Arranca la cumbre del clima con expectativas

Vista de un “iglú” donde se simula la contaminación del medio ambiente de diferentes ciudades dentro de la COP25.
FOTO: Emilio Naranjo Efe

Ayer inició la COP25 con miles de personas de delegaciones de casi 200 países, incluyendo más de medio centenar de jefes de Estado y de Gobierno que deambularán durante dos semanas por este espacio.

La primera jornada de la COP25 en el recinto ferial de Ifema en Madri ofreció ayer un menú de actividades intenso, acompañado por muchos litros de café y pendiente de la palabra quizás más reiterada a lo largo del día: ambición.

Con temperaturas frías y superada la amenaza de huelga en el Metro, los asistentes a la cumbre se han encontrado con un draconiano servicio de seguridad que han superado en varias fases para acceder.

Primeras expresiones
En un encuentro organizado por la ONG Sustaining All Life en la zona verde de la cumbre del clima, representantes de las culturas haitiana, zapoteca y kawésqar, entre otras, han puesto de manifiesto “las conexiones que existen entre la crisis ambiental y un sistema económico” depredador, ha explicado Judith Bautista, integrante de la organización y moderadora del acto.

Los cambios en el régimen de lluvias, la amenaza que supone la sobrepesca, la pérdida de cultivos por la sequía o la falta de apoyo económico para afrontar estos problemas son algunas de las situaciones que padecen las comunidades indígenas por la subida de temperaturas, y que algunos de sus representantes explicaron en la COP25.

Asimismo el Gobierno francés expresó que la COP25 debe ser “ambiciosa” y finalizar el desarrollo de los acuerdos de París, sobre todo en lo que se refiere a los mecanismos para el intercambio de las cuotas de carbono y que hoy por hoy, no está implementado a escala global.

Esto se da en medio de la expectativa por el desembarco de la activista Greta Thunberg en Lisboa, última parada antes de participar en la cumbre, rodeada de expectación mediática - política y también de rumores sobre cómo llegará hasta la capital española. (I)

Arranca la cumbre del clima con expectativas

Vista de un “iglú” donde se simula la contaminación del medio ambiente de diferentes ciudades dentro de la COP25.
FOTO: Emilio Naranjo Efe

Ayer inició la COP25 con miles de personas de delegaciones de casi 200 países, incluyendo más de medio centenar de jefes de Estado y de Gobierno que deambularán durante dos semanas por este espacio.

La primera jornada de la COP25 en el recinto ferial de Ifema en Madri ofreció ayer un menú de actividades intenso, acompañado por muchos litros de café y pendiente de la palabra quizás más reiterada a lo largo del día: ambición.

Con temperaturas frías y superada la amenaza de huelga en el Metro, los asistentes a la cumbre se han encontrado con un draconiano servicio de seguridad que han superado en varias fases para acceder.

Primeras expresiones
En un encuentro organizado por la ONG Sustaining All Life en la zona verde de la cumbre del clima, representantes de las culturas haitiana, zapoteca y kawésqar, entre otras, han puesto de manifiesto “las conexiones que existen entre la crisis ambiental y un sistema económico” depredador, ha explicado Judith Bautista, integrante de la organización y moderadora del acto.

Los cambios en el régimen de lluvias, la amenaza que supone la sobrepesca, la pérdida de cultivos por la sequía o la falta de apoyo económico para afrontar estos problemas son algunas de las situaciones que padecen las comunidades indígenas por la subida de temperaturas, y que algunos de sus representantes explicaron en la COP25.

Asimismo el Gobierno francés expresó que la COP25 debe ser “ambiciosa” y finalizar el desarrollo de los acuerdos de París, sobre todo en lo que se refiere a los mecanismos para el intercambio de las cuotas de carbono y que hoy por hoy, no está implementado a escala global.

Esto se da en medio de la expectativa por el desembarco de la activista Greta Thunberg en Lisboa, última parada antes de participar en la cumbre, rodeada de expectación mediática - política y también de rumores sobre cómo llegará hasta la capital española. (I)

Boletín Que gara
Qué gara

Ahora puedes suscribirte a nuestro Nuevo boletín semanal

Suscríbete