Aborto (II)

La pretensión de esta reflexión es revisar algunos de los argumentos principales, sobre el aborto. Esta vez me centraré en una de las controversias sustanciales: el argumento de la personalidad. Desde las posiciones conservadoras -pro vida- se esgrime que matar a una persona es incorrecto, a su vez señalan que el feto debe ser considerado como una persona desde el momento de la concepción, y si el aborto se considera como matar a una persona, entonces la conclusión sería que el abortar es incorrecto. Por otra parte, desde las posiciones progresistas -abogan por la despenalización- se señala que la mujer es dueña de su cuerpo, por ello puede hacer lo que quiera con su cuerpo, el feto no es una persona sino hasta el nacimiento, así el feto debe ser considerado como una parte más del cuerpo de la mujer, por tanto, la mujer puede hacer lo que quiera con el feto.
En síntesis, un primer problema tendría que ver con el estatus que tiene el feto, es decir, un primer problema, es si el feto debe o no ser considerado como una persona; un segundo problema sería si siendo considerado como una persona, este argumento es suficiente para considerarlo como definitorio para encontrar una respuesta al debate sobre el aborto. Un tercer problema, pasaría por hacer una clasificación sobre el feto, en el caso de no ser una persona ¿Es una cosa? Lo anterior implicaría un cuarto problema, que tendríamos que delimitar: ¿Cuáles son los elementos o condiciones que permiten atribuirle a algo la cualidad de una cosa o una persona?
En suma, podemos bajo esta última premisa señalar que por un lado, los conservadores defienden que una condición suficiente para que el feto sea considerado como persona es que el mismo pertenece a la especie humana, y por ello se le debe respetar su derecho a la vida. Por otro lado, los progresistas defienden que el feto no tendría un elemento necesario como la racionalidad, como lo señala Peter Singer, y por lo tanto, no podría ser considerado una persona. No obstante, aquí se erige otra discusion ¿Desde cuándo se inicia la vida humana? En definitiva, el aborto es un problema que implica un amplio y enrevesado debate moral. (O)
“el aborto es un problema que implica un amplio y enrevesado debate moral”

Aborto (II)

La pretensión de esta reflexión es revisar algunos de los argumentos principales, sobre el aborto. Esta vez me centraré en una de las controversias sustanciales: el argumento de la personalidad. Desde las posiciones conservadoras -pro vida- se esgrime que matar a una persona es incorrecto, a su vez señalan que el feto debe ser considerado como una persona desde el momento de la concepción, y si el aborto se considera como matar a una persona, entonces la conclusión sería que el abortar es incorrecto. Por otra parte, desde las posiciones progresistas -abogan por la despenalización- se señala que la mujer es dueña de su cuerpo, por ello puede hacer lo que quiera con su cuerpo, el feto no es una persona sino hasta el nacimiento, así el feto debe ser considerado como una parte más del cuerpo de la mujer, por tanto, la mujer puede hacer lo que quiera con el feto.
En síntesis, un primer problema tendría que ver con el estatus que tiene el feto, es decir, un primer problema, es si el feto debe o no ser considerado como una persona; un segundo problema sería si siendo considerado como una persona, este argumento es suficiente para considerarlo como definitorio para encontrar una respuesta al debate sobre el aborto. Un tercer problema, pasaría por hacer una clasificación sobre el feto, en el caso de no ser una persona ¿Es una cosa? Lo anterior implicaría un cuarto problema, que tendríamos que delimitar: ¿Cuáles son los elementos o condiciones que permiten atribuirle a algo la cualidad de una cosa o una persona?
En suma, podemos bajo esta última premisa señalar que por un lado, los conservadores defienden que una condición suficiente para que el feto sea considerado como persona es que el mismo pertenece a la especie humana, y por ello se le debe respetar su derecho a la vida. Por otro lado, los progresistas defienden que el feto no tendría un elemento necesario como la racionalidad, como lo señala Peter Singer, y por lo tanto, no podría ser considerado una persona. No obstante, aquí se erige otra discusion ¿Desde cuándo se inicia la vida humana? En definitiva, el aborto es un problema que implica un amplio y enrevesado debate moral. (O)
“el aborto es un problema que implica un amplio y enrevesado debate moral”