El Desfile de la Confraternidad abrió parte central de las fiestas de Quito

La Municipalidad capitalina invirtió $ 135.000 en la confección de carros alegóricos y logística. El desfile también se celebrará hoy en la Tribuna del Sur, y el 7 de diciembre, por la noche, en la av. Amazonas.

Este sábado 30 de noviembre de 2019 se realizó el primero de los dos desfiles de la confraternidad programados por los 485 años de fundación de Quito.

El evento se desarrolló, como ocurre desde hace alrededor de 50 años, en la avenida de Los Shyris, en el centro-norte capitalino. 

Hoy se realizará el segundo en el sector de la Tribuna del Sur. Además, se retomará el desfile nocturno, que fue eliminado en 2013. Este tendrá lugar en la avenida Amazonas, el 7 de diciembre a las 19:00.

Para estos actos el Municipio destinó $ 135.000, monto que supera en $ 45.000 lo invertido en 2018, cuando se requirieron $ 90.000. Con ese rubro, el Municipio elaboró cinco carros alegóricos, el sistema de amplificación, la logística de desplazamiento de los participantes, la producción, el equipo de conducción, etc. 

El desfile realizado en la Tribuna de Los Shyris contó con la presencia de un carro alegórico adicional, elaborado por el Patronato Municipal San José, dirigido por la hermana del alcalde, Lilian Yunda.

Las celebraciones de este año tienen el eslogan “La fiesta vuelve al barrio”. Con ello, la Municipalidad le apuesta a las festividades entre vecinos con el fin de dinamizar la economía afectada por el paro nacional de octubre último.

A lo largo de la tradicional avenida del centro-norte quiteño desfilaron este sábado más de 1.200 personas agrupadas en 70 organizaciones culturales, sociales, municipales y educativas.

“Vamos a vivirla en paz, con alegría. Que estas fiestas eleven la autoestima de los quiteños y los ecuatorianos”, dijo el alcalde Jorge Yunda, quien insistió en que las fiestas regresan a los barrios.

Yunda también destacó “la participación en la agenda de celebraciones de 900 artistas ecuatorianos e internacionales, y 256 eventos gastronómicos y turísticos que dinamizarán la economía de la ciudad.

“Estas fiestas atraen a muchos turistas que hacen que los aviones, los hoteles, y los restaurantes se llenen y muevan la economía”, destacó el burgomaestre.

Este año, el Municipio no auspició la elección de Reina de Quito. Por ello, la designación de la soberana fue realizada por la Fundación Reina de Quito, que contó con el apoyo económico de la empresa privada.

Este antecedente hizo que ayer se viviera una situación sui géneris. Asistió al desfile Estefanía Barreno, reina de San Francisco de Quito, y su corte de honor. Pero este año no se movilizaron en uno de los carros alegóricos, sino que lo hicieron a pie, al igual que el resto de participantes.

No dieron declaraciones a la prensa y aunque el alcalde Jorge Yunda decidió invitarlas a los lugares reservados para las autoridades en la Tribuna, la Reina y su corte decidieron rechazar la oferta. Una vez entonado el Himno a Quito, abandonaron el lugar.

Los carros alegóricos, por su parte, transportaron a muñecos que representan a sitios emblemáticos de la ciudad, como el cerro Panecillo. 

Las creaciones miden entre 2 y 4 metros de altura y fueron realizadas por la Corporación Creativa en un trabajo conjunto con la Secretaría de Cultura del Municipio capitalino.  Al desfile de ayer asistieron más de 2.000 personas. (I)

El Desfile de la Confraternidad abrió parte central de las fiestas de Quito

La Municipalidad capitalina invirtió $ 135.000 en la confección de carros alegóricos y logística. El desfile también se celebrará hoy en la Tribuna del Sur, y el 7 de diciembre, por la noche, en la av. Amazonas.

Este sábado 30 de noviembre de 2019 se realizó el primero de los dos desfiles de la confraternidad programados por los 485 años de fundación de Quito.

El evento se desarrolló, como ocurre desde hace alrededor de 50 años, en la avenida de Los Shyris, en el centro-norte capitalino. 

Hoy se realizará el segundo en el sector de la Tribuna del Sur. Además, se retomará el desfile nocturno, que fue eliminado en 2013. Este tendrá lugar en la avenida Amazonas, el 7 de diciembre a las 19:00.

Para estos actos el Municipio destinó $ 135.000, monto que supera en $ 45.000 lo invertido en 2018, cuando se requirieron $ 90.000. Con ese rubro, el Municipio elaboró cinco carros alegóricos, el sistema de amplificación, la logística de desplazamiento de los participantes, la producción, el equipo de conducción, etc. 

El desfile realizado en la Tribuna de Los Shyris contó con la presencia de un carro alegórico adicional, elaborado por el Patronato Municipal San José, dirigido por la hermana del alcalde, Lilian Yunda.

Las celebraciones de este año tienen el eslogan “La fiesta vuelve al barrio”. Con ello, la Municipalidad le apuesta a las festividades entre vecinos con el fin de dinamizar la economía afectada por el paro nacional de octubre último.

A lo largo de la tradicional avenida del centro-norte quiteño desfilaron este sábado más de 1.200 personas agrupadas en 70 organizaciones culturales, sociales, municipales y educativas.

“Vamos a vivirla en paz, con alegría. Que estas fiestas eleven la autoestima de los quiteños y los ecuatorianos”, dijo el alcalde Jorge Yunda, quien insistió en que las fiestas regresan a los barrios.

Yunda también destacó “la participación en la agenda de celebraciones de 900 artistas ecuatorianos e internacionales, y 256 eventos gastronómicos y turísticos que dinamizarán la economía de la ciudad.

“Estas fiestas atraen a muchos turistas que hacen que los aviones, los hoteles, y los restaurantes se llenen y muevan la economía”, destacó el burgomaestre.

Este año, el Municipio no auspició la elección de Reina de Quito. Por ello, la designación de la soberana fue realizada por la Fundación Reina de Quito, que contó con el apoyo económico de la empresa privada.

Este antecedente hizo que ayer se viviera una situación sui géneris. Asistió al desfile Estefanía Barreno, reina de San Francisco de Quito, y su corte de honor. Pero este año no se movilizaron en uno de los carros alegóricos, sino que lo hicieron a pie, al igual que el resto de participantes.

No dieron declaraciones a la prensa y aunque el alcalde Jorge Yunda decidió invitarlas a los lugares reservados para las autoridades en la Tribuna, la Reina y su corte decidieron rechazar la oferta. Una vez entonado el Himno a Quito, abandonaron el lugar.

Los carros alegóricos, por su parte, transportaron a muñecos que representan a sitios emblemáticos de la ciudad, como el cerro Panecillo. 

Las creaciones miden entre 2 y 4 metros de altura y fueron realizadas por la Corporación Creativa en un trabajo conjunto con la Secretaría de Cultura del Municipio capitalino.  Al desfile de ayer asistieron más de 2.000 personas. (I)

Boletín Que gara
Qué gara

Ahora puedes suscribirte a nuestro Nuevo boletín semanal

Suscríbete