Integración regional y migración

Si bien el bloque del Mercosur surge a inicios de los noventa con un énfasis en la integración comercial, es al finalizar la misma década y entrando al nuevo siglo que se empieza a hablar del Mercosur social, donde se incluyen en la agenda de negociaciones los asuntos migratorios y se aprueba, el 2002, el Acuerdo de Residencia Mercosur.

Este Acuerdo desde su origen buscaba superar las repentinas amnistías que cada país ofrecía para regularizar a la población migrante y crear un instrumento permanente que permitiera regularizar a las personas que se mueven de un país a otro dentro del bloque. Quería constituirse como un instrumento que permita la libre movilidad y de facilidades de residencia. Los tres elementos claves del Acuerdo de Residencia son la integración, la libre movilidad y la regularización.

El Acuerdo de Residencia Mercosur contempla la posibilidad de una residencia temporal por dos años y posteriormente una residencia permanente con una serie de requisitos donde se ve que la preocupación ya no pasa por los temas laborales sino los de seguridad. Según el Alto Comisionado del Mercosur, Florisvaldo Fier, se han otorgado en toda la región 780.000 residencias Mercosur entre el 2002 y el 2012.

Ecuador se adhiere al Acuerdo en junio de 2011, es ratificado por la Asamblea Nacional a finales del 2013 y al iniciar el 2014 el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana emite las disposiciones que guían su implementación. Desde abril del 2014 a finales de marzo del 2016, se entregaron 33.846 residencias Mercosur de carácter temporal. El 80,71 por ciento de residencias a colombianos, el 10,25 por ciento a peruanos y el 3,49 por ciento a argentinos.

La puesta en marcha del Acuerdo de Residencia Mercosur en el Ecuador constituye el principal mecanismo implementado en el último lustro por el gobierno para regularizar a población inmigrante de la región, sobre todo colombiana, que se encontraba en el país sin estatus migratorio, así como para aquellos que ingresaban por primera vez con el ánimo de permanecer.

Los temas migratorios requieren soluciones integrales y duraderas. El Acuerdo de Residencia Mercosur constituye uno de esos mecanismos que facilitan la migración y la integración regional. Sin embargo a casi 15 años de la aprobación de dicho instrumento se requiere avanzar hacia un nuevo acuerdo. Este es uno de los objetivos de UNASUR que –a partir del concepto de ciudadanía suramericana- impulsa desde la Secretaría General un Acuerdo de libre movilidad, residencia y ciudadanía suramericana. (O) 

Integración regional y migración

Si bien el bloque del Mercosur surge a inicios de los noventa con un énfasis en la integración comercial, es al finalizar la misma década y entrando al nuevo siglo que se empieza a hablar del Mercosur social, donde se incluyen en la agenda de negociaciones los asuntos migratorios y se aprueba, el 2002, el Acuerdo de Residencia Mercosur.

Este Acuerdo desde su origen buscaba superar las repentinas amnistías que cada país ofrecía para regularizar a la población migrante y crear un instrumento permanente que permitiera regularizar a las personas que se mueven de un país a otro dentro del bloque. Quería constituirse como un instrumento que permita la libre movilidad y de facilidades de residencia. Los tres elementos claves del Acuerdo de Residencia son la integración, la libre movilidad y la regularización.

El Acuerdo de Residencia Mercosur contempla la posibilidad de una residencia temporal por dos años y posteriormente una residencia permanente con una serie de requisitos donde se ve que la preocupación ya no pasa por los temas laborales sino los de seguridad. Según el Alto Comisionado del Mercosur, Florisvaldo Fier, se han otorgado en toda la región 780.000 residencias Mercosur entre el 2002 y el 2012.

Ecuador se adhiere al Acuerdo en junio de 2011, es ratificado por la Asamblea Nacional a finales del 2013 y al iniciar el 2014 el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana emite las disposiciones que guían su implementación. Desde abril del 2014 a finales de marzo del 2016, se entregaron 33.846 residencias Mercosur de carácter temporal. El 80,71 por ciento de residencias a colombianos, el 10,25 por ciento a peruanos y el 3,49 por ciento a argentinos.

La puesta en marcha del Acuerdo de Residencia Mercosur en el Ecuador constituye el principal mecanismo implementado en el último lustro por el gobierno para regularizar a población inmigrante de la región, sobre todo colombiana, que se encontraba en el país sin estatus migratorio, así como para aquellos que ingresaban por primera vez con el ánimo de permanecer.

Los temas migratorios requieren soluciones integrales y duraderas. El Acuerdo de Residencia Mercosur constituye uno de esos mecanismos que facilitan la migración y la integración regional. Sin embargo a casi 15 años de la aprobación de dicho instrumento se requiere avanzar hacia un nuevo acuerdo. Este es uno de los objetivos de UNASUR que –a partir del concepto de ciudadanía suramericana- impulsa desde la Secretaría General un Acuerdo de libre movilidad, residencia y ciudadanía suramericana. (O)