La concha más deseada y que valía más que el oro en época precolombina

Los danzantes, los músicos y las reinas del cantón presiden las alegres paradas. Una carishina brinda un “traguito” de licor a un turista, durante un desfile de Las Octavas de Corpus Christi. Los desfiles se desarrollan al  ritmo de las tradicionales melodías autóctonas.

 
La alegría y el bullicio del pingullero, el curiquingue, la waricha, el caporal y el Aya Uma, se hacen presentes en el cantón Mocha cada mes de junio, cuando se celebra a San Juan, patrono del pueblo. Esta festividad se denomina Las Octavas de Corpus Christi o las Octavas de Mocha, cuyo día de mayor algarabía es el 24 de junio.
Esta celebración es una mezcla de tradiciones y cultura católica, indígena y hebrea, cuyo objetivo es destacar la herencia multicultural de la localidad, así como su riqueza agrícola.


Los jubilosos y coloridos desfiles tienen lugar en las callejuelas del cantón, en cuyos costados se instalan los espectadores, algunos extranjeros, para observar el singular recorrido entre melodías autóctonas y uno que otro “traguito” de licor.


Orígenes
Noé Mayorga, pintor y gestor cultural tungurahuense, es un experto en Las Octavas de Mocha. Además de poseer una indiscutible pasión por la cultura andina y por su provincia, él y un grupo de familiares y amigos reavivaron esta fiesta que había permanecido en el olvido por un tiempo.


“Se la denomina ‘octavas’ como parte de la herencia judía que tuvieron los colonos españoles. Luego del Sabbat, rito semanal de los hebreos, ellos festejan una especie de fiesta en la que se agradece por todas las bendiciones. Esta tradición la trajeron a América y aunque luego ya se cristianizaron, la mezclaron con el Corpus Christi”, explicó Noé Mayorga.


Hasta hace ocho años, la fiesta de Las Octavas con su componente folclórico, estuvo relegada en Mocha por varias razones. “Entre ellas la desorganización, no obstante, en un esfuerzo por reavivar esta hermosa tradición se resolvió  ‘resucitar’ el carácter alegre del festejo. Para ello se contó con ayuda de las autoridades, y hoy buscamos la declaratoria de Patrimonio Cultural de Ecuador”, agregó Mayorga.   


Como parte de su trabajo, el gestor cultural hizo una recopilación de sus obras. Pintó 22 acuarelas para, a través del arte, poner en evidencia toda la tradición festiva que muestra aspectos de las celebraciones religiosas católicas, que llegaron con los españoles y se fusionaron con rituales propios de la cultura andina.
Las misas y romerías en honor a San Juan Bautista se inician en la basílica de Mocha. “Como en toda la región  andina, los actos de fe y de agradecimiento al Creador por milagros y más bendiciones son el punto inicial de la celebración.  Existe un comité organizador que planifica y ejecuta la programación, la cual incluye eventos culturales, históricos, deportivos y religiosos”, manifestó Lourdes Pinto, vecina del barrio Central. (F)


Se la denomina ‘octavas’ como parte de la herencia judía que tuvieron los colonos españoles”.
Noé Mayorga
Gestor cultural.
El artista Noé Mayorga es uno de los personajes de Las Octavas de Mocha y quien impulsó el rescate de esta fiesta tradicional.
COSTUmBRE. La celebración es una mezcla de tradiciones y cultura católica, indígena y hebrea, cuyo objetivo es destacar la herencia multicultural.
FiestA. Los judíos celebraban después del Sabbat, séptimo día de la semana, día sagrado para los judíos. En esta cultura el octavo día era de fiesta.
DESFILES. El oso, la waricha, el pingullero, el curiquingue, el Aya Uma y la vaca loca, entre otros, son los personajes que participan en Las Octavas.
Los habitantes festejan con
algarabía
en su máxima expresión
Si bien este año el día central de la fiesta será el 24 de junio, las celebraciones en honor a San Juan Bautista, patrono del cantón Mocha, ya empezaron desde el primer día del mes. En esa ocasión, se desarrolló el desfile inaugural. Al grito de “por San Juanito, por Mocha y por Las Octavas”, bailaron  jubilosos los personajes de la fiesta como los vaqueros, las carishinas (hombres vestidos de mujeres), los aradores con sus yuntas, y los capariches (barrenderos).
“Uno de los eventos principales de la fiesta es la toma de la plaza. Se trata de una representación de batalla entre colonos ibéricos e indígenas, pero que tiene un carácter mayoritariamente dancístico más que bélico”, manifestó Enrique Caluña, presidente del Comité de Fiestas del cantón Mocha.
Para el próximo 15 de junio está programado el Paseo del Chagra, y durante los dos días siguientes habrá concursos como el popular palo ensebado y el encendido y baile de la vaca loca. (F)

La concha más deseada y que valía más que el oro en época precolombina

Los danzantes, los músicos y las reinas del cantón presiden las alegres paradas. Una carishina brinda un “traguito” de licor a un turista, durante un desfile de Las Octavas de Corpus Christi. Los desfiles se desarrollan al  ritmo de las tradicionales melodías autóctonas.

 
La alegría y el bullicio del pingullero, el curiquingue, la waricha, el caporal y el Aya Uma, se hacen presentes en el cantón Mocha cada mes de junio, cuando se celebra a San Juan, patrono del pueblo. Esta festividad se denomina Las Octavas de Corpus Christi o las Octavas de Mocha, cuyo día de mayor algarabía es el 24 de junio.
Esta celebración es una mezcla de tradiciones y cultura católica, indígena y hebrea, cuyo objetivo es destacar la herencia multicultural de la localidad, así como su riqueza agrícola.


Los jubilosos y coloridos desfiles tienen lugar en las callejuelas del cantón, en cuyos costados se instalan los espectadores, algunos extranjeros, para observar el singular recorrido entre melodías autóctonas y uno que otro “traguito” de licor.


Orígenes
Noé Mayorga, pintor y gestor cultural tungurahuense, es un experto en Las Octavas de Mocha. Además de poseer una indiscutible pasión por la cultura andina y por su provincia, él y un grupo de familiares y amigos reavivaron esta fiesta que había permanecido en el olvido por un tiempo.


“Se la denomina ‘octavas’ como parte de la herencia judía que tuvieron los colonos españoles. Luego del Sabbat, rito semanal de los hebreos, ellos festejan una especie de fiesta en la que se agradece por todas las bendiciones. Esta tradición la trajeron a América y aunque luego ya se cristianizaron, la mezclaron con el Corpus Christi”, explicó Noé Mayorga.


Hasta hace ocho años, la fiesta de Las Octavas con su componente folclórico, estuvo relegada en Mocha por varias razones. “Entre ellas la desorganización, no obstante, en un esfuerzo por reavivar esta hermosa tradición se resolvió  ‘resucitar’ el carácter alegre del festejo. Para ello se contó con ayuda de las autoridades, y hoy buscamos la declaratoria de Patrimonio Cultural de Ecuador”, agregó Mayorga.   


Como parte de su trabajo, el gestor cultural hizo una recopilación de sus obras. Pintó 22 acuarelas para, a través del arte, poner en evidencia toda la tradición festiva que muestra aspectos de las celebraciones religiosas católicas, que llegaron con los españoles y se fusionaron con rituales propios de la cultura andina.
Las misas y romerías en honor a San Juan Bautista se inician en la basílica de Mocha. “Como en toda la región  andina, los actos de fe y de agradecimiento al Creador por milagros y más bendiciones son el punto inicial de la celebración.  Existe un comité organizador que planifica y ejecuta la programación, la cual incluye eventos culturales, históricos, deportivos y religiosos”, manifestó Lourdes Pinto, vecina del barrio Central. (F)


Se la denomina ‘octavas’ como parte de la herencia judía que tuvieron los colonos españoles”.
Noé Mayorga
Gestor cultural.
El artista Noé Mayorga es uno de los personajes de Las Octavas de Mocha y quien impulsó el rescate de esta fiesta tradicional.
COSTUmBRE. La celebración es una mezcla de tradiciones y cultura católica, indígena y hebrea, cuyo objetivo es destacar la herencia multicultural.
FiestA. Los judíos celebraban después del Sabbat, séptimo día de la semana, día sagrado para los judíos. En esta cultura el octavo día era de fiesta.
DESFILES. El oso, la waricha, el pingullero, el curiquingue, el Aya Uma y la vaca loca, entre otros, son los personajes que participan en Las Octavas.
Los habitantes festejan con
algarabía
en su máxima expresión
Si bien este año el día central de la fiesta será el 24 de junio, las celebraciones en honor a San Juan Bautista, patrono del cantón Mocha, ya empezaron desde el primer día del mes. En esa ocasión, se desarrolló el desfile inaugural. Al grito de “por San Juanito, por Mocha y por Las Octavas”, bailaron  jubilosos los personajes de la fiesta como los vaqueros, las carishinas (hombres vestidos de mujeres), los aradores con sus yuntas, y los capariches (barrenderos).
“Uno de los eventos principales de la fiesta es la toma de la plaza. Se trata de una representación de batalla entre colonos ibéricos e indígenas, pero que tiene un carácter mayoritariamente dancístico más que bélico”, manifestó Enrique Caluña, presidente del Comité de Fiestas del cantón Mocha.
Para el próximo 15 de junio está programado el Paseo del Chagra, y durante los dos días siguientes habrá concursos como el popular palo ensebado y el encendido y baile de la vaca loca. (F)