Cementerios

Alcanzar un nivel de excelencia en el servicio significa lograr que los clientes tengan una impresión superior a sus expectativas previas.
El día 22 de octubre de 2018 se suscitó un hecho lamentable que conmocionó a Cuenca. La joven y talentosa profesional Juanita Ochoa Palacios, quien estaba por finalizar una Maestría en Gestión Ambiental en la Universidad de Chile, tuvo que retornar en forma intempestiva a Cuenca para asistir al sepelio de un ser muy querido cuyo acto litúrgico se celebraba en el Cementerio Santa Ana. Allí sufrió un paro cardiorrespiratorio y fue atendida de inmediato por familiares profesionales médicos quienes le asistieron, mientras se realizaban llamadas al ECU 911 solicitando con urgencia una ambulancia que la traslade a una casa de salud. Con la respuesta de que no enviaban unidades para asistir a personas desmayadas y a la vez que el cementerio no disponía de lo más elemental para brindar primeros auxilios, sus familiares insistieron al ECU 911 que envíen una ambulancia con urgencia. Lamentablemente sin el menor criterio, luego de tanta demora, enviaron una unidad de la Cruz Roja del centro de la ciudad cuando por sentido común se debía asignar una del hospital José Carrasco ubicado a pocas cuadras del cementerio. Llegaron a más de los 40 minutos de la primera llamada, perdiéndose un tiempo muy valioso. La paciente fue trasladada al hospital Santa Inés donde a pesar de todos los cuidados prodigados y debido a la demora en la atención prehospitalaria y por ende la hospitalaria, le ocasionó un grave daño en el tallo cerebral que luego de 7 días de larga agonía falleció, truncándose una promisoria vida.
Cómo puede ser que lugares como un cementerio donde las personas se cargan de emociones carezcan de un servicio de primeros auxilios, con la pueril justificación de que la Ley no lo exige. Cierto es que ni la Ordenanza Municipal ni en el Acuerdo Ministerial de Salud existen disposiciones al respecto, lo cual es una grave falla; al igual que el ECU 911 donde deben laborar médicos con excelente criterio técnico, pues se decide sobre la vida de una persona. Por ello nuestro llamado a la Municipalidad de Cuenca a que actualice la Ordenanza Municipal, al MSP que incluya esta obligación en el nuevo Código Orgánico de la Salud a punto de aprobarse y al ECU 911 que revea el trabajo y desempeño de sus profesionales y que la excelencia en el servicio de la que tanto hacen alarde estas instituciones no sean en simples palabras engañosas.El día 22 del presente Juanita hubiese cumplido 28 años de vida. Paz en su tumba. (O)
Cómo puede ser que un cementerio donde las personas se cargan de emociones carezcan de  primeros auxilios.

Cementerios

Alcanzar un nivel de excelencia en el servicio significa lograr que los clientes tengan una impresión superior a sus expectativas previas.
El día 22 de octubre de 2018 se suscitó un hecho lamentable que conmocionó a Cuenca. La joven y talentosa profesional Juanita Ochoa Palacios, quien estaba por finalizar una Maestría en Gestión Ambiental en la Universidad de Chile, tuvo que retornar en forma intempestiva a Cuenca para asistir al sepelio de un ser muy querido cuyo acto litúrgico se celebraba en el Cementerio Santa Ana. Allí sufrió un paro cardiorrespiratorio y fue atendida de inmediato por familiares profesionales médicos quienes le asistieron, mientras se realizaban llamadas al ECU 911 solicitando con urgencia una ambulancia que la traslade a una casa de salud. Con la respuesta de que no enviaban unidades para asistir a personas desmayadas y a la vez que el cementerio no disponía de lo más elemental para brindar primeros auxilios, sus familiares insistieron al ECU 911 que envíen una ambulancia con urgencia. Lamentablemente sin el menor criterio, luego de tanta demora, enviaron una unidad de la Cruz Roja del centro de la ciudad cuando por sentido común se debía asignar una del hospital José Carrasco ubicado a pocas cuadras del cementerio. Llegaron a más de los 40 minutos de la primera llamada, perdiéndose un tiempo muy valioso. La paciente fue trasladada al hospital Santa Inés donde a pesar de todos los cuidados prodigados y debido a la demora en la atención prehospitalaria y por ende la hospitalaria, le ocasionó un grave daño en el tallo cerebral que luego de 7 días de larga agonía falleció, truncándose una promisoria vida.
Cómo puede ser que lugares como un cementerio donde las personas se cargan de emociones carezcan de un servicio de primeros auxilios, con la pueril justificación de que la Ley no lo exige. Cierto es que ni la Ordenanza Municipal ni en el Acuerdo Ministerial de Salud existen disposiciones al respecto, lo cual es una grave falla; al igual que el ECU 911 donde deben laborar médicos con excelente criterio técnico, pues se decide sobre la vida de una persona. Por ello nuestro llamado a la Municipalidad de Cuenca a que actualice la Ordenanza Municipal, al MSP que incluya esta obligación en el nuevo Código Orgánico de la Salud a punto de aprobarse y al ECU 911 que revea el trabajo y desempeño de sus profesionales y que la excelencia en el servicio de la que tanto hacen alarde estas instituciones no sean en simples palabras engañosas.El día 22 del presente Juanita hubiese cumplido 28 años de vida. Paz en su tumba. (O)
Cómo puede ser que un cementerio donde las personas se cargan de emociones carezcan de  primeros auxilios.