Se busca reducir trabajo infantil al 2,4 por ciento

Niños, jóvenes y adultos participan en una marcha contra el trabajo infantil.

El Gobierno presentó un plan de acción con tres ejes, entre el que destaca la reactivación del pago a familias de bajos recursos para evitar la actividad laboral de niños, niñas y adolescentes.

Durante una reunión que mantuvo ayer el presidente Lenín Moreno con los ministros del Trabajo, Inclusión Social, Salud, Educación y del Consejo Intergeneracional se presentaron los avances de la lucha contra trabajo infantil en el país.

“Hoy 12 de junio (ayer) es el Día de la Erradicación del Trabajo Infantil. Nuestra Constitución es totalmente clara. Está prohibida cualquier forma de trabajo para la niñez y adolescencia”, expresó Moreno.

El frente social presentó al mandatario un plan de acción que cuenta con tres ejes: fortalecimiento de la protección social, que está relacionada con las transferencias monetarias, bono de desarrollo humano y variable; corresponsabilidad de las familias que reciben los bonos para que sus niños tengan derechos a la salud y educación, y finalmente, atención al trabajo infantil peligroso, canteras, minas y basurales.

El presidente Moreno señaló que el 5,4 por ciento de la población infanto-juvenil trabaja y que la meta, para el segundo período de Gobierno, es reducir nominalmente la cifra al 2,4 por ciento. Indicó que el trabajo infantil tiene varias causales, entre ellas se encuentra la excesiva tolerancia y complicidad de los padres, familiares, autoridades locales, entre otras.

Berenice Cordero, ministra de Inclusión Económica y Social, mencionó que en el Ecuador existen 380.000 niños entre cinco y siete años que trabajan.

Indicó que el país en 2013 tuvo un momento de disminución progresiva de trabajo infantil. En aquella época se contabilizaban 250.000 menores en esas condiciones.

Agregó que partir de ese año, por las circunstancias macroeconómicas y la disminución de protección social, se produjo un incremento progresivo del trabajo infantil. (I)

Se busca reducir trabajo infantil al 2,4 por ciento

Niños, jóvenes y adultos participan en una marcha contra el trabajo infantil.

El Gobierno presentó un plan de acción con tres ejes, entre el que destaca la reactivación del pago a familias de bajos recursos para evitar la actividad laboral de niños, niñas y adolescentes.

Durante una reunión que mantuvo ayer el presidente Lenín Moreno con los ministros del Trabajo, Inclusión Social, Salud, Educación y del Consejo Intergeneracional se presentaron los avances de la lucha contra trabajo infantil en el país.

“Hoy 12 de junio (ayer) es el Día de la Erradicación del Trabajo Infantil. Nuestra Constitución es totalmente clara. Está prohibida cualquier forma de trabajo para la niñez y adolescencia”, expresó Moreno.

El frente social presentó al mandatario un plan de acción que cuenta con tres ejes: fortalecimiento de la protección social, que está relacionada con las transferencias monetarias, bono de desarrollo humano y variable; corresponsabilidad de las familias que reciben los bonos para que sus niños tengan derechos a la salud y educación, y finalmente, atención al trabajo infantil peligroso, canteras, minas y basurales.

El presidente Moreno señaló que el 5,4 por ciento de la población infanto-juvenil trabaja y que la meta, para el segundo período de Gobierno, es reducir nominalmente la cifra al 2,4 por ciento. Indicó que el trabajo infantil tiene varias causales, entre ellas se encuentra la excesiva tolerancia y complicidad de los padres, familiares, autoridades locales, entre otras.

Berenice Cordero, ministra de Inclusión Económica y Social, mencionó que en el Ecuador existen 380.000 niños entre cinco y siete años que trabajan.

Indicó que el país en 2013 tuvo un momento de disminución progresiva de trabajo infantil. En aquella época se contabilizaban 250.000 menores en esas condiciones.

Agregó que partir de ese año, por las circunstancias macroeconómicas y la disminución de protección social, se produjo un incremento progresivo del trabajo infantil. (I)