El sarampión en NY enfrenta a la comunidad judía

Foto cortesía.

Un brote de esta infección, en la comunidad ortodoxa de Brooklyn, ha puesto en jaque a las autoridades  que bajo amenaza de multa obligan a la vacunación.


Comunidad judía ortodoxa rechaza vacunas mismas que evitarían epidemia de sarampión en Nueva York.
cortesía

Un brote de sarampión, en la comunidad judía ortodoxa de Brooklyn, ha puesto en jaque a las autoridades neoyorquinas, quienes bajo amenaza de multa obligan a la vacunación, un debate que enfrenta a la propia comunidad judía mientras la enfermedad se extiende por el estado de Nueva York.


Desde que, el pasado martes, el alcalde Bill de Blasio decretó la emergencia pública de salud en el barrio de Williamsburg, el conflicto está servido entre quienes acusan a la medida de coartar las libertades religiosas y los que defienden que es necesaria, con más de 300 casos de sarampión confirmados desde octubre, en el estado de Nueva York.


De estos, 285 se han producido en la ciudad de Nueva York, mientras que en el Condado de Rockland, al norte de la urbe, se han registrado 184 y en el de Westchester, otros 8.


En total, en Estados Unidos se han registrado 837 casos desde que se inició la epidemia en otoño, que en Nueva York arrancó tras el viaje de una familia judía ortodoxa a Israel, donde un niño sin vacunar se contagió de la enfermedad.


Muchos alegan que la decisión de no inocularse se basa en sus creencias religiosas, sin embargo, rabinos como Jonathan Leener, en declaraciones a EFE, aseguran todo lo contrario.


El seno de la comunidad judía teme que, por algunos padres que deciden no inmunizar a sus hijos, las agresiones antisemitas se multipliquen ya que son fácilmente identificables por su apariencia.


Entre las comunidades judías de Brooklyn circula una publicación que alerta de que las vacunas contienen “ADN de mono, rata y cerdo”, están fabricadas con células de fetos humanos abortados y que generan autismo.


“La presión externa puede no ser el mejor aliciente para una comunidad muy celosa de su privacidad y costumbres”, asegura el rabino Leener. (I)


Profesionales judíos del hasidismo han anunciado la puesta en marcha de la revista pro-vacunas: ‘Padres informados y educados’.

El sarampión en NY enfrenta a la comunidad judía

Foto cortesía.

Un brote de esta infección, en la comunidad ortodoxa de Brooklyn, ha puesto en jaque a las autoridades  que bajo amenaza de multa obligan a la vacunación.


Comunidad judía ortodoxa rechaza vacunas mismas que evitarían epidemia de sarampión en Nueva York.
cortesía

Un brote de sarampión, en la comunidad judía ortodoxa de Brooklyn, ha puesto en jaque a las autoridades neoyorquinas, quienes bajo amenaza de multa obligan a la vacunación, un debate que enfrenta a la propia comunidad judía mientras la enfermedad se extiende por el estado de Nueva York.


Desde que, el pasado martes, el alcalde Bill de Blasio decretó la emergencia pública de salud en el barrio de Williamsburg, el conflicto está servido entre quienes acusan a la medida de coartar las libertades religiosas y los que defienden que es necesaria, con más de 300 casos de sarampión confirmados desde octubre, en el estado de Nueva York.


De estos, 285 se han producido en la ciudad de Nueva York, mientras que en el Condado de Rockland, al norte de la urbe, se han registrado 184 y en el de Westchester, otros 8.


En total, en Estados Unidos se han registrado 837 casos desde que se inició la epidemia en otoño, que en Nueva York arrancó tras el viaje de una familia judía ortodoxa a Israel, donde un niño sin vacunar se contagió de la enfermedad.


Muchos alegan que la decisión de no inocularse se basa en sus creencias religiosas, sin embargo, rabinos como Jonathan Leener, en declaraciones a EFE, aseguran todo lo contrario.


El seno de la comunidad judía teme que, por algunos padres que deciden no inmunizar a sus hijos, las agresiones antisemitas se multipliquen ya que son fácilmente identificables por su apariencia.


Entre las comunidades judías de Brooklyn circula una publicación que alerta de que las vacunas contienen “ADN de mono, rata y cerdo”, están fabricadas con células de fetos humanos abortados y que generan autismo.


“La presión externa puede no ser el mejor aliciente para una comunidad muy celosa de su privacidad y costumbres”, asegura el rabino Leener. (I)


Profesionales judíos del hasidismo han anunciado la puesta en marcha de la revista pro-vacunas: ‘Padres informados y educados’.

Boletín Que gara
Qué gara

Ahora puedes suscribirte a nuestro Nuevo boletín semanal

Suscríbete