Amazonía

Cristina Cabrejas/EFE

El Sínodo, la reunión de los obispos convocado para debatir la cuestión de la Amazonía, y que se celebrará en octubre de 2019 buscará responder a las “injusticias” que sufre esta región, que se extiende por nueve países sudamericanos, pero que es vital para el resto del planeta, según el documento preparatorio presentado hoy.


En el documento de este Sínodo Especial que ha querido organizar el papa Francisco se asegura que las reflexiones que se harán durante esos días “superan el ámbito estrictamente eclesial amazónico, porque se enfocan a la Iglesia universal y también al futuro de todo el planeta”. La preocupación del papa por esta región, “multiétnica, pluricultural y plurireligiosa” y símbolo de la biodiversidad y pulmón del planeta ya la ha expresado en sus escritos, en su encíclica Laudato Si y la escenificó acudiendo a Pueblo Maldonado, en el corazón de la selva amazónica, durante su viaje a Perú.

En el documento de preparación presentado hoy se explica que la Iglesia está llamada “a responder a las situaciones de injusticia de la región, como el neocolonialismo de las industrias extractivas, los proyectos de infraestructuras que dañan su biodiversidad, y la imposición de modelos culturales y económicos ajenos a la vida de los pueblos”. Y los principales interlocutores para la preparación del Sínodo serán “los pueblos indígenas y todas las comunidades que viven en la Amazonía”, agrega el texto. “Hoy el grito de la Amazonía al Creador, es semejante al grito del Pueblo de Dios en Egipto”, aseguran y añaden que es “un grito de esclavitud y abandono, que clama por la libertad y el cuidado de Dios”. “Es un grito que anhela la presencia de Dios, especialmente cuando, los pueblos amazónicos, por defender sus tierras, tropiezan con la criminalización de la protesta. (O)

Amazonía

Cristina Cabrejas/EFE

El Sínodo, la reunión de los obispos convocado para debatir la cuestión de la Amazonía, y que se celebrará en octubre de 2019 buscará responder a las “injusticias” que sufre esta región, que se extiende por nueve países sudamericanos, pero que es vital para el resto del planeta, según el documento preparatorio presentado hoy.


En el documento de este Sínodo Especial que ha querido organizar el papa Francisco se asegura que las reflexiones que se harán durante esos días “superan el ámbito estrictamente eclesial amazónico, porque se enfocan a la Iglesia universal y también al futuro de todo el planeta”. La preocupación del papa por esta región, “multiétnica, pluricultural y plurireligiosa” y símbolo de la biodiversidad y pulmón del planeta ya la ha expresado en sus escritos, en su encíclica Laudato Si y la escenificó acudiendo a Pueblo Maldonado, en el corazón de la selva amazónica, durante su viaje a Perú.

En el documento de preparación presentado hoy se explica que la Iglesia está llamada “a responder a las situaciones de injusticia de la región, como el neocolonialismo de las industrias extractivas, los proyectos de infraestructuras que dañan su biodiversidad, y la imposición de modelos culturales y económicos ajenos a la vida de los pueblos”. Y los principales interlocutores para la preparación del Sínodo serán “los pueblos indígenas y todas las comunidades que viven en la Amazonía”, agrega el texto. “Hoy el grito de la Amazonía al Creador, es semejante al grito del Pueblo de Dios en Egipto”, aseguran y añaden que es “un grito de esclavitud y abandono, que clama por la libertad y el cuidado de Dios”. “Es un grito que anhela la presencia de Dios, especialmente cuando, los pueblos amazónicos, por defender sus tierras, tropiezan con la criminalización de la protesta. (O)