Lula da Silva celebra su libertad y Bolsonaro la cuestiona

Foto cortesía.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva afirmó ayer que, en abril de 2018, optó por ir a la cárcel tras ser condenado “injustamente” en vez de elegir el exilio, porque precisaba “probar la mentira” en su contra.


“Podría haber ido a una embajada, a otro país, pero precisaba probar la mentira y que Sergio Moro (hoy ministro de Justicia que le condenó en su momento) no era un juez, sino un canalla”, dijo Lula frente a la sede del sindicato metalúrgico de Sao Bernardo do Campo, un día después de ser liberado gracias a una decisión del Supremo.


En el lugar, el mismo en que Lula se atrincheró en abril de 2018 y resistió durante dos días la orden de prisión en su contra, se  congregaron miles de personas y toda la dirección del Partido de los Trabajadores, PT, así como dirigentes de otras fuerzas del arco progresista nacional y diversos movimientos sociales.
Por su lado el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, afirmó ayer que Lula “está suelto, pero con todos sus crímenes sobre la espalda”, en la que ha sido su primera reacción directa a la excarcelación del exmandatario.


Hasta ahora, el líder de la ultraderecha y mayor antagonista de Lula en la política, solo había hecho algún comentario indirecto sobre la excarcelación del antiguo líder sindical, ocurrida este viernes, tras 580 días en prisión.


“Iniciamos hace pocos meses una nueva fase de la recuperación de Brasil y ese no es un proceso rápido, aunque avanzamos con hechos. No le dé munición al canalla, que está momentáneamente libre, pero cargado de culpa”, escribió Bolsonaro en su cuenta de Twitter al respecto de la excarcelación del expresidente. (I)

Lula da Silva celebra su libertad y Bolsonaro la cuestiona

Foto cortesía.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva afirmó ayer que, en abril de 2018, optó por ir a la cárcel tras ser condenado “injustamente” en vez de elegir el exilio, porque precisaba “probar la mentira” en su contra.


“Podría haber ido a una embajada, a otro país, pero precisaba probar la mentira y que Sergio Moro (hoy ministro de Justicia que le condenó en su momento) no era un juez, sino un canalla”, dijo Lula frente a la sede del sindicato metalúrgico de Sao Bernardo do Campo, un día después de ser liberado gracias a una decisión del Supremo.


En el lugar, el mismo en que Lula se atrincheró en abril de 2018 y resistió durante dos días la orden de prisión en su contra, se  congregaron miles de personas y toda la dirección del Partido de los Trabajadores, PT, así como dirigentes de otras fuerzas del arco progresista nacional y diversos movimientos sociales.
Por su lado el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, afirmó ayer que Lula “está suelto, pero con todos sus crímenes sobre la espalda”, en la que ha sido su primera reacción directa a la excarcelación del exmandatario.


Hasta ahora, el líder de la ultraderecha y mayor antagonista de Lula en la política, solo había hecho algún comentario indirecto sobre la excarcelación del antiguo líder sindical, ocurrida este viernes, tras 580 días en prisión.


“Iniciamos hace pocos meses una nueva fase de la recuperación de Brasil y ese no es un proceso rápido, aunque avanzamos con hechos. No le dé munición al canalla, que está momentáneamente libre, pero cargado de culpa”, escribió Bolsonaro en su cuenta de Twitter al respecto de la excarcelación del expresidente. (I)

Boletín Que gara
Qué gara

Ahora puedes suscribirte a nuestro Nuevo boletín semanal

Suscríbete