La ONU llega a un acuerdo ambiental

En la cumbre medioambiental decidieron firmar un convenio para acabar con la contaminación marina y disminuir el uso de plástico para cuidar el ambiente.
Delegados de diferentes países durante la Asamblea de Medioambiente de la Organización de Naciones Unidas.
FOTO: Edurne Morillo Efe

La IV Asamblea de Medioambiente de la ONU, UNEA-4, que se clausuró ayer en Nairobi, logró un acuerdo general provisional pendiente de firma, que entraría en vigor en 2030, para acabar con la contaminación marina por plásticos y microplásticos.

Sin embargo, la declaración final de la UNEA-4 deja fuera el problema global de la deforestación, según adelantaron el presidente de la Asamblea y ministro estonio de Medioambiente, Siim Kiisler, y la directora ejecutiva en funciones de ONU Medioambiente, Joyce Msuya, así como el ministro noruego de Medioambiente, Ola Elvestuen.

Kiisler explicó que no quería ser “diplomáticamente incorrecto” y no pudo confirmar si países como Brasil y Estados Unidos habrían entorpecido los acuerdos en algunos temas como la deforestación.

El ministro, que terminó su presidencia rotatoria de la Asamblea, añadió que los integrantes de la directiva y el grupo de trabajo de esta Asamblea “se sentían optimistas sobre los resultados finales de la misma”, que se darán a conocer a última hora de la tarde de hoy. (I)

La ONU llega a un acuerdo ambiental

Delegados de diferentes países durante la Asamblea de Medioambiente de la Organización de Naciones Unidas.
FOTO: Edurne Morillo Efe

La IV Asamblea de Medioambiente de la ONU, UNEA-4, que se clausuró ayer en Nairobi, logró un acuerdo general provisional pendiente de firma, que entraría en vigor en 2030, para acabar con la contaminación marina por plásticos y microplásticos.

Sin embargo, la declaración final de la UNEA-4 deja fuera el problema global de la deforestación, según adelantaron el presidente de la Asamblea y ministro estonio de Medioambiente, Siim Kiisler, y la directora ejecutiva en funciones de ONU Medioambiente, Joyce Msuya, así como el ministro noruego de Medioambiente, Ola Elvestuen.

Kiisler explicó que no quería ser “diplomáticamente incorrecto” y no pudo confirmar si países como Brasil y Estados Unidos habrían entorpecido los acuerdos en algunos temas como la deforestación.

El ministro, que terminó su presidencia rotatoria de la Asamblea, añadió que los integrantes de la directiva y el grupo de trabajo de esta Asamblea “se sentían optimistas sobre los resultados finales de la misma”, que se darán a conocer a última hora de la tarde de hoy. (I)