Emprendimientos de la ‘Misión Casa para Todos’ tienen apoyo estatal

Gracias a sus dotes gastronómicos y a la colaboración que tiene con todos los habitantes de la urbanización San Alejo de Portoviejo, Marco Chérrez, logró ser uno de los beneficiados de los 15 locales comerciales comunitarios que se levantaron en este sector por iniciativa de la “Misión Casa para Todos”.

Chérrez, como varios de sus ahora vecinos, perdieron su casa en el terremoto de abril de 2016 que afectó sobre todo a la provincia manabita. Hoy, casi 4 años después tiene una casa propia y además un emprendimiento de comidas que es el sustento de su familia conformada por su esposa y cuatro hijos.

Todos los días, a las 06:00, ya están listos los enceres para atender a sus clientes con un delicioso encebollado y un apetitoso ceviche en el que se esmeran Marco y su esposa. En cada jornada al menos hay 60 clientes que salen satisfechos porque el encebollado se expende entre $1.50 y $2.

“Por mi experiencia en gastronomía me escogieron para ocupar uno de los locales comerciales en la urbanización, esta es una gran oportunidad porque el espacio es gratuito y ahí puedo desarrollar mi emprendimiento que perdí en el terremoto”, sostuvo Chérrez.

Estrategia de fortalecimiento

Estos emprendimientos forman parte de la estrategia de fortalecimiento comunitario que se ejecuta con el acompañamiento de los gestores de comunidad de la “Secretaría Plan Toda Una Vida” y que permite a los habitantes consolidar acciones que beneficien a su entorno y ámbito personal.

Patricio Rodríguez, gestor de comunidad, mencionó que está abierta la opción de que otras familias puedan unirse a Marco. Para ello necesitan tener un proyecto de negocio y presentarlo para la evaluación de la directiva de las urbanizaciones y los gestores de comunidad.

“Algunos de los parámetros que se consideran son el trabajo comunitario, su contribución en cada una de las iniciativas que se ejecutan en la comunidad, sus propuestas de negocios y su experiencia. Después se realiza un análisis y se procede a entregarles los locales”, acotó. (I)

Emprendimientos de la ‘Misión Casa para Todos’ tienen apoyo estatal

Gracias a sus dotes gastronómicos y a la colaboración que tiene con todos los habitantes de la urbanización San Alejo de Portoviejo, Marco Chérrez, logró ser uno de los beneficiados de los 15 locales comerciales comunitarios que se levantaron en este sector por iniciativa de la “Misión Casa para Todos”.

Chérrez, como varios de sus ahora vecinos, perdieron su casa en el terremoto de abril de 2016 que afectó sobre todo a la provincia manabita. Hoy, casi 4 años después tiene una casa propia y además un emprendimiento de comidas que es el sustento de su familia conformada por su esposa y cuatro hijos.

Todos los días, a las 06:00, ya están listos los enceres para atender a sus clientes con un delicioso encebollado y un apetitoso ceviche en el que se esmeran Marco y su esposa. En cada jornada al menos hay 60 clientes que salen satisfechos porque el encebollado se expende entre $1.50 y $2.

“Por mi experiencia en gastronomía me escogieron para ocupar uno de los locales comerciales en la urbanización, esta es una gran oportunidad porque el espacio es gratuito y ahí puedo desarrollar mi emprendimiento que perdí en el terremoto”, sostuvo Chérrez.

Estrategia de fortalecimiento

Estos emprendimientos forman parte de la estrategia de fortalecimiento comunitario que se ejecuta con el acompañamiento de los gestores de comunidad de la “Secretaría Plan Toda Una Vida” y que permite a los habitantes consolidar acciones que beneficien a su entorno y ámbito personal.

Patricio Rodríguez, gestor de comunidad, mencionó que está abierta la opción de que otras familias puedan unirse a Marco. Para ello necesitan tener un proyecto de negocio y presentarlo para la evaluación de la directiva de las urbanizaciones y los gestores de comunidad.

“Algunos de los parámetros que se consideran son el trabajo comunitario, su contribución en cada una de las iniciativas que se ejecutan en la comunidad, sus propuestas de negocios y su experiencia. Después se realiza un análisis y se procede a entregarles los locales”, acotó. (I)