Pragmatismo o ideología

Definamos ideología como el grupo o conjunto de ideas que fundamentan el comportamiento de una persona o de una sociedad; y al pragmatismo como aquella fuente de promover el valor de las cosas sobre la base del resultado final que estas puedan generar, es decir la importancia de las consecuencia que efectivamente algo produce.
Si evaluamos el mundo actual, para determinar la supremacía que debería existir en el manejo de una sociedad, estas dos definiciones son controversiales y muchas veces antagónicas, pues sencillamente para ser prácticos debemos estar dispuestos a sacrificar nuestros ideales.
Ser pragmático implica valorar cada una de las cosas de acuerdo a los resultados que estas pueden entregarnos, y a considerar por sobre todo, el valor práctico de nuestras acciones.
Ser un idealista es soñar con plasmar esas ideas en realidades, con construir un camino en base a esos sueños, buscando un mundo ideal que será diferente para cada uno, dependiendo de la perspectiva que tenga cada individuo.
Los ideales nos permiten juntar colectivos, pues colocar ideas como un objetivo hacia adelante nos ayuda a alinear conceptos y acciones. Las ideologías no son malas, pues deben ser la base sobre la cual desarrollamos una hoja de ruta o un programa con un objetivo final, sin embargo estas no resuelven los problemas, simplemente nos permiten enmarcarnos en una serie de argumentos y deseos (ideales), que nos mantendrán en un sendero específico, mientras avancemos hacia adelante.
Cuando caminamos y encontramos la necesidad de ejecución, es ahí donde es evidente que surgirán situaciones o problemas que tienen que ser resueltos de forma rápida y objetiva. Es ahí donde ser idealista y ser pragmático, son dos caminos distintos, pero complementarios.
Para lograr resultados, no todas las decisiones que debemos tomar deben enmarcase dentro de lo que hemos denominado como nuestra ideología, o para decirlo más simple, no siempre tenemos que pensar o actuar dentro del molde para obtener verdaderas soluciones, pues si es necesario, podríamos salirnos de esa hoja de ruta inicial.
Es necesario hacerlo, pues los resultados obtenidos son los únicos que efectivamente nos llevas hacia las metas planteadas.
Las ideas y los sueños nos inspiran, pero para no abandonarlos y seguir buscándolos, son los resultados y decisiones prácticas los que fortalecerán nuestra posibilidad de caminar a largo plazo.
Las ideologías nos permiten construir colectivos o grupos sociales; sin embargo los ideales con un toque de pragmatismo nos pueden permitir juntar países.(O)