La narrativa de Iván Egüez

“Malabares en su tinta” es la novela más reciente del escritor ecuatoriano Iván Egüez, concretamente su obra número siete que jalona una trayectoria narrativa y poética iniciada en los años sesentas del pasado siglo, cuando integró el grupo de la “Bufanda del Sol”. Entre sus obras se encuentran “La Linares”, que ha merecido más de una docena de ediciones tanto nacionales como internacionales y la traducción a otros idiomas, así como las novelas “El poder del Gran Señor”, “Pájara la memoria” y “Sonata para sordos”, por citar algunas de ellas.


“Malabares en su tinta” es un ambicioso proyecto que rescata el arte narrativo de la mediocridad lingüística de muchos autores y autoras en las últimas décadas, que suelen confeccionar, por así decirlo, sus obras de manera ramplona, con una pobreza léxica alarmante que da la impresión de ser mal traducidas de otros idiomas, con muletillas y lugares comunes en gran proporción. Egüez, un artista del lenguaje, no se vuelve tributario a la moda de esa corriente, sino que conforma su propio lenguaje narrativo en una sucesión de imágenes sorprendentes, asociaciones, enunciados, metáforas y meta textos que hacen de su obra una construcción del lenguaje en permanente y perdurable ignición.
“Malabares en su tinta” recupera así aquella “revolución en la forma narrativa” que fue el faro de autores como Lezama Lima, Carpentier, Julio Cortázar y hasta el mismo Gabriel García Márquez, claro cada cual dentro de su perfil creativo.

En la obra de Iván Egüez, como anota el crítico rumano Víctor Ivanovici, hay un contenido vivencial, que en lo ideológico es la deconstrucción de la Utopía, el exorcismo burlesco de su embrujo. Los múltiples registros de la lengua en la obra “Malabares en su tinta” va desde lo específico del lenguaje ecuatoriano, con sus jergas, idiolectos, acentos, hasta las lenguas o lenguajes de la cultura, el arte, los léxicos especializados y específicos, todo ello sin perturbar una trama que es a la vez en clave humorística y en clave reflexiva. Una obra mayor dentro de la producción narrativa de Egüez, como lo han reseñado varios críticos. “Malabares en su tinta” ratifica de esta manera el talento de uno de los autores claves de la denominada “Nueva Narrativa Ecuatoriana” de finales del pasado siglo y principios del presente.

La narrativa de Iván Egüez

“Malabares en su tinta” es la novela más reciente del escritor ecuatoriano Iván Egüez, concretamente su obra número siete que jalona una trayectoria narrativa y poética iniciada en los años sesentas del pasado siglo, cuando integró el grupo de la “Bufanda del Sol”. Entre sus obras se encuentran “La Linares”, que ha merecido más de una docena de ediciones tanto nacionales como internacionales y la traducción a otros idiomas, así como las novelas “El poder del Gran Señor”, “Pájara la memoria” y “Sonata para sordos”, por citar algunas de ellas.


“Malabares en su tinta” es un ambicioso proyecto que rescata el arte narrativo de la mediocridad lingüística de muchos autores y autoras en las últimas décadas, que suelen confeccionar, por así decirlo, sus obras de manera ramplona, con una pobreza léxica alarmante que da la impresión de ser mal traducidas de otros idiomas, con muletillas y lugares comunes en gran proporción. Egüez, un artista del lenguaje, no se vuelve tributario a la moda de esa corriente, sino que conforma su propio lenguaje narrativo en una sucesión de imágenes sorprendentes, asociaciones, enunciados, metáforas y meta textos que hacen de su obra una construcción del lenguaje en permanente y perdurable ignición.
“Malabares en su tinta” recupera así aquella “revolución en la forma narrativa” que fue el faro de autores como Lezama Lima, Carpentier, Julio Cortázar y hasta el mismo Gabriel García Márquez, claro cada cual dentro de su perfil creativo.

En la obra de Iván Egüez, como anota el crítico rumano Víctor Ivanovici, hay un contenido vivencial, que en lo ideológico es la deconstrucción de la Utopía, el exorcismo burlesco de su embrujo. Los múltiples registros de la lengua en la obra “Malabares en su tinta” va desde lo específico del lenguaje ecuatoriano, con sus jergas, idiolectos, acentos, hasta las lenguas o lenguajes de la cultura, el arte, los léxicos especializados y específicos, todo ello sin perturbar una trama que es a la vez en clave humorística y en clave reflexiva. Una obra mayor dentro de la producción narrativa de Egüez, como lo han reseñado varios críticos. “Malabares en su tinta” ratifica de esta manera el talento de uno de los autores claves de la denominada “Nueva Narrativa Ecuatoriana” de finales del pasado siglo y principios del presente.