Seis detenidos en últimas protestas en región catalana

Las fuerzas del orden detuvieron a seis personas durante las protestas callejeras independentistas de ayer en Cataluña, informó la Policía catalana este lunes.
Esa región autónoma española vivió el domingo una nueva jornada de movilizaciones contra la sentencia del Tribunal Supremo que condenó a nueve líderes soberanistas a penas de prisión por el proceso independentista ilegal de 2017.


Los agentes detuvieron el domingo a tres personas en Barcelona, dos en Lérida y una en Gerona, aunque por primera vez desde que comenzaron las protestas, hace una semana, no hubo enfrentamientos entre manifestantes y Policía.


La pasada semana, Cataluña, y especialmente Barcelona, fueron escenario de altercados y disturbios graves, con el resultado de unos 600 heridos, entre ellos un policía muy grave y cuatro manifestantes que perdieron un ojo; 28 encarcelados provisionalmente y daños superiores a los 2,5 millones de euros que se traducen a unos 2,75 millones de dólares.


La violencia y el vandalismo ha acrecentado la tensión entre el Gobierno español y las autoridades soberanistas catalanas.
El Ejecutivo español ha instado repetidamente al presidente catalán, Quim Torra, a que apoye a las fuerzas de seguridad y se posicione contra la violencia sin ambigüedades ni equidistancias.


El jefe del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, se desplazó ayer a Barcelona para visitar a los agentes heridos en los disturbios y reunirse con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de Estado, según informan fuentes gubernamentales.


Sánchez envió ayer una carta a Torra para recordarle su obligación de condenar la violencia y “evitar la discordia civil”. Según el gobernante, son obligaciones de todo responsable público “condenar la violencia de forma rotunda”. (I)

Seis detenidos en últimas protestas en región catalana

Las fuerzas del orden detuvieron a seis personas durante las protestas callejeras independentistas de ayer en Cataluña, informó la Policía catalana este lunes.
Esa región autónoma española vivió el domingo una nueva jornada de movilizaciones contra la sentencia del Tribunal Supremo que condenó a nueve líderes soberanistas a penas de prisión por el proceso independentista ilegal de 2017.


Los agentes detuvieron el domingo a tres personas en Barcelona, dos en Lérida y una en Gerona, aunque por primera vez desde que comenzaron las protestas, hace una semana, no hubo enfrentamientos entre manifestantes y Policía.


La pasada semana, Cataluña, y especialmente Barcelona, fueron escenario de altercados y disturbios graves, con el resultado de unos 600 heridos, entre ellos un policía muy grave y cuatro manifestantes que perdieron un ojo; 28 encarcelados provisionalmente y daños superiores a los 2,5 millones de euros que se traducen a unos 2,75 millones de dólares.


La violencia y el vandalismo ha acrecentado la tensión entre el Gobierno español y las autoridades soberanistas catalanas.
El Ejecutivo español ha instado repetidamente al presidente catalán, Quim Torra, a que apoye a las fuerzas de seguridad y se posicione contra la violencia sin ambigüedades ni equidistancias.


El jefe del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, se desplazó ayer a Barcelona para visitar a los agentes heridos en los disturbios y reunirse con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de Estado, según informan fuentes gubernamentales.


Sánchez envió ayer una carta a Torra para recordarle su obligación de condenar la violencia y “evitar la discordia civil”. Según el gobernante, son obligaciones de todo responsable público “condenar la violencia de forma rotunda”. (I)

Boletín Que gara
Qué gara

Ahora puedes suscribirte a nuestro Nuevo boletín semanal

Suscríbete