Protestas paralizan a Cataluña

La huelga general independentista de ayer en la región española de Cataluña se desarrolló con cortes de carreteras y manifestaciones masivas, tras cuatro días de incidentes violentos en protestas callejeras contra la sentencia judicial que condenó a nueve líderes secesionistas.


Miles de personas llegaron ayer a Barcelona en cinco columnas desde varias partes de Cataluña para unirse en una gran manifestación de repulsa de la sentencia del Tribunal Supremo español, que condenó a penas de entre 9 y 13 años prisión a los dirigentes procesados por organizar un referéndum ilegal de “autodeterminación”.


La huelga convocada por los sindicatos minoritarios independentistas Intersindical-CSC e Intersindical Alternativa de Catalunya, IAC, es la cuarta movilización de este tipo vinculada al secesionismo catalán en menos de dos años.


El seguimiento es inferior al 50 por ciento en la mayoría de sectores públicos, salvo en las universidades que es del 90 por ciento; y en el comercio es de entre el 60 y el 80, según datos oficiales del gobierno regional Catalán.


Por el contrario, los sindicatos convocantes consideran que la huelga es un “éxito” y que se ha extendido por gran parte de la región.
En la industria, la fábrica de automóviles de Seat de Martorell de Barcelona, interrumpió la producción de forma preventiva desde la tarde del jueves, mientras que la de Nissan abrió con normalidad su factoría de la Zona Franca de Barcelona.


La Confederación Española de Transporte de Mercancías, CETM, calcula en 25 millones de euros la pérdida diaria a causa del bloqueo intermitente de las carreteras catalanas, que comenzó el lunes pasado y que prosiguió ayer.


Miles de estudiantes no asistieron ayer a clase y se manifestaron en la plaza de la Universidad de Barcelona con el lema “Por la República catalana del pueblo, los trabajadores y la juventud”. Un grupo de alumnos arrojó huevos, latas, botellas de plástico y rollos de papel higiénico contra los agentes que custodiaban la Jefatura Superior de Policía de Barcelona.


Centenares de independentistas bloquearon los accesos al templo de la Sagrada Familia, el monumento barcelonés más visitado por los turistas y uno de los más conocidos de España en el mundo, lo que frustró el acceso de visitantes extranjeros. (I)

Protestas paralizan a Cataluña

La huelga general independentista de ayer en la región española de Cataluña se desarrolló con cortes de carreteras y manifestaciones masivas, tras cuatro días de incidentes violentos en protestas callejeras contra la sentencia judicial que condenó a nueve líderes secesionistas.


Miles de personas llegaron ayer a Barcelona en cinco columnas desde varias partes de Cataluña para unirse en una gran manifestación de repulsa de la sentencia del Tribunal Supremo español, que condenó a penas de entre 9 y 13 años prisión a los dirigentes procesados por organizar un referéndum ilegal de “autodeterminación”.


La huelga convocada por los sindicatos minoritarios independentistas Intersindical-CSC e Intersindical Alternativa de Catalunya, IAC, es la cuarta movilización de este tipo vinculada al secesionismo catalán en menos de dos años.


El seguimiento es inferior al 50 por ciento en la mayoría de sectores públicos, salvo en las universidades que es del 90 por ciento; y en el comercio es de entre el 60 y el 80, según datos oficiales del gobierno regional Catalán.


Por el contrario, los sindicatos convocantes consideran que la huelga es un “éxito” y que se ha extendido por gran parte de la región.
En la industria, la fábrica de automóviles de Seat de Martorell de Barcelona, interrumpió la producción de forma preventiva desde la tarde del jueves, mientras que la de Nissan abrió con normalidad su factoría de la Zona Franca de Barcelona.


La Confederación Española de Transporte de Mercancías, CETM, calcula en 25 millones de euros la pérdida diaria a causa del bloqueo intermitente de las carreteras catalanas, que comenzó el lunes pasado y que prosiguió ayer.


Miles de estudiantes no asistieron ayer a clase y se manifestaron en la plaza de la Universidad de Barcelona con el lema “Por la República catalana del pueblo, los trabajadores y la juventud”. Un grupo de alumnos arrojó huevos, latas, botellas de plástico y rollos de papel higiénico contra los agentes que custodiaban la Jefatura Superior de Policía de Barcelona.


Centenares de independentistas bloquearon los accesos al templo de la Sagrada Familia, el monumento barcelonés más visitado por los turistas y uno de los más conocidos de España en el mundo, lo que frustró el acceso de visitantes extranjeros. (I)

Boletín Que gara
Qué gara

Ahora puedes suscribirte a nuestro Nuevo boletín semanal

Suscríbete