$ 530 millones provendrán de contribuciones de empresas

El Ejecutivo prevé recaudar más de $ 700 millones el próximo año si se aprueba la reforma tributaria que entregó el viernes 18 de octubre a la Asamblea Nacional.

De este rubro, alrededor de $ 530 millones provendrán de contribuciones especiales de empresas que hayan facturado más de un millón de dólares el año 2018.

En el documento que se presentó en la Casa Legislativa se establece un capítulo para los Impuestos Únicos y Temporales. En este espacio se detalla que las empresas que deban pagar este tributo lo harán en los ejercicios fiscales 2020, 2021 y 2022 a los ingresos extraordinarios.

Para establecer el porcentaje se tomará como referencia el total de ingresos contenidos en la declaración del impuesto a la renta de 2018. El monto se lo deberá cancelar hasta el 31 de marzo de cada año. Las empresas podrán acceder a facilidades de pago de hasta 3 meses.

En caso de no presentar la declaración dentro de los plazos, la empresa recibirá una sanción de $ 1.500 por cada mes o fracción de mes de retraso. Esta multa no excederá el 100% del impuesto.

Richard Martínez, ministro de Economía y Finanzas, dijo al momento de entregar el proyecto de Reforma Tributaria en el Legislativo, que el objetivo de estos tributos temporales es que las empresas que más ingresos tienen sean las que más aporten.

Sin embargo, a criterio de Patricio Alarcón, presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano, estos impuestos perjudicarán a la productividad de muchas de las industrias del país, lo que traería consecuencias negativas a la economía nacional.

“Mientras más impuestos más costos de producción, menos competitividad, por ende menos contratación”, comentó Alarcón. Agregó que en este momento lo que necesitan las industrias es capital de trabajo y bajar costos de producción.

Esta no es la única forma con la que el Ejecutivo planea aumentar la recaudación para garantizar la sostenibilidad en las finanzas públicas. Por ejemplo, quienes tengan ingresos mayores a los $ 100.000 al año no tendrán derecho a las reducciones del impuesto a la renta en gastos personales.

Asimismo, los productos y servicios a los que se grava el impuesto a consumos especiales aumentan. Se propone establecer un impuesto del 15% a los servicios de telefonía fija y planes que comercialicen únicamente voz, datos y sms.

Los productos que ya tenían este impuesto se mantienen, pero en ciertos casos se aumenta la tarifa, como en las bebidas gaseosas que pasa del 10% al 11%.

Martínez dijo que al revisar la eliminación de los subsidios a los combustibles, el Ejecutivo tuvo que reducir algunos incentivos que se estaban planteando para ciertos sectores, por lo que se seguirá recibiendo esos ingresos.

Por ejemplo, la reducción del impuesto a la salida de divisas para las aerolíneas de cielo abierto ya no se incluyó como estaba previsto. (I)

$ 530 millones provendrán de contribuciones de empresas

El Ejecutivo prevé recaudar más de $ 700 millones el próximo año si se aprueba la reforma tributaria que entregó el viernes 18 de octubre a la Asamblea Nacional.

De este rubro, alrededor de $ 530 millones provendrán de contribuciones especiales de empresas que hayan facturado más de un millón de dólares el año 2018.

En el documento que se presentó en la Casa Legislativa se establece un capítulo para los Impuestos Únicos y Temporales. En este espacio se detalla que las empresas que deban pagar este tributo lo harán en los ejercicios fiscales 2020, 2021 y 2022 a los ingresos extraordinarios.

Para establecer el porcentaje se tomará como referencia el total de ingresos contenidos en la declaración del impuesto a la renta de 2018. El monto se lo deberá cancelar hasta el 31 de marzo de cada año. Las empresas podrán acceder a facilidades de pago de hasta 3 meses.

En caso de no presentar la declaración dentro de los plazos, la empresa recibirá una sanción de $ 1.500 por cada mes o fracción de mes de retraso. Esta multa no excederá el 100% del impuesto.

Richard Martínez, ministro de Economía y Finanzas, dijo al momento de entregar el proyecto de Reforma Tributaria en el Legislativo, que el objetivo de estos tributos temporales es que las empresas que más ingresos tienen sean las que más aporten.

Sin embargo, a criterio de Patricio Alarcón, presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano, estos impuestos perjudicarán a la productividad de muchas de las industrias del país, lo que traería consecuencias negativas a la economía nacional.

“Mientras más impuestos más costos de producción, menos competitividad, por ende menos contratación”, comentó Alarcón. Agregó que en este momento lo que necesitan las industrias es capital de trabajo y bajar costos de producción.

Esta no es la única forma con la que el Ejecutivo planea aumentar la recaudación para garantizar la sostenibilidad en las finanzas públicas. Por ejemplo, quienes tengan ingresos mayores a los $ 100.000 al año no tendrán derecho a las reducciones del impuesto a la renta en gastos personales.

Asimismo, los productos y servicios a los que se grava el impuesto a consumos especiales aumentan. Se propone establecer un impuesto del 15% a los servicios de telefonía fija y planes que comercialicen únicamente voz, datos y sms.

Los productos que ya tenían este impuesto se mantienen, pero en ciertos casos se aumenta la tarifa, como en las bebidas gaseosas que pasa del 10% al 11%.

Martínez dijo que al revisar la eliminación de los subsidios a los combustibles, el Ejecutivo tuvo que reducir algunos incentivos que se estaban planteando para ciertos sectores, por lo que se seguirá recibiendo esos ingresos.

Por ejemplo, la reducción del impuesto a la salida de divisas para las aerolíneas de cielo abierto ya no se incluyó como estaba previsto. (I)

Boletín Que gara
Qué gara

Ahora puedes suscribirte a nuestro Nuevo boletín semanal

Suscríbete