Hallan en México una fosa con 44 cadáveres

El hallazgo de un pozo con 119 bolsas con restos humanos de al menos 44 personas, ha agudizado la crisis forense del occidental estado mexicano de Jalisco y profundizado la inseguridad en el país que contabiliza 3.024 fosas clandestinas descubiertas desde 2006.


Hasta ahora, el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, IJCF, ha identificado que los restos descubiertos pertenecen al menos a 44 personas, de las que han registrado nueve cuerpos completos, 17 incompletos, nueve cabezas y nueve troncos de diferentes personas, dijeron a EFE fuentes de la dependencia.


Tras analizar el contenido de los 119 bultos, “aún hay diversas piezas que los peritos siguen analizando” por lo que el número de víctimas podría incrementar, dijeron autoridades.


La manera en que los cuerpos fueron depositados y ocultados en el pozo, situado en Zapopan, hace más compleja su identificación, pues los peritos deben revisar hueso por hueso y hacer pruebas para determinar si pertenecen a la misma osamenta.


El coordinador del Gabinete de Seguridad del estado de Jalisco, Tamez Guajardo, declaró que los restos humanos presentan entre tres días y un año de evolución cadavérica, lo que dificulta el análisis forense.


En un comunicado el colectivo Familias Unidas por nuestros desaparecidos en Jalisco solicitó al Gobierno federal “ayuda urgente” y pidió no dejarlos solos ante lo que denominó una “crisis forense” que no ha sido enfrentada debido a que el gobierno estatal “no cuenta con la capacidad y recursos” para hacerlo.
Pese a la presión mediática del encuentro, las autoridades en Jalisco han dado poca información del hallazgo y han defendido la hipótesis de que se trata de personas ligadas al crimen organizado. (I)

Hallan en México una fosa con 44 cadáveres

El hallazgo de un pozo con 119 bolsas con restos humanos de al menos 44 personas, ha agudizado la crisis forense del occidental estado mexicano de Jalisco y profundizado la inseguridad en el país que contabiliza 3.024 fosas clandestinas descubiertas desde 2006.


Hasta ahora, el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, IJCF, ha identificado que los restos descubiertos pertenecen al menos a 44 personas, de las que han registrado nueve cuerpos completos, 17 incompletos, nueve cabezas y nueve troncos de diferentes personas, dijeron a EFE fuentes de la dependencia.


Tras analizar el contenido de los 119 bultos, “aún hay diversas piezas que los peritos siguen analizando” por lo que el número de víctimas podría incrementar, dijeron autoridades.


La manera en que los cuerpos fueron depositados y ocultados en el pozo, situado en Zapopan, hace más compleja su identificación, pues los peritos deben revisar hueso por hueso y hacer pruebas para determinar si pertenecen a la misma osamenta.


El coordinador del Gabinete de Seguridad del estado de Jalisco, Tamez Guajardo, declaró que los restos humanos presentan entre tres días y un año de evolución cadavérica, lo que dificulta el análisis forense.


En un comunicado el colectivo Familias Unidas por nuestros desaparecidos en Jalisco solicitó al Gobierno federal “ayuda urgente” y pidió no dejarlos solos ante lo que denominó una “crisis forense” que no ha sido enfrentada debido a que el gobierno estatal “no cuenta con la capacidad y recursos” para hacerlo.
Pese a la presión mediática del encuentro, las autoridades en Jalisco han dado poca información del hallazgo y han defendido la hipótesis de que se trata de personas ligadas al crimen organizado. (I)

Boletín Que gara
Qué gara

Ahora puedes suscribirte a nuestro Nuevo boletín semanal

Suscríbete