Carlos Crespi: un hombre con leyenda

P ersonaje imborrable en la memoria de los cuencanos fue el padre Carlos Crespi, misionero italiano de la orden de Don Bosco, quien llegó a Cuenca hacia 1923. Llegó, vio y conquistó con ese arrollador entusiasmo de quien arriba a una tierra virgen en la que mucho había por hacer, mucho por enseñar y propagar: la luz del evangelio, la letra y la ciencia. Exhibió conocimientos de teología, música e ingeniería, pero sobre todo, impactó por ese su empecinado designio de mimetizarse en la Amazonía, pues para ello había llegado, para ir en pos de los temibles shuar y cuya tenebrosa fama de reductores de cabezas paralizaba de terror al incauto que tenía la mala suerte de toparse con uno de ellos en algún recoveco de la selva. 


Años después y luego de haber ganado muchas almas para Cristo, decidió remontar la Sierra,  harto quizás del aire denso de la selva, hastiado tal vez de ese aliento de calera que allá se respira, aliento  que, si bien hermosea a las orquídeas, también engorda a las tarántulas. Volvió a Cuenca con una longuísima barba de profeta, una aureola  de bendito y una fama de enterado; mas también, cargado de cerbatanas y diademas emplumadas, un jaguar disecado y unos extraños rollos de películas que, según dijo, mostraban la secreta vida de ese pueblo indómito que, por entonces, se lo conocía como “jíbaros”.


Inolvidables fueron las tardes de película en el teatro del padre Crespi. Recuerdo que la casa era un enjambre de personas, actividades y cosas en perpetuo ir y venir. Allí había cabida para una iglesia, una escuela de niños pobres, la sede de una banda de música, un increíble museo con tesoros “egipcianos” y un teatro. No había tarde de domingo que al cine del padre Crespi no acudieran cientos de niños para “gustar” la proyección de películas que no dejaban de ser las mismas. Por el valor de un sucre –que era el precio de la entrada- uno se divertía con las aventuras de Tarzán y la “mona Chita” y ello no era todo, lo mejor venía con la yapa: las películas de Chaplin o de los Tres Chiflados. De tarde en tarde, y para variar, el padre Crespi cambiaba de programa y presentaba obras dramáticas, generalmente comedias moralizantes y cuyos actores eran los maestros de su escuela. Recuerdo siempre a uno de ellos que hacía de gracioso, pues representaba el rol de aquel que se finge tonto. Todo era mirarlo salir al escenario para que el público comenzara a reír, pues el pobre, a más de bizco, era tartamudo. (O)

Carlos Crespi: un hombre con leyenda

P ersonaje imborrable en la memoria de los cuencanos fue el padre Carlos Crespi, misionero italiano de la orden de Don Bosco, quien llegó a Cuenca hacia 1923. Llegó, vio y conquistó con ese arrollador entusiasmo de quien arriba a una tierra virgen en la que mucho había por hacer, mucho por enseñar y propagar: la luz del evangelio, la letra y la ciencia. Exhibió conocimientos de teología, música e ingeniería, pero sobre todo, impactó por ese su empecinado designio de mimetizarse en la Amazonía, pues para ello había llegado, para ir en pos de los temibles shuar y cuya tenebrosa fama de reductores de cabezas paralizaba de terror al incauto que tenía la mala suerte de toparse con uno de ellos en algún recoveco de la selva. 


Años después y luego de haber ganado muchas almas para Cristo, decidió remontar la Sierra,  harto quizás del aire denso de la selva, hastiado tal vez de ese aliento de calera que allá se respira, aliento  que, si bien hermosea a las orquídeas, también engorda a las tarántulas. Volvió a Cuenca con una longuísima barba de profeta, una aureola  de bendito y una fama de enterado; mas también, cargado de cerbatanas y diademas emplumadas, un jaguar disecado y unos extraños rollos de películas que, según dijo, mostraban la secreta vida de ese pueblo indómito que, por entonces, se lo conocía como “jíbaros”.


Inolvidables fueron las tardes de película en el teatro del padre Crespi. Recuerdo que la casa era un enjambre de personas, actividades y cosas en perpetuo ir y venir. Allí había cabida para una iglesia, una escuela de niños pobres, la sede de una banda de música, un increíble museo con tesoros “egipcianos” y un teatro. No había tarde de domingo que al cine del padre Crespi no acudieran cientos de niños para “gustar” la proyección de películas que no dejaban de ser las mismas. Por el valor de un sucre –que era el precio de la entrada- uno se divertía con las aventuras de Tarzán y la “mona Chita” y ello no era todo, lo mejor venía con la yapa: las películas de Chaplin o de los Tres Chiflados. De tarde en tarde, y para variar, el padre Crespi cambiaba de programa y presentaba obras dramáticas, generalmente comedias moralizantes y cuyos actores eran los maestros de su escuela. Recuerdo siempre a uno de ellos que hacía de gracioso, pues representaba el rol de aquel que se finge tonto. Todo era mirarlo salir al escenario para que el público comenzara a reír, pues el pobre, a más de bizco, era tartamudo. (O)