Organizaciones indígenas y sociales anuncian que continúan con la resistencia

El Colectivo Unitario Nacional de Trabajadores, Indígenas, Organizaciones Sociales y Populares, a través de sus voceros, ratificaron la continuidad de las movilizaciones en todo el territorio nacional.

Grupos indígenas se movilizan en el centro del país, especialmente en las provincia de Cotopaxi, Tungurahua, Chimborazo y al norte de Imbabura, según informó Apawki Castro, dirigente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie).

"Como movimiento indígena en articulación con otros sectores haremos la entrada el día martes (8 de octubre) a la ciudad de Quito, para poner en planteamiento nuestras demandas", indicó Castro.

A las 13:20 de este sábado 5 de octubre, más de 2.500 familias caminaron 20 kilómetros desde el cantón hasta el centro de Riobamba.

Un contingente de policías resguarda en los bajos de la Gobernación de Chimborazo. Los indígenas dejaron un pliego de peticiones a la Gobernadora de Chimborazo, además aseguraron que esta es una lucha pacífica.

Los principales pedidos son la derogación del Decreto N.-883 que establece la liberación de precios de gasolina extra, ecopaís y diésel, y todo el paquete de medidas económicas anunciadas por el Gobierno Nacional el 1 de octubre.

Además piden declarar a Ecuador como libre de la minería metálica, el cuidado de los páramos, piden mayor inversión económica en el sector agropecuario, transporte comunitario, más medios de comunicación para los pueblos, nacionalidades y comunidades.

El presidente del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), Mesías Tatamuez, indicó que "el día de ayer declaramos que continúe la movilización social amparado en el artículo 98 (de la Constitución) que establece el derecho a la resistencia".

Rechazan ser partícipes de vandalismo y saqueos. "Los trabajadores, los indígenas jamás hemos sido saqueadores ni hemos destruido la propiedad privada, no somos delincuentes, somos ecuatoriano honrados", aseguró.

Nelson Erazo, presidente del Frente Popular, manifestó la continuidad de las acciones de movilización hasta el 9 de octubre, donde se llevará a efecto la Gran Huelga Nacional y el Paro del Pueblo.

De su lado Jaime Vargas, presidente de la Conaie, convocó a continuar con la gran movilización en todo el territorio nacional para exigir al gobierno el respeto a los derechos colectivos de los pueblos.

"Rechazamos todos los atropellos cometidos en estas jornadas de lucha, exigimos la inmediata libertad de los 350 detenidos arbitrariamente por ejercer el derecho constitucional a la resistencia", indicó.

En Loja, el pueblo Kichwa Saraguro decidió sumarse a la paralización en rechazo a las medidas económicas. “El estado de excepción, decretado a partir del jueves 3 de octubre y vigente por 60 días, nos llama a paralizar al cantón, provincia y país”, dijo el presidente la Federación Interprovincial de Indígenas Saraguros (FIIS), Luis Minga.

En el pliego de peticiones esta la derogación del estado de excepción, dejar sin efecto las concesiones mineras, madereras e hidroeléctricas a cambio del fortalecimiento de áreas como turismo comunitario y agricultura.

En Cuenca, los estudiantes de la Universidad del Azuay, con el apoyo de los bomberos y el pueblo en general, realizaron la limpieza de las calles del Centro Histórico, luego de las manifestaciones de los últimos días.

La Conaie alertó en la mañana una represión por parte de un contingente militar a las comunidades de Cariacu y Puliza, en territorio del Pueblo Kayambi (Cayambe), que mantienen acciones de resistencia en movilización nacional indefinida contra medidas económicas.

La Confeniae también anunció que las bases del movimiento indígena se pliegan de manera progresiva. "En el territorio shuar de Pastaza FENASH-P cumple el tercer día de paro con el cierre de vía en tres puntos en un tramo de 15 kilómetros", según su cuenta en Twitter. (I)

Organizaciones indígenas y sociales anuncian que continúan con la resistencia

El Colectivo Unitario Nacional de Trabajadores, Indígenas, Organizaciones Sociales y Populares, a través de sus voceros, ratificaron la continuidad de las movilizaciones en todo el territorio nacional.

Grupos indígenas se movilizan en el centro del país, especialmente en las provincia de Cotopaxi, Tungurahua, Chimborazo y al norte de Imbabura, según informó Apawki Castro, dirigente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie).

"Como movimiento indígena en articulación con otros sectores haremos la entrada el día martes (8 de octubre) a la ciudad de Quito, para poner en planteamiento nuestras demandas", indicó Castro.

A las 13:20 de este sábado 5 de octubre, más de 2.500 familias caminaron 20 kilómetros desde el cantón hasta el centro de Riobamba.

Un contingente de policías resguarda en los bajos de la Gobernación de Chimborazo. Los indígenas dejaron un pliego de peticiones a la Gobernadora de Chimborazo, además aseguraron que esta es una lucha pacífica.

Los principales pedidos son la derogación del Decreto N.-883 que establece la liberación de precios de gasolina extra, ecopaís y diésel, y todo el paquete de medidas económicas anunciadas por el Gobierno Nacional el 1 de octubre.

Además piden declarar a Ecuador como libre de la minería metálica, el cuidado de los páramos, piden mayor inversión económica en el sector agropecuario, transporte comunitario, más medios de comunicación para los pueblos, nacionalidades y comunidades.

El presidente del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), Mesías Tatamuez, indicó que "el día de ayer declaramos que continúe la movilización social amparado en el artículo 98 (de la Constitución) que establece el derecho a la resistencia".

Rechazan ser partícipes de vandalismo y saqueos. "Los trabajadores, los indígenas jamás hemos sido saqueadores ni hemos destruido la propiedad privada, no somos delincuentes, somos ecuatoriano honrados", aseguró.

Nelson Erazo, presidente del Frente Popular, manifestó la continuidad de las acciones de movilización hasta el 9 de octubre, donde se llevará a efecto la Gran Huelga Nacional y el Paro del Pueblo.

De su lado Jaime Vargas, presidente de la Conaie, convocó a continuar con la gran movilización en todo el territorio nacional para exigir al gobierno el respeto a los derechos colectivos de los pueblos.

"Rechazamos todos los atropellos cometidos en estas jornadas de lucha, exigimos la inmediata libertad de los 350 detenidos arbitrariamente por ejercer el derecho constitucional a la resistencia", indicó.

En Loja, el pueblo Kichwa Saraguro decidió sumarse a la paralización en rechazo a las medidas económicas. “El estado de excepción, decretado a partir del jueves 3 de octubre y vigente por 60 días, nos llama a paralizar al cantón, provincia y país”, dijo el presidente la Federación Interprovincial de Indígenas Saraguros (FIIS), Luis Minga.

En el pliego de peticiones esta la derogación del estado de excepción, dejar sin efecto las concesiones mineras, madereras e hidroeléctricas a cambio del fortalecimiento de áreas como turismo comunitario y agricultura.

En Cuenca, los estudiantes de la Universidad del Azuay, con el apoyo de los bomberos y el pueblo en general, realizaron la limpieza de las calles del Centro Histórico, luego de las manifestaciones de los últimos días.

La Conaie alertó en la mañana una represión por parte de un contingente militar a las comunidades de Cariacu y Puliza, en territorio del Pueblo Kayambi (Cayambe), que mantienen acciones de resistencia en movilización nacional indefinida contra medidas económicas.

La Confeniae también anunció que las bases del movimiento indígena se pliegan de manera progresiva. "En el territorio shuar de Pastaza FENASH-P cumple el tercer día de paro con el cierre de vía en tres puntos en un tramo de 15 kilómetros", según su cuenta en Twitter. (I)

Boletín Que gara
Qué gara

Ahora puedes suscribirte a nuestro Nuevo boletín semanal

Suscríbete