Ucrania pide justicia por derribo de avión

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski deposita flores en un capilla simbólica para homenajear a las víctimas del avión interceptado en Irán.
FOTO: Europa Press

El presidente ucraniano exige indemnizaciones para las víctimas. Irán asegura que juzgará a los responsables. Francia coopera en la investigación.

Una pareja de recién casados y una niña de nueve años junto con su madre se encontraban entre las 176 personas que murieron en el accidente fatal de un vuelo de Ukraine International Airlines poco después del despegue de Teherán, el miércoles 8 de enero de 2020.

El avión se dirigía primero a Kiev, Ucrania, donde la mayoría de los pasajeros, más de 130, iban a cambiar de avión para dirigirse a Canadá. Entre las víctimas había 63 ciudadanos canadienses y 82 iraníes, muchos de los cuales eran estudiantes graduados en Occidente. Otras víctimas eran de Ucrania, Suecia, Afganistán, Alemania y el Reino Unido.

Sus vidas fueron cegadas por “un error” desastroso. Las mismas fuerzas armadas iraníes confirmaron las informaciones de los servicios de inteligencia de Estados Unidos y Canadá y admitieron que uno de sus misiles de la defensa antiaérea causó la caída del Boeing 737 y la muerte de sus 176 ocupantes.

Después de dos jornadas de negación de las acusaciones, el presidente Hasán Rohani lamentó la “gran tragedia y un error imperdonable”. Ofreció sus condolencias a las familias de las víctimas y aseguró que se juzgará a los responsables.

El ministro de Exteriores, Javad Zarif, enmarcó el fallo militar en “un momento de crisis provocado por la temeridad de Estados Unidos”. La cadena iraní Press TV recogió las palabras de un alto mando que informó de que en el momento del accidente el aparato ucraniano volaba cerca de una “posición militar sensible” y los responsables de la defensa antiaérea lo confundieron con un “objetivo enemigo”.

El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica indicó que el ejército había estado en alerta máxima después de lanzar los ataques contra dos bases que albergan tropas estadounidenses en Irak como represalia por el asesinato del principal general Qassem Soleimani por parte de Estados Unidos.

Así, el vuelo PS752 de Ukraine International Airlines fue derribado horas después, confundido con un misil de crucero.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskiy, dijo en un comunicado que la investigación debe continuar. “Irán se declaró culpable de derribar el avión ucraniano. Pero insistimos en la admisión total de culpa”, dijo Zelenskiy.

“Esperamos que Irán asegure los preparativos de una investigación completa y abierta, llevando a los responsables ante la justicia, la devolución de los cuerpos de las víctimas, el pago de una indemnización y disculpas oficiales a través de canales diplomáticos”.

En una sesión informativa para periodistas, Ukraine International Airlines negó la versión de Irán y dijo que no recibió ninguna advertencia sobre una posible amenaza y agregó que Irán debería haber cerrado el espacio aéreo.

Antes de que Irán admitiera su responsabilidad, la inteligencia estadounidense tenía evidencia de que el avión fue derribado por un misil iraní por error, dijeron funcionarios. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, también expresó sus “sospechas” de que Irán interceptó el avión.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo que su país también tenía evidencia de que el avión fue atacado. Con el fin de esclarecer los hechos, Zelenski y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, acordaron que expertos franceses descifren las cajas negras del avión.

Macron prometió a su homólogo ucraniano que contribuirá con una “investigación completa” de la catástrofe y subrayó la necesidad de que se juzgue a los responsables de haber destruido el aparato.

Francia inició un procedimiento formal ante la Organización de Aviación Civil Internacional para abrir una investigación internacional.

El Alto Representante de Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, afirmó que la región no se puede permitir otra guerra y pidió rebajar las tensiones y una máxima contención a todas las partes.

La misión de EE.UU. contra otro iraní fracasó

El ataque aéreo que mató al comandante de la Fuerza Quds Qassem Soleimani pudo ser parte de una campaña mucho más grande diseñada para detener la unidad militar de élite de Teherán.

Funcionarios estadounidenses confirmaron que el mismo día que Soleimani fue asesinado, un segundo ataque aéreo intentó eliminar al comandante de la Fuerza Quds en Yemen.

Las autoridades, que hablaron bajo condición de anonimato, dijeron que la incursión aérea contra Abdul Reza Shahlai no tuvo éxito, pero se negaron a dar detalles adicionales de la misión.

El Pentágono no quiso discutir la operación fallida, reportada por The Washington Post. “El Departamento de Defensa no discute las supuestas operaciones en la región”, indicó la portavoz del Pentágono, la comandante de la Marina, Rebecca Rebarich, a través de un comunicado. Shahlai, actualmente con sede en Sanaa, tiene historial por atacar a las fuerzas estadounidenses.

Funcionarios norteamericanos dijeron que Shahlai fue el autor intelectual de un ataque en enero de 2007 en Karbala, Irak, que mató a cinco soldados estadounidenses.

El Departamento del Tesoro de EE.UU. designó a Shahlai como un terrorista, especialmente por sus acciones entre 2008 y 2011. (I)

Ucrania pide justicia por derribo de avión

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski deposita flores en un capilla simbólica para homenajear a las víctimas del avión interceptado en Irán.
FOTO: Europa Press

El presidente ucraniano exige indemnizaciones para las víctimas. Irán asegura que juzgará a los responsables. Francia coopera en la investigación.

Una pareja de recién casados y una niña de nueve años junto con su madre se encontraban entre las 176 personas que murieron en el accidente fatal de un vuelo de Ukraine International Airlines poco después del despegue de Teherán, el miércoles 8 de enero de 2020.

El avión se dirigía primero a Kiev, Ucrania, donde la mayoría de los pasajeros, más de 130, iban a cambiar de avión para dirigirse a Canadá. Entre las víctimas había 63 ciudadanos canadienses y 82 iraníes, muchos de los cuales eran estudiantes graduados en Occidente. Otras víctimas eran de Ucrania, Suecia, Afganistán, Alemania y el Reino Unido.

Sus vidas fueron cegadas por “un error” desastroso. Las mismas fuerzas armadas iraníes confirmaron las informaciones de los servicios de inteligencia de Estados Unidos y Canadá y admitieron que uno de sus misiles de la defensa antiaérea causó la caída del Boeing 737 y la muerte de sus 176 ocupantes.

Después de dos jornadas de negación de las acusaciones, el presidente Hasán Rohani lamentó la “gran tragedia y un error imperdonable”. Ofreció sus condolencias a las familias de las víctimas y aseguró que se juzgará a los responsables.

El ministro de Exteriores, Javad Zarif, enmarcó el fallo militar en “un momento de crisis provocado por la temeridad de Estados Unidos”. La cadena iraní Press TV recogió las palabras de un alto mando que informó de que en el momento del accidente el aparato ucraniano volaba cerca de una “posición militar sensible” y los responsables de la defensa antiaérea lo confundieron con un “objetivo enemigo”.

El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica indicó que el ejército había estado en alerta máxima después de lanzar los ataques contra dos bases que albergan tropas estadounidenses en Irak como represalia por el asesinato del principal general Qassem Soleimani por parte de Estados Unidos.

Así, el vuelo PS752 de Ukraine International Airlines fue derribado horas después, confundido con un misil de crucero.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskiy, dijo en un comunicado que la investigación debe continuar. “Irán se declaró culpable de derribar el avión ucraniano. Pero insistimos en la admisión total de culpa”, dijo Zelenskiy.

“Esperamos que Irán asegure los preparativos de una investigación completa y abierta, llevando a los responsables ante la justicia, la devolución de los cuerpos de las víctimas, el pago de una indemnización y disculpas oficiales a través de canales diplomáticos”.

En una sesión informativa para periodistas, Ukraine International Airlines negó la versión de Irán y dijo que no recibió ninguna advertencia sobre una posible amenaza y agregó que Irán debería haber cerrado el espacio aéreo.

Antes de que Irán admitiera su responsabilidad, la inteligencia estadounidense tenía evidencia de que el avión fue derribado por un misil iraní por error, dijeron funcionarios. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, también expresó sus “sospechas” de que Irán interceptó el avión.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo que su país también tenía evidencia de que el avión fue atacado. Con el fin de esclarecer los hechos, Zelenski y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, acordaron que expertos franceses descifren las cajas negras del avión.

Macron prometió a su homólogo ucraniano que contribuirá con una “investigación completa” de la catástrofe y subrayó la necesidad de que se juzgue a los responsables de haber destruido el aparato.

Francia inició un procedimiento formal ante la Organización de Aviación Civil Internacional para abrir una investigación internacional.

El Alto Representante de Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, afirmó que la región no se puede permitir otra guerra y pidió rebajar las tensiones y una máxima contención a todas las partes.

La misión de EE.UU. contra otro iraní fracasó

El ataque aéreo que mató al comandante de la Fuerza Quds Qassem Soleimani pudo ser parte de una campaña mucho más grande diseñada para detener la unidad militar de élite de Teherán.

Funcionarios estadounidenses confirmaron que el mismo día que Soleimani fue asesinado, un segundo ataque aéreo intentó eliminar al comandante de la Fuerza Quds en Yemen.

Las autoridades, que hablaron bajo condición de anonimato, dijeron que la incursión aérea contra Abdul Reza Shahlai no tuvo éxito, pero se negaron a dar detalles adicionales de la misión.

El Pentágono no quiso discutir la operación fallida, reportada por The Washington Post. “El Departamento de Defensa no discute las supuestas operaciones en la región”, indicó la portavoz del Pentágono, la comandante de la Marina, Rebecca Rebarich, a través de un comunicado. Shahlai, actualmente con sede en Sanaa, tiene historial por atacar a las fuerzas estadounidenses.

Funcionarios norteamericanos dijeron que Shahlai fue el autor intelectual de un ataque en enero de 2007 en Karbala, Irak, que mató a cinco soldados estadounidenses.

El Departamento del Tesoro de EE.UU. designó a Shahlai como un terrorista, especialmente por sus acciones entre 2008 y 2011. (I)

Boletín Que gara
Qué gara

Ahora puedes suscribirte a nuestro Nuevo boletín semanal

Suscríbete