Preocupación por la mutilación genital femenina

Poblado en Turkana, Kenia, donde se practica la mutilación genital femenina como ritual.

Esta práctica puede causar dolor crónico, infecciones, sangrados, ansiedad, depresión, VIH, complicaciones durante el parto e incluso la muerte.

Más de 4 millones de niñas se hallan en riesgo de sufrir mutilación genital en 2020, según señaló la ONG Amref en el Día Mundial para la erradicación de esta práctica.

La mutilación genital femenina se concentra en cerca de 30 países de África, Oriente Medio, Asia y algunas pequeñas comunidades de Latinoamérica.

Más de 200 millones de mujeres y niñas ya la han sufrido en estos países, subraya la ONU, que tienen como objetivo acabar con esta agresión para el año 2030.

Esta práctica puede causar dolor crónico, infecciones, sangrados, mayor riesgo de transmisión del VIH, ansiedad, depresión, complicaciones durante el parto, infecundidad e incluso la muerte.

Según Amref, para acabar con la mutilación genital femenina no solo debe quedar penada por la ley, sino también educar e informar a las mujeres de todas las edades: “Al ser algo cultural y ancestral, para erradicarla es esencial aliarse con las comunidades que la practican”, informa Deutsche Welle.

En 2012 la Asamblea General de la ONU designó el 6 de febrero como el Día Internacional de Tolerancia Cero para la Mutilación Genital Femenina, considerada como violación grave de los derechos humanos, la salud y la integridad de las mujeres y las niñas.

Jaha Dukureh
La retirada total o parcial de los genitales externos de las mujeres es reconocida internacionalmente como una violación de los Derechos Humanos de las mujeres y niñas, como atestiguan víctimas como la gambiana Jaha Dukureh, embajadora de buena voluntad de ONU Mujeres.

En su caso, sufrió una mutilación de tipo tres, que contempla el estrechamiento de la abertura vaginal. (I)

Preocupación por la mutilación genital femenina

Poblado en Turkana, Kenia, donde se practica la mutilación genital femenina como ritual.

Esta práctica puede causar dolor crónico, infecciones, sangrados, ansiedad, depresión, VIH, complicaciones durante el parto e incluso la muerte.

Más de 4 millones de niñas se hallan en riesgo de sufrir mutilación genital en 2020, según señaló la ONG Amref en el Día Mundial para la erradicación de esta práctica.

La mutilación genital femenina se concentra en cerca de 30 países de África, Oriente Medio, Asia y algunas pequeñas comunidades de Latinoamérica.

Más de 200 millones de mujeres y niñas ya la han sufrido en estos países, subraya la ONU, que tienen como objetivo acabar con esta agresión para el año 2030.

Esta práctica puede causar dolor crónico, infecciones, sangrados, mayor riesgo de transmisión del VIH, ansiedad, depresión, complicaciones durante el parto, infecundidad e incluso la muerte.

Según Amref, para acabar con la mutilación genital femenina no solo debe quedar penada por la ley, sino también educar e informar a las mujeres de todas las edades: “Al ser algo cultural y ancestral, para erradicarla es esencial aliarse con las comunidades que la practican”, informa Deutsche Welle.

En 2012 la Asamblea General de la ONU designó el 6 de febrero como el Día Internacional de Tolerancia Cero para la Mutilación Genital Femenina, considerada como violación grave de los derechos humanos, la salud y la integridad de las mujeres y las niñas.

Jaha Dukureh
La retirada total o parcial de los genitales externos de las mujeres es reconocida internacionalmente como una violación de los Derechos Humanos de las mujeres y niñas, como atestiguan víctimas como la gambiana Jaha Dukureh, embajadora de buena voluntad de ONU Mujeres.

En su caso, sufrió una mutilación de tipo tres, que contempla el estrechamiento de la abertura vaginal. (I)