Año viejo electoral

El fin de año aparece como el comienzo oficial de las elecciones, desde el cargar al niño viajero, hasta el bailar al ritmo de villancicos, denota la instrumentalización de los actos religiosos, sociales en función de conseguir votos. Sin querer exaltar los hechos políticos bizarros o graciosos que inundaran la campaña electoral, es necesario clarificar algunos elementos que atizan el escenario político actual mas allá de una simple visión prima facie. Un factor crucial en el debate se centra en la orientación ideológica de las y los candidatos.


La disputa en términos electorales esta clara al tener ya establecido el tablero electoral. Perfectamente podemos observar que hay una pluralidad de fuerzas aupadas por el Código de la Democracia, que garantiza la creación de varios movimientos políticos, algunos de ellos hace varios años imbuidos en la administración publica. La amplia gama de expresiones políticas demuestra la poca lucha de ideas que se acentúa en las propuestas muy poco nítidas sobre una opción que avance mas allá de lo coyuntural. ¿El fin de la historia? de Francis Fukuyama texto de los años noventa, que desde la derecha ha venido sosteniendo la tesis de la invencibilidad del capitalismo fue desbaratada.


Si bien, la derrota del llamado socialismo real solo fue eso, una derrota pero que no expresaba la única opción de las izquierdas. Siendo así la izquierda está intentando reinventarse, lo que le esta costando a nivel mundial, lo mismo en nuestro país.
La casi desaparición de Alianza PAIS ha implicado la división de sus fuerzas que podría para algún grupo implicar la derrota de la izquierda. Lo cual es una falacia, la izquierda se ha encontrado atomizada, a tal punto que los diferentes movimientos que se encuentran en esa esfera son también múltiples.


Sin embargo, la propuesta de la derecha se ha venido encumbrando como una opción real de poder sea para la alcaldía de Cuenca como para la Prefectura del Azuay. Entonces el testamento político de este fin de año nos deja a las azuayas y azuayos la posibilidad de regresar ha posiciones políticas anquilosadas.


Esa evidente realidad hace urgente que quienes asuman una posición en defensa del agua, de una movilidad alternativa, empiecen a unificarse en una nueva propuesta contrahegemónica democrática y de izquierdas. (O)
Quienes asuman una posición en defensa del agua, de una movilidad alternativa, deben unificarse en una propuesta.

Año viejo electoral

El fin de año aparece como el comienzo oficial de las elecciones, desde el cargar al niño viajero, hasta el bailar al ritmo de villancicos, denota la instrumentalización de los actos religiosos, sociales en función de conseguir votos. Sin querer exaltar los hechos políticos bizarros o graciosos que inundaran la campaña electoral, es necesario clarificar algunos elementos que atizan el escenario político actual mas allá de una simple visión prima facie. Un factor crucial en el debate se centra en la orientación ideológica de las y los candidatos.


La disputa en términos electorales esta clara al tener ya establecido el tablero electoral. Perfectamente podemos observar que hay una pluralidad de fuerzas aupadas por el Código de la Democracia, que garantiza la creación de varios movimientos políticos, algunos de ellos hace varios años imbuidos en la administración publica. La amplia gama de expresiones políticas demuestra la poca lucha de ideas que se acentúa en las propuestas muy poco nítidas sobre una opción que avance mas allá de lo coyuntural. ¿El fin de la historia? de Francis Fukuyama texto de los años noventa, que desde la derecha ha venido sosteniendo la tesis de la invencibilidad del capitalismo fue desbaratada.


Si bien, la derrota del llamado socialismo real solo fue eso, una derrota pero que no expresaba la única opción de las izquierdas. Siendo así la izquierda está intentando reinventarse, lo que le esta costando a nivel mundial, lo mismo en nuestro país.
La casi desaparición de Alianza PAIS ha implicado la división de sus fuerzas que podría para algún grupo implicar la derrota de la izquierda. Lo cual es una falacia, la izquierda se ha encontrado atomizada, a tal punto que los diferentes movimientos que se encuentran en esa esfera son también múltiples.


Sin embargo, la propuesta de la derecha se ha venido encumbrando como una opción real de poder sea para la alcaldía de Cuenca como para la Prefectura del Azuay. Entonces el testamento político de este fin de año nos deja a las azuayas y azuayos la posibilidad de regresar ha posiciones políticas anquilosadas.


Esa evidente realidad hace urgente que quienes asuman una posición en defensa del agua, de una movilidad alternativa, empiecen a unificarse en una nueva propuesta contrahegemónica democrática y de izquierdas. (O)
Quienes asuman una posición en defensa del agua, de una movilidad alternativa, deben unificarse en una propuesta.