una propuesta pública a la municipalidad de Cuenca, a fin de que se concrete la implementación de  un Centro Municipal de Atención y Prevención de las Adicciones, como un importante recurso público y gratuito, que sea atendido por un equipo multidisciplinar de profesionales, tales como médicos, psicólogos, enfermería, trabajado social y educadores. El Centro debe estar dirigido a personas y a sus familiares con problemas asociados a conductas adictivas. Tendrá como objetivos, la prevención y atención de las adicciones, realizar programas de prevención en los ámbitos educativo, dirigidos a profesores y alumnado de diferentes niveles y modalidades de los centros educativos de Cuenca. En lo que respecta  a la atención, información, orientación y tratamiento individual y grupal a personas con problemas relacionados con conductas adictivas, el Centro Municipal de Atención y Prevención de Adicciones, lo hará en dos aspectos complementarios: por una parte con prevención, ofreciendo a los jóvenes información adecuada sobre los riesgos que tiene el abuso en el consumo de alcohol y otras sustancias; y, por otro, facilitando sobre el terreno actividades de ocio complementarias y alternativas que potencien la diversión disociada del consumo de alcohol y otras substancias, fundamentalmente con actividades culturales, deportivas y recreacionales.  Este tipo de proyectos deben ser apoyados e impulsados por todos quienes hacemos ciudad, autoridades, líderes, activistas y ciudadanos en general, a fin de entrar en un real proceso de lucha contra el consumo de alcohol y drogas, un mal que afecta a la sociedad en su conjunto. Soñemos en una ciudad inclusiva, sin indiferencia, más humana, de la alegría y las prácticas saludables de vida. (O)
Las redes sociales y los medios de comunicación se hirieron eco de la noticia que en poco tiempo traspasó la frontera

Centro de adicciones

En anteriores entregas me he permitido abordar varios temas relacionados con la comercialización y consumo de drogas por parte de la población; problemática que genera una serie de efectos y conflictos en la sociedad, impidiendo la cohesión comunitaria, incrementa los índices de inseguridad y sobre todo corroe el desarrollo integral de las personas. Como es de conocimiento público, en Cuenca existen varios centros privados de adiciones, que debido a su naturaleza deben cobrar por los servicios que brindan; sin embargo, existe un segmento importante de adictos que por su condición económica, no puede acceder a este tipo de servicios. Por las razones antes indicadas, me permito formular una propuesta pública a la municipalidad de Cuenca, a fin de que se concrete la implementación de  un Centro Municipal de Atención y Prevención de las Adicciones, como un importante recurso público y gratuito, que sea atendido por un equipo multidisciplinar de profesionales, tales como médicos, psicólogos, enfermería, trabajado social y educadores. El Centro debe estar dirigido a personas y a sus familiares con problemas asociados a conductas adictivas. Tendrá como objetivos, la prevención y atención de las adicciones, realizar programas de prevención en los ámbitos educativo, dirigidos a profesores y alumnado de diferentes niveles y modalidades de los centros educativos de Cuenca. En lo que respecta  a la atención, información, orientación y tratamiento individual y grupal a personas con problemas relacionados con conductas adictivas, el Centro Municipal de Atención y Prevención de Adicciones, lo hará en dos aspectos complementarios: por una parte con prevención, ofreciendo a los jóvenes información adecuada sobre los riesgos que tiene el abuso en el consumo de alcohol y otras sustancias; y, por otro, facilitando sobre el terreno actividades de ocio complementarias y alternativas que potencien la diversión disociada del consumo de alcohol y otras substancias, fundamentalmente con actividades culturales, deportivas y recreacionales.  Este tipo de proyectos deben ser apoyados e impulsados por todos quienes hacemos ciudad, autoridades, líderes, activistas y ciudadanos en general, a fin de entrar en un real proceso de lucha contra el consumo de alcohol y drogas, un mal que afecta a la sociedad en su conjunto. Soñemos en una ciudad inclusiva, sin indiferencia, más humana, de la alegría y las prácticas saludables de vida. (O)
Las redes sociales y los medios de comunicación se hirieron eco de la noticia que en poco tiempo traspasó la frontera