$600 mil se fugaban en la frontera norte de Ecuador

El Gobierno Nacional, a través de la Policía Nacional, ejerce controles rigurosos para combatir redes que hacen mal uso de los subsidios y perjudican a todos los ecuatorianos.

Cerca de $600 mil fugaron desde la frontera norte de Ecuador hacia Colombia producto del contrabando de combustible subsidiado. Los responsables: una red de 5 presuntos contrabandistas que fue desarticulada esta madrugada, cerca de las 03:00. La UIDH (Unidad de Investigación de Delitos Hidrocarburíferos), que los venía siguiendo desde marzo pasado, con el apoyo de varias unidades más, dieron el golpe. Tras un operativo, llamado 'Victoria 55', en el que participaron más de un centenar de uniformados se aprehendieron también 6 vehículos, en 6 allanamientos.

El sitio fue la provincia de Carchi. El operativo fue reservado. En el Control Integrado de Policía de Mascarilla, cerca del Valle del Chota, en la provincia de Imbabura, se alistó la tropa. Agentes de Criminalística, GIR, GEMA, GOE, UMO y Contingencia Fronteriza salieron a la medianoche hasta la zona de frontera.

Los allanamientos y aprehensiones ocurrieron en los cantones San Gabriel, Julio Andrade y Tulcán, entre las 02h00 y 03h30 de la madrugada.

El modo del abastecimiento ilícito era el que se conoce como hormigueo. En los vehículos, con tanques alterados o con depósitos clandestinos, repostaban y trasladaban el combustible hacia Colombia. Se presume que al menos hacían 5 viajes por día atravesando el puente Rumichaca. Cerca de 40 mil galones al mes se estima que saldrían fuera de Ecuador con un perjuicio que alcanzaría $600.000 anuales, que corresponden al subsidio de esa cantidad de combustible. Es que el negocio era redondo: en Colombia cada galón podría triplicar su precio con respecto al nacional.

El Operativo

En Carchi, al norte del país, los agentes de la UMO (Unidad de Mantenimiento del Orden), se habían preparado con antelación, así como las demás unidades. Un piquete de agentes lideraba la caravana de cerca de 10 vehículos en los que sigilosamente, por las calles aún vacías de Tulcán, se dirigieron hacia unas de las viviendas.

La casa era de dos plantas, con enrejado posterior. Los ladridos de los perros fueron los que primeros anunciaron la llegada del operativo. En menos de dos minutos, con un tumbapuertas, sortearon los accesos, y pusieron en evidencia los dos vehículos, con los que trasladaban a Colombia el combustible. Y de pronto dos personas salían con resguardo hacia la patrulla, detenidas.

El silencio había cedido. Los perros habían dejado de ladrar. Los vecinos se alertaron y salieron. Intentaron increpar a los agentes. Era tarde. Los aprehendidos iban rumbo a la unidad de policía.

Los cinco detenidos son de nacionalidad ecuatoriana. Y permanecieron en silencio mientras el proceso avanzaba. Entretanto tres detenidos más ingresaban y, en los patios, se estacionaron los 6 vehículos que también fueron aprehendidos.

Muy serio, constatando los hechos, verificando datos, estaba el subsecretario de Orden Público del Ministerio de Gobierno. “Esta organización delictiva dedicada al delito de almacenamiento, transporte, envasado y distribución de hidrocarburos perjudicó al Estado, con alrededor de 600.000 mil dólares al año en subsidios de combustibles”, informó.
Y confirmó los datos del operativo. Empezó en marzo de 2019. A los aprehendidos les hicieron un seguimiento exhaustivo junto con Fiscalía. Todos ellos son reincidentes, al menos eso demuestran las imágenes de almacenamiento y transporte clandestino. Nada que hacer.

Cerca también estaba el mayor Mario Mora, jefe de la UIDH. Él daba cuenta de los seis vehículos (un camión, dos camionetas, dos automóviles y un Jeep).

“Estos vehículos se abastecían de combustible en sus tanques originales o modificados, en las distintas estaciones de servicio de Carchi, para posteriormente trasladarse hasta Colombia, donde el combustible ecuatoriano era comercializado, actividad ilegal que la realizaban en reiteradas ocasiones al día, en diferentes horarios”, contó a la prensa que ya llegó al lugar a registrar el hecho.

Mora también informó que cinco celulares se confiscaron y se incautó 330 galones de Combustible Líquido Derivado de Hidrocarburos (CLDH).

Ya la madrugada estaba llegando a su punto más oscuro. Los papeleos seguían. Los siete fiscales que ayudaron en la investigación comentaban sobre el suceso. Minutos después Mora explicaba que el delito, que podría tener como pena entre uno y tres años de prisión, en la frontera se agravaba: podía alcanzar hasta siete años. (I)

$600 mil se fugaban en la frontera norte de Ecuador

El Gobierno Nacional, a través de la Policía Nacional, ejerce controles rigurosos para combatir redes que hacen mal uso de los subsidios y perjudican a todos los ecuatorianos.

Cerca de $600 mil fugaron desde la frontera norte de Ecuador hacia Colombia producto del contrabando de combustible subsidiado. Los responsables: una red de 5 presuntos contrabandistas que fue desarticulada esta madrugada, cerca de las 03:00. La UIDH (Unidad de Investigación de Delitos Hidrocarburíferos), que los venía siguiendo desde marzo pasado, con el apoyo de varias unidades más, dieron el golpe. Tras un operativo, llamado 'Victoria 55', en el que participaron más de un centenar de uniformados se aprehendieron también 6 vehículos, en 6 allanamientos.

El sitio fue la provincia de Carchi. El operativo fue reservado. En el Control Integrado de Policía de Mascarilla, cerca del Valle del Chota, en la provincia de Imbabura, se alistó la tropa. Agentes de Criminalística, GIR, GEMA, GOE, UMO y Contingencia Fronteriza salieron a la medianoche hasta la zona de frontera.

Los allanamientos y aprehensiones ocurrieron en los cantones San Gabriel, Julio Andrade y Tulcán, entre las 02h00 y 03h30 de la madrugada.

El modo del abastecimiento ilícito era el que se conoce como hormigueo. En los vehículos, con tanques alterados o con depósitos clandestinos, repostaban y trasladaban el combustible hacia Colombia. Se presume que al menos hacían 5 viajes por día atravesando el puente Rumichaca. Cerca de 40 mil galones al mes se estima que saldrían fuera de Ecuador con un perjuicio que alcanzaría $600.000 anuales, que corresponden al subsidio de esa cantidad de combustible. Es que el negocio era redondo: en Colombia cada galón podría triplicar su precio con respecto al nacional.

El Operativo

En Carchi, al norte del país, los agentes de la UMO (Unidad de Mantenimiento del Orden), se habían preparado con antelación, así como las demás unidades. Un piquete de agentes lideraba la caravana de cerca de 10 vehículos en los que sigilosamente, por las calles aún vacías de Tulcán, se dirigieron hacia unas de las viviendas.

La casa era de dos plantas, con enrejado posterior. Los ladridos de los perros fueron los que primeros anunciaron la llegada del operativo. En menos de dos minutos, con un tumbapuertas, sortearon los accesos, y pusieron en evidencia los dos vehículos, con los que trasladaban a Colombia el combustible. Y de pronto dos personas salían con resguardo hacia la patrulla, detenidas.

El silencio había cedido. Los perros habían dejado de ladrar. Los vecinos se alertaron y salieron. Intentaron increpar a los agentes. Era tarde. Los aprehendidos iban rumbo a la unidad de policía.

Los cinco detenidos son de nacionalidad ecuatoriana. Y permanecieron en silencio mientras el proceso avanzaba. Entretanto tres detenidos más ingresaban y, en los patios, se estacionaron los 6 vehículos que también fueron aprehendidos.

Muy serio, constatando los hechos, verificando datos, estaba el subsecretario de Orden Público del Ministerio de Gobierno. “Esta organización delictiva dedicada al delito de almacenamiento, transporte, envasado y distribución de hidrocarburos perjudicó al Estado, con alrededor de 600.000 mil dólares al año en subsidios de combustibles”, informó.
Y confirmó los datos del operativo. Empezó en marzo de 2019. A los aprehendidos les hicieron un seguimiento exhaustivo junto con Fiscalía. Todos ellos son reincidentes, al menos eso demuestran las imágenes de almacenamiento y transporte clandestino. Nada que hacer.

Cerca también estaba el mayor Mario Mora, jefe de la UIDH. Él daba cuenta de los seis vehículos (un camión, dos camionetas, dos automóviles y un Jeep).

“Estos vehículos se abastecían de combustible en sus tanques originales o modificados, en las distintas estaciones de servicio de Carchi, para posteriormente trasladarse hasta Colombia, donde el combustible ecuatoriano era comercializado, actividad ilegal que la realizaban en reiteradas ocasiones al día, en diferentes horarios”, contó a la prensa que ya llegó al lugar a registrar el hecho.

Mora también informó que cinco celulares se confiscaron y se incautó 330 galones de Combustible Líquido Derivado de Hidrocarburos (CLDH).

Ya la madrugada estaba llegando a su punto más oscuro. Los papeleos seguían. Los siete fiscales que ayudaron en la investigación comentaban sobre el suceso. Minutos después Mora explicaba que el delito, que podría tener como pena entre uno y tres años de prisión, en la frontera se agravaba: podía alcanzar hasta siete años. (I)