Rumiñahui espera al turista con 18 cascadas

Desde el complejo ecológico ‘Las Tres Cascadas’ en el barrio Loreto, de Sangolquí, se accede a cuatro caídas de agua de hasta 30 metros de altura.
FOTO: Victor Vergara EL TELÉGRAFO

El cantón Rumiñahui, en la provincia de Pichincha, descubre sus secretos turísticos. A una hora de la capital está el barrio rural Loreto, en Sangolquí. Allí se encuentra el complejo ecológico ‘Las Tres Cascadas’.

La ‘Cascada de los Deseos’ es la primera que se divisa en el camino. Se trata de un espectáculo de la naturaleza, pues cuenta con más de 30 metros de altura y agua cristalina.

A unos seis minutos de caminata se llega a la segunda caída de agua, ‘Suruhuaco’. Óscar Ortega, administrador del complejo, cuenta que las caídas de agua se alimentan de los volcanes Antisana, Sincholagua y Cotopaxi, por lo que muchos consideran que son sitios de sanación.

El recorrido se realiza en más de dos horas y media. “Aquí guiamos a los visitantes para ubicarlos en el camping. Los que vienen en la noche también son atendidos”, explica Óscar Ortega. (I)

Rumiñahui espera al turista con 18 cascadas

Desde el complejo ecológico ‘Las Tres Cascadas’ en el barrio Loreto, de Sangolquí, se accede a cuatro caídas de agua de hasta 30 metros de altura.
FOTO: Victor Vergara EL TELÉGRAFO

El cantón Rumiñahui, en la provincia de Pichincha, descubre sus secretos turísticos. A una hora de la capital está el barrio rural Loreto, en Sangolquí. Allí se encuentra el complejo ecológico ‘Las Tres Cascadas’.

La ‘Cascada de los Deseos’ es la primera que se divisa en el camino. Se trata de un espectáculo de la naturaleza, pues cuenta con más de 30 metros de altura y agua cristalina.

A unos seis minutos de caminata se llega a la segunda caída de agua, ‘Suruhuaco’. Óscar Ortega, administrador del complejo, cuenta que las caídas de agua se alimentan de los volcanes Antisana, Sincholagua y Cotopaxi, por lo que muchos consideran que son sitios de sanación.

El recorrido se realiza en más de dos horas y media. “Aquí guiamos a los visitantes para ubicarlos en el camping. Los que vienen en la noche también son atendidos”, explica Óscar Ortega. (I)