Aromática voz

Foto cortesía.

Las plantas se comunican por el aroma. Este es el resultado de una olorosa investigación realizada por la Misión Biológica de Galicia, España. En efecto, sus compuestos orgánicos volátiles son para ellas como las palabras para los humanos. Claro, son palabras sutiles y aromáticas, y no como las apestosas palabrotas que pronuncia en su vida cotidiana la honorable presidenta de la Asamblea Nacional.
Casi todo el diccionario del mundo vegetal todavía es una incógnita. Pero se sospecha como ocurre entre los humanos que existen plantas más locuaces y variedades que se conectan dependiendo de una serie de factores. Los investigadores están develando los secretos que las plantas han guardado durante su sempiterna existencia. Por ejemplo, los trabajos se han orientado a demostrar que las plantas se comunican mediante la emisión de compuestos orgánicos volátiles en respuesta al ataque de insectos para avisar a sus vecinas para que tomen las precauciones debidas para su defensa para cuando llegue la plaga. Los científicos se han centrado en el tomate, el maíz, la patata y el poroto para encontrar en este misterioso lenguaje vegetal una posible alternativa a los plaguicidas que tanto daño ocasionan al medio ambiente y a la salud.
Otro hallazgo descubierto son las señales de alerta que emiten los arbustos masculinos cuando son atacados por los insectos  y que pronto pueden ser detectadas por los vegetales vecinos, mientras que los arbustos hembras solo se comunican entre ellas demostrando una marcada solidaridad y ninguneo a la masculinidad. También se ha descubierto  que la comunicación química no es generalizable porque dependería de las condiciones ambientales.
Por ventaja la aromática voz del mundo vegetal está por descubrirse para el bien de la humanidad. (O)
Por ventaja
la aromática voz del mundo vegetal
está por descubrirse para el
bien de la humanidad.

Aromática voz

Foto cortesía.

Las plantas se comunican por el aroma. Este es el resultado de una olorosa investigación realizada por la Misión Biológica de Galicia, España. En efecto, sus compuestos orgánicos volátiles son para ellas como las palabras para los humanos. Claro, son palabras sutiles y aromáticas, y no como las apestosas palabrotas que pronuncia en su vida cotidiana la honorable presidenta de la Asamblea Nacional.
Casi todo el diccionario del mundo vegetal todavía es una incógnita. Pero se sospecha como ocurre entre los humanos que existen plantas más locuaces y variedades que se conectan dependiendo de una serie de factores. Los investigadores están develando los secretos que las plantas han guardado durante su sempiterna existencia. Por ejemplo, los trabajos se han orientado a demostrar que las plantas se comunican mediante la emisión de compuestos orgánicos volátiles en respuesta al ataque de insectos para avisar a sus vecinas para que tomen las precauciones debidas para su defensa para cuando llegue la plaga. Los científicos se han centrado en el tomate, el maíz, la patata y el poroto para encontrar en este misterioso lenguaje vegetal una posible alternativa a los plaguicidas que tanto daño ocasionan al medio ambiente y a la salud.
Otro hallazgo descubierto son las señales de alerta que emiten los arbustos masculinos cuando son atacados por los insectos  y que pronto pueden ser detectadas por los vegetales vecinos, mientras que los arbustos hembras solo se comunican entre ellas demostrando una marcada solidaridad y ninguneo a la masculinidad. También se ha descubierto  que la comunicación química no es generalizable porque dependería de las condiciones ambientales.
Por ventaja la aromática voz del mundo vegetal está por descubrirse para el bien de la humanidad. (O)
Por ventaja
la aromática voz del mundo vegetal
está por descubrirse para el
bien de la humanidad.