Anahí volvió

El día 14 de este mes ocurrió un hecho esperado por muchos y que alegró de sobremanera a todos los ecuatorianos. En estos tiempos en que no logramos superar a la delincuencia es inusual ese desenlace y este fue el regreso de Anahí a su hogar, una niña de tan solo dos años que fue raptada en la ciudad de Quito el día 6 de agosto por dos mujeres jóvenes. Luego de muchas investigaciones policiales y de una búsqueda intensa fue localizada en el Coca, en buenahora. Se dice que la niña no presentaba lesiones ni signos de agresión como lo indica el parte médico. Se hizo la entrega formal de la menor por parte de la Dirección Nacional de Policía especializada en estos casos y aquí se acaba este suceso con un final feliz, no cabe la menor duda para sus padres. Pero para el Ministerio del Interior, la Fiscalía, Policía, Unase y demás entidades relacionadas con estos hechos tan graves creemos que aquí está la punta del ovillo para investigar y desenredar esta trama de violencia que atenta con lo más sagrado que tiene una sociedad… nuestros niños. Gracias a este caso que se ha hecho viral y en el cual hubo evidencias contundentes de quienes la secuestraron, hubo buena movilización y búsqueda, pero, ¿cuántos de ellos pasarán inadvertidos? … Humanamente nos paraliza solo de pensarlo, que personitas tan frágiles e inocentes puedan caer en manos de violadores, de redes de pornografía o peor, en la venta de órganos. Dicho está que el Estado como protector tiene la obligación de desenmascarar esta redes de secuestro y tráfico de niños. Ya suficiente tenemos con los femicidios que no cesan. Por este caso se tiene a una mujer detenida que puede ser posiblemente condenada por un delito simple y la otra por ser menor está únicamente vigilada. ¿Quiénes las involucraron? ¿Por qué se doblaron sus voluntades? ¿Merced a qué presiones? O tal vez son ellas las extorsionadas. Vaya usted a saber. Esperamos prolijidad en el caso, con mecanismos estratégicos que promuevan nuevas capacidades investigativas en los agentes especializados y el fortalecimiento de la justicia penal existente, cumpliendo con los postulados de los Derechos Humanos a favor de víctimas tan vulnerables. En tanto y respecto al caso, los movimientos sociales están dormidos a igual que la participación de la ciudadanía. Es ahora cuando hay que exigir que se sacuda la herrumbre que siempre ha existido y a puesto pie de plomo en actuar con presteza para dar con los cabecillas de estas bandas organizadas. //Por ti mi Cris// (O)
Creemos que en este caso está la punta del ovillo para desenredar esta redes delincuenciales del tráfico de menores.

Anahí volvió

El día 14 de este mes ocurrió un hecho esperado por muchos y que alegró de sobremanera a todos los ecuatorianos. En estos tiempos en que no logramos superar a la delincuencia es inusual ese desenlace y este fue el regreso de Anahí a su hogar, una niña de tan solo dos años que fue raptada en la ciudad de Quito el día 6 de agosto por dos mujeres jóvenes. Luego de muchas investigaciones policiales y de una búsqueda intensa fue localizada en el Coca, en buenahora. Se dice que la niña no presentaba lesiones ni signos de agresión como lo indica el parte médico. Se hizo la entrega formal de la menor por parte de la Dirección Nacional de Policía especializada en estos casos y aquí se acaba este suceso con un final feliz, no cabe la menor duda para sus padres. Pero para el Ministerio del Interior, la Fiscalía, Policía, Unase y demás entidades relacionadas con estos hechos tan graves creemos que aquí está la punta del ovillo para investigar y desenredar esta trama de violencia que atenta con lo más sagrado que tiene una sociedad… nuestros niños. Gracias a este caso que se ha hecho viral y en el cual hubo evidencias contundentes de quienes la secuestraron, hubo buena movilización y búsqueda, pero, ¿cuántos de ellos pasarán inadvertidos? … Humanamente nos paraliza solo de pensarlo, que personitas tan frágiles e inocentes puedan caer en manos de violadores, de redes de pornografía o peor, en la venta de órganos. Dicho está que el Estado como protector tiene la obligación de desenmascarar esta redes de secuestro y tráfico de niños. Ya suficiente tenemos con los femicidios que no cesan. Por este caso se tiene a una mujer detenida que puede ser posiblemente condenada por un delito simple y la otra por ser menor está únicamente vigilada. ¿Quiénes las involucraron? ¿Por qué se doblaron sus voluntades? ¿Merced a qué presiones? O tal vez son ellas las extorsionadas. Vaya usted a saber. Esperamos prolijidad en el caso, con mecanismos estratégicos que promuevan nuevas capacidades investigativas en los agentes especializados y el fortalecimiento de la justicia penal existente, cumpliendo con los postulados de los Derechos Humanos a favor de víctimas tan vulnerables. En tanto y respecto al caso, los movimientos sociales están dormidos a igual que la participación de la ciudadanía. Es ahora cuando hay que exigir que se sacuda la herrumbre que siempre ha existido y a puesto pie de plomo en actuar con presteza para dar con los cabecillas de estas bandas organizadas. //Por ti mi Cris// (O)
Creemos que en este caso está la punta del ovillo para desenredar esta redes delincuenciales del tráfico de menores.