¿Sabes qué es y para qué sirve la catálisis?

Un catalizador es una sustancia que sin ser modificada o consumida durante el proceso, cambia la velocidad de una reacción química. Los catalizadores pueden ser positivos, cuando aceleran la velocidad de reacción, o negativos, cuando desaceleran la velocidad de reacción. Al cambiar la velocidad de reacción no se alteran las condiciones de equilibrio, es decir, los catalizadores afectan por igual a la reacción directa y a la inversa. El catalizador aumenta la velocidad de la reacción química al reducir la energía del estado de transición y así disminuir la energía de activación y/o cambiando el mecanismo de la reacción. La catálisis puede ser homogénea, heterogénea o enzimática.


La catálisis homogénea se produce en una sola fase líquida o gaseosa; es decir, catalizador y reactivos se encuentran en la misma fase. También entran en la clasificación de catálisis heterogénea los catalizadores sólidos o reactivos gaseosos que se encuentran disueltos en líquidos, conformando una sola fase. Como ejemplos de catálisis homogénea tenemos la oxidación de la materia orgánica presente como contaminante del agua a través del proceso Fenton que consiste en la formación de radicales oxidrilos de alto potencial de oxidación desde el peróxido de hidrogeno y el hierro solubilizado como catalizador.


La catálisis heterogénea ocurre en sistemas de reacción polifásicos (varias fases), la reacción se produce en la interfase. El catalizador, generalmente, es un sólido y los reactivos gases o líquidos. Este tipo de catálisis tiene como ventaja el poder recuperar el catalizador pues al estar en una fase diferente a los reactivos, se lo puede separar al final de la reacción con relativa facilidad. La catálisis heterogénea es la más utilizada en la industria. Como ejemplos de catálisis positiva tenemos a la síntesis de amoniaco catalizada por hierro, la preparación de polímeros desde el etileno y catalizadores de Ziegler-Natta, la producción de margarina a través de la hidrogenación de aceites vegetales catalizada por níquel, la transformación de los gases que provienen del escape de los automóviles en gases más inocuos a través de convertidores catalíticos.


En la catálisis enzimática se usan enzimas que son catalizadores biológicos de alto peso molecular. Como ejemplo tenemos al pardeamiento enzimático deseado en el café, el cacao y el té por el mejoramiento que se produce en las características organolépticas y no deseado en las frutas.


Como ejemplo de catálisis negativa tenemos el enlentecimiento del proceso de oxidación de materia orgánica en frutas debido al ácido cítrico presente en frutas cítricas. (O)

¿Sabes qué es y para qué sirve la catálisis?

Un catalizador es una sustancia que sin ser modificada o consumida durante el proceso, cambia la velocidad de una reacción química. Los catalizadores pueden ser positivos, cuando aceleran la velocidad de reacción, o negativos, cuando desaceleran la velocidad de reacción. Al cambiar la velocidad de reacción no se alteran las condiciones de equilibrio, es decir, los catalizadores afectan por igual a la reacción directa y a la inversa. El catalizador aumenta la velocidad de la reacción química al reducir la energía del estado de transición y así disminuir la energía de activación y/o cambiando el mecanismo de la reacción. La catálisis puede ser homogénea, heterogénea o enzimática.


La catálisis homogénea se produce en una sola fase líquida o gaseosa; es decir, catalizador y reactivos se encuentran en la misma fase. También entran en la clasificación de catálisis heterogénea los catalizadores sólidos o reactivos gaseosos que se encuentran disueltos en líquidos, conformando una sola fase. Como ejemplos de catálisis homogénea tenemos la oxidación de la materia orgánica presente como contaminante del agua a través del proceso Fenton que consiste en la formación de radicales oxidrilos de alto potencial de oxidación desde el peróxido de hidrogeno y el hierro solubilizado como catalizador.


La catálisis heterogénea ocurre en sistemas de reacción polifásicos (varias fases), la reacción se produce en la interfase. El catalizador, generalmente, es un sólido y los reactivos gases o líquidos. Este tipo de catálisis tiene como ventaja el poder recuperar el catalizador pues al estar en una fase diferente a los reactivos, se lo puede separar al final de la reacción con relativa facilidad. La catálisis heterogénea es la más utilizada en la industria. Como ejemplos de catálisis positiva tenemos a la síntesis de amoniaco catalizada por hierro, la preparación de polímeros desde el etileno y catalizadores de Ziegler-Natta, la producción de margarina a través de la hidrogenación de aceites vegetales catalizada por níquel, la transformación de los gases que provienen del escape de los automóviles en gases más inocuos a través de convertidores catalíticos.


En la catálisis enzimática se usan enzimas que son catalizadores biológicos de alto peso molecular. Como ejemplo tenemos al pardeamiento enzimático deseado en el café, el cacao y el té por el mejoramiento que se produce en las características organolépticas y no deseado en las frutas.


Como ejemplo de catálisis negativa tenemos el enlentecimiento del proceso de oxidación de materia orgánica en frutas debido al ácido cítrico presente en frutas cítricas. (O)

Boletín Que gara
Qué gara

Ahora puedes suscribirte a nuestro Nuevo boletín semanal

Suscríbete