Año Nuevo

Para muchos pueblos originarios y, en especial para el pueblo afro, en la diáspora el empezar el año está marcado por el compartir en familia con música, comida y danza sin dejar de lado el colorido y la alegría que se expande muchas veces por las calles, volviéndose no solo una celebración en casa sino que de toda la comunidad.
También existen muchas tradiciones como el comer 12 uvas mientras suenan las últimas campanadas del año o el salir con maletas en mano y dar la vuelta entera a la manzana para atraer los viajes en el año venidero; e incluso el organizar  según la edad a las personas que van a abrazar para desear un lindo año nuevo.
Abrazando desde al más joven hasta al más adulto. Entre más joven sea, tendrá un año lleno de buenas circunstancias y, por supuesto, todos esperan primero abrazar al bebé de la casa.
Como siempre, lo más importante de cada una de estas tradiciones es el hecho de compartir momento de afectividad y sobre todo brindar un momento agradable con la familia, los amigos y la comunidad.
Pero hay algo que llamó mucho mi atención ya que la verdadera celebración en Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, tiene lugar el 2 de enero.
Ese día se celebra el llamado “Segundo Año Nuevo”. Porque antiguamente ese era el día en que, pasada la celebraciones de los señores, a los esclavos y a sus familias se les permitía descansar y disfrutar de la llegada del nuevo año.  
Hoy en día, gran parte de la población desciende de aquellas personas esclavizadas que han mantenido viva esta costumbre, y cada 2 de enero se ha convertido en una espectacular fiesta enfocada en el compartir entre familia y amigos, sin dejar al lado la diversidad gastronómica de este gran continente africano que  es, como el propio continente, una mezcla de culturas, sabores y colores, abundantes en  carnes de aves, cordero o antílope, combinadas con arroz, frutos secos, verduras y especias.
En Etiopía, los estofados de ternera son uno de los platos típicos del año nuevo.
Como podemos observar, las tradiciones  de matriz africanas para recibir el año  son muchas y muy variadas. Y en un continente tan extenso y con tal mezcla de culturas, aún tenemos mucho por descubrir. (O)
Hoy en día, gran parte de la población desciende de aquellas personas esclavizadas que han mantenido viva esta costumbre.

Año Nuevo

Para muchos pueblos originarios y, en especial para el pueblo afro, en la diáspora el empezar el año está marcado por el compartir en familia con música, comida y danza sin dejar de lado el colorido y la alegría que se expande muchas veces por las calles, volviéndose no solo una celebración en casa sino que de toda la comunidad.
También existen muchas tradiciones como el comer 12 uvas mientras suenan las últimas campanadas del año o el salir con maletas en mano y dar la vuelta entera a la manzana para atraer los viajes en el año venidero; e incluso el organizar  según la edad a las personas que van a abrazar para desear un lindo año nuevo.
Abrazando desde al más joven hasta al más adulto. Entre más joven sea, tendrá un año lleno de buenas circunstancias y, por supuesto, todos esperan primero abrazar al bebé de la casa.
Como siempre, lo más importante de cada una de estas tradiciones es el hecho de compartir momento de afectividad y sobre todo brindar un momento agradable con la familia, los amigos y la comunidad.
Pero hay algo que llamó mucho mi atención ya que la verdadera celebración en Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, tiene lugar el 2 de enero.
Ese día se celebra el llamado “Segundo Año Nuevo”. Porque antiguamente ese era el día en que, pasada la celebraciones de los señores, a los esclavos y a sus familias se les permitía descansar y disfrutar de la llegada del nuevo año.  
Hoy en día, gran parte de la población desciende de aquellas personas esclavizadas que han mantenido viva esta costumbre, y cada 2 de enero se ha convertido en una espectacular fiesta enfocada en el compartir entre familia y amigos, sin dejar al lado la diversidad gastronómica de este gran continente africano que  es, como el propio continente, una mezcla de culturas, sabores y colores, abundantes en  carnes de aves, cordero o antílope, combinadas con arroz, frutos secos, verduras y especias.
En Etiopía, los estofados de ternera son uno de los platos típicos del año nuevo.
Como podemos observar, las tradiciones  de matriz africanas para recibir el año  son muchas y muy variadas. Y en un continente tan extenso y con tal mezcla de culturas, aún tenemos mucho por descubrir. (O)
Hoy en día, gran parte de la población desciende de aquellas personas esclavizadas que han mantenido viva esta costumbre.