Assange teme larga condena si lo extraditan hacia EE.UU.

Foto cortesía.

El 2 de mayo, la Corte de Magistrados de Westminster en Londres iniciará el proceso para estudiar el caso de extradición. En Quito el sueco Ola Bini, ligado al portal WikiLeaks, fue detenido con fines de investigación cuando se aprestaba a viajar hacia Japón, informó la ministra María Paula Romo.


El activista Julian Assange pasó su primera noche en una prisión británica, a la espera de que comience en las próximas semanas el proceso para extraditarle a Estados Unidos, donde teme que pueda ser condenado a décadas de prisión.


Washington reclama al hácker australiano por cargos que suponen una pena máxima de cinco años, pero el equipo de Assange piensa que el Departamento de Justicia estadounidense podría agregar nuevas acusaciones, según expresó Kristinn Hrafnsson, director de WikiLeaks.
Hrafnsson considera que los cargos “relativamente pequeños” por los que EE.UU. reclama a Assange pueden facilitar que la Justicia británica dé su visto bueno a su extradición.


En la petición que ha tramitado EE.UU. se acusa al experto informático de “conspiración para infiltrarse en ordenadores” gubernamentales a fin de obtener información clasificada. El director de WikiLeaks sostiene, sin embargo, que podrían añadirse cargos relacionados con el espionaje que supondrían décadas de prisión o incluso la pena de muerte.


La siguiente cita judicial que afronta Assange es una comparecencia por videoconferencia desde la prisión el próximo 2 mayo, cuando la Corte de Magistrados de Westminster iniciará el proceso para estudiar el caso de extradición. El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos advirtió ayer que  sigue de cerca la situación de Assange y espera que todas las partes garanticen su derecho a un juicio justo.


“Esperamos que las autoridades implicadas se aseguren de que el caso de Assange es tratado con el proceso debido y de acuerdo a su derecho a un juicio justo, también a la hora de cualquier extradición”, declaró la portavoz de ese organismo, Ravina Shamdasani.


Detenido en Ecuador


De otra parte, la ministra  del Interior, María Paula Romo, confirmó ayer la detención del ciudadano sueco Ola Bini, de quien dijo hay evidencia de su colaboración con WikiLeaks y Assange. Fue detenido el jueves en Quito, con fines de investigación cuando se aprestaba a viajar a Japón.


Las autoridades informaron que hallaron libros sobre “hackeo” electrónico en el domicilio de Bini, que la Policía allanó  “para recabar elementos sobre las actividades que estaría realizando en Ecuador”, precisó ayer la Fiscalía. El detenido tiene 36 años y reside en Ecuador hace cinco.


Sobre los dos hackers rusos en el país anunciados como sospechosos de colaborar con WikiLeaks, Romo señaló que “están ubicados, identificados”. (I)



Assange teme larga condena si lo extraditan hacia EE.UU.

Foto cortesía.

El 2 de mayo, la Corte de Magistrados de Westminster en Londres iniciará el proceso para estudiar el caso de extradición. En Quito el sueco Ola Bini, ligado al portal WikiLeaks, fue detenido con fines de investigación cuando se aprestaba a viajar hacia Japón, informó la ministra María Paula Romo.


El activista Julian Assange pasó su primera noche en una prisión británica, a la espera de que comience en las próximas semanas el proceso para extraditarle a Estados Unidos, donde teme que pueda ser condenado a décadas de prisión.


Washington reclama al hácker australiano por cargos que suponen una pena máxima de cinco años, pero el equipo de Assange piensa que el Departamento de Justicia estadounidense podría agregar nuevas acusaciones, según expresó Kristinn Hrafnsson, director de WikiLeaks.
Hrafnsson considera que los cargos “relativamente pequeños” por los que EE.UU. reclama a Assange pueden facilitar que la Justicia británica dé su visto bueno a su extradición.


En la petición que ha tramitado EE.UU. se acusa al experto informático de “conspiración para infiltrarse en ordenadores” gubernamentales a fin de obtener información clasificada. El director de WikiLeaks sostiene, sin embargo, que podrían añadirse cargos relacionados con el espionaje que supondrían décadas de prisión o incluso la pena de muerte.


La siguiente cita judicial que afronta Assange es una comparecencia por videoconferencia desde la prisión el próximo 2 mayo, cuando la Corte de Magistrados de Westminster iniciará el proceso para estudiar el caso de extradición. El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos advirtió ayer que  sigue de cerca la situación de Assange y espera que todas las partes garanticen su derecho a un juicio justo.


“Esperamos que las autoridades implicadas se aseguren de que el caso de Assange es tratado con el proceso debido y de acuerdo a su derecho a un juicio justo, también a la hora de cualquier extradición”, declaró la portavoz de ese organismo, Ravina Shamdasani.


Detenido en Ecuador


De otra parte, la ministra  del Interior, María Paula Romo, confirmó ayer la detención del ciudadano sueco Ola Bini, de quien dijo hay evidencia de su colaboración con WikiLeaks y Assange. Fue detenido el jueves en Quito, con fines de investigación cuando se aprestaba a viajar a Japón.


Las autoridades informaron que hallaron libros sobre “hackeo” electrónico en el domicilio de Bini, que la Policía allanó  “para recabar elementos sobre las actividades que estaría realizando en Ecuador”, precisó ayer la Fiscalía. El detenido tiene 36 años y reside en Ecuador hace cinco.


Sobre los dos hackers rusos en el país anunciados como sospechosos de colaborar con WikiLeaks, Romo señaló que “están ubicados, identificados”. (I)



Boletín Que gara
Qué gara

Ahora puedes suscribirte a nuestro Nuevo boletín semanal

Suscríbete