Campañas políticas

Se vienen épocas de campañas las tiendas partidistas habilitadas se preparan, muchas se pulen en organizarse, en hacer alianzas con los más opcionados al voto; luego de esto vendrán las cuotas de poder pactadas, las reparticiones de cargos , todo esto está bien y muy bien todo es democracia , pero cada partido cada tienda política, cada mesa directiva debe asumir con responsabilidad sus derechos para con los electores, analizar a quien postulan al poder, personas que sean capaces de ser su propio arquetipo de la verdad y honorabilidad si resultan electos, a que el período de sus funciones sea uno de los más recordados y por ende ize la bandera del partido que les auspició sin que nos dejen ese sabor de impotencia al darnos cuenta que ellos se sirvieron de sus electores , que no suceda lo que está sucediendo en la Asamblea vemos un descalabro moral en muchos de los asambleístas que les divorcia de inmediato con el mérito de servir pues no tienen el perfil para el que fueron designados mas bien demuestran un trabajo ambiguo , pedirles rectitud y eficiencia es como pedirle peras al olmo .Es hora que se reduzca el número de asambleístas y con ellos el número de asesores. Los Ecuatorianos siempre nos hemos equivocado en el voto mucho se ha pedido pensar antes de ejecutarlo, pero este se da a ciegas llevados por simpatías que se anticipan a la reflexión se vota por la sombra de lo que parece ser un líder mas no por el verdadero líder, o únicamente llevados por una servidumbre partidista y no por un análisis cualitativo de sus aptitudes .

Los que entren en una contienda electoral deben ser personas seleccionadas y evaluadas en sus bases con una instrucción que les avale o con experiencia sobre el campo en el que se le llamado a colaborar ,con personalidad que les impida entrar en la inmoralidad enquistada en el poder ,capaces de medir su jerarquía como pieza de mucho honor, indaguemos conversemos sobre la trayectoria, competencias y experticia del posible elegido, y aun la procedencia económica licita de su campaña, puesto que los intereses creados obstruyen la justicia . veamos el perfil la capacidad de gobernanza del que nos va a representar no empañemos más a esta Patria poniendo en altos cargos a personas incompetentes o corruptas embebidas en la miel del poder que luego de una labor mal cumplida o mediocre siguen dispuestos a aferrarse en sus cargos como que no quieren dejar la vanidad de” ser importantes” .Así mismo y de igual manera como no vamos a reconocer las honrosas excepciones, autoridades de mucha calidad moral, que han sabido servir sin importarles salir con la misma economía con la que entraron, llevándose únicamente la satisfacción del deber cumplido y la admiración que ha quedado grabada en el tiempo y en la historia de su gente. (O)
Los ecuatorianos siempre nos hemos equivocado en el voto. 

Campañas políticas

Se vienen épocas de campañas las tiendas partidistas habilitadas se preparan, muchas se pulen en organizarse, en hacer alianzas con los más opcionados al voto; luego de esto vendrán las cuotas de poder pactadas, las reparticiones de cargos , todo esto está bien y muy bien todo es democracia , pero cada partido cada tienda política, cada mesa directiva debe asumir con responsabilidad sus derechos para con los electores, analizar a quien postulan al poder, personas que sean capaces de ser su propio arquetipo de la verdad y honorabilidad si resultan electos, a que el período de sus funciones sea uno de los más recordados y por ende ize la bandera del partido que les auspició sin que nos dejen ese sabor de impotencia al darnos cuenta que ellos se sirvieron de sus electores , que no suceda lo que está sucediendo en la Asamblea vemos un descalabro moral en muchos de los asambleístas que les divorcia de inmediato con el mérito de servir pues no tienen el perfil para el que fueron designados mas bien demuestran un trabajo ambiguo , pedirles rectitud y eficiencia es como pedirle peras al olmo .Es hora que se reduzca el número de asambleístas y con ellos el número de asesores. Los Ecuatorianos siempre nos hemos equivocado en el voto mucho se ha pedido pensar antes de ejecutarlo, pero este se da a ciegas llevados por simpatías que se anticipan a la reflexión se vota por la sombra de lo que parece ser un líder mas no por el verdadero líder, o únicamente llevados por una servidumbre partidista y no por un análisis cualitativo de sus aptitudes .

Los que entren en una contienda electoral deben ser personas seleccionadas y evaluadas en sus bases con una instrucción que les avale o con experiencia sobre el campo en el que se le llamado a colaborar ,con personalidad que les impida entrar en la inmoralidad enquistada en el poder ,capaces de medir su jerarquía como pieza de mucho honor, indaguemos conversemos sobre la trayectoria, competencias y experticia del posible elegido, y aun la procedencia económica licita de su campaña, puesto que los intereses creados obstruyen la justicia . veamos el perfil la capacidad de gobernanza del que nos va a representar no empañemos más a esta Patria poniendo en altos cargos a personas incompetentes o corruptas embebidas en la miel del poder que luego de una labor mal cumplida o mediocre siguen dispuestos a aferrarse en sus cargos como que no quieren dejar la vanidad de” ser importantes” .Así mismo y de igual manera como no vamos a reconocer las honrosas excepciones, autoridades de mucha calidad moral, que han sabido servir sin importarles salir con la misma economía con la que entraron, llevándose únicamente la satisfacción del deber cumplido y la admiración que ha quedado grabada en el tiempo y en la historia de su gente. (O)
Los ecuatorianos siempre nos hemos equivocado en el voto.