América se divide por la posesión de Áñez en Bolivia

El comandante en jefe, Carlos Orellana Centellas, saluda a Jeanine Áñez, durante la juramentación del nuevo cargo.
FOTO: Rodrigo Sura EFE

La proclamación de la presidenta interina ha sido recibida con saludos y rechazos de varios gobiernos de la región y ha puesto de manifiesto de nuevo la división de un continente en bloques.

A favor o en contra. Así han respondido las cancillerías americanas luego de que Janine Áñez se convirtiera en la presidenta interina de Bolivia, en medio de la crisis política que llevó a Evo Morales a renunciar a la Presidencia del país.

La proclamación de Áñez ha sido recibida con saludos y rechazos de varios gobiernos de la región y ha puesto de manifiesto de nuevo la división de un continente en bloques casi antagónicos.

Los reconocimientos a la presidenta interina Áñez llegaron desde Colombia, Guatemala, Brasil, Estados Unidos, y Rusia, países que a través de sendos mensajes le manifestaron su apoyo para que Bolivia supere la crisis en la que se encuentra actualmente.

El pronunciamiento de EE.UU fue, rápidamente, criticado por Evo Morales, asilado en México, quien sostuvo en la red social que el presidente Donald Trump reconocía “al Gobierno de facto y autoproclamado por la derecha”, al tiempo que Añadió que Trump, “después de imponer a Guaidó”, ahora proclama a Áñez.

Por otro lado, uno de los países que está decididamente con Morales es México, que le concedió asilo político, y que no prevé apoyar a Áñez amparándose en uno de sus axiomas en política exterior: la Doctrina Estrada, que no otorga “reconocimientos” de gobiernos que puedan “herir la soberanía”.

Tanto es así que la embajadora mexicana en Bolivia, María Teresa Mercado, dijo en una entrevista a Radio Fórmula que acoge en la delegación a 30 exfuncionarios de Morales y legisladores.

En ese sentido, Uruguay, Venezuela y Argentina se suman a rechazar a a presidentes que no han sido surgidos de elecciones. (I)

América se divide por la posesión de Áñez en Bolivia

El comandante en jefe, Carlos Orellana Centellas, saluda a Jeanine Áñez, durante la juramentación del nuevo cargo.
FOTO: Rodrigo Sura EFE

La proclamación de la presidenta interina ha sido recibida con saludos y rechazos de varios gobiernos de la región y ha puesto de manifiesto de nuevo la división de un continente en bloques.

A favor o en contra. Así han respondido las cancillerías americanas luego de que Janine Áñez se convirtiera en la presidenta interina de Bolivia, en medio de la crisis política que llevó a Evo Morales a renunciar a la Presidencia del país.

La proclamación de Áñez ha sido recibida con saludos y rechazos de varios gobiernos de la región y ha puesto de manifiesto de nuevo la división de un continente en bloques casi antagónicos.

Los reconocimientos a la presidenta interina Áñez llegaron desde Colombia, Guatemala, Brasil, Estados Unidos, y Rusia, países que a través de sendos mensajes le manifestaron su apoyo para que Bolivia supere la crisis en la que se encuentra actualmente.

El pronunciamiento de EE.UU fue, rápidamente, criticado por Evo Morales, asilado en México, quien sostuvo en la red social que el presidente Donald Trump reconocía “al Gobierno de facto y autoproclamado por la derecha”, al tiempo que Añadió que Trump, “después de imponer a Guaidó”, ahora proclama a Áñez.

Por otro lado, uno de los países que está decididamente con Morales es México, que le concedió asilo político, y que no prevé apoyar a Áñez amparándose en uno de sus axiomas en política exterior: la Doctrina Estrada, que no otorga “reconocimientos” de gobiernos que puedan “herir la soberanía”.

Tanto es así que la embajadora mexicana en Bolivia, María Teresa Mercado, dijo en una entrevista a Radio Fórmula que acoge en la delegación a 30 exfuncionarios de Morales y legisladores.

En ese sentido, Uruguay, Venezuela y Argentina se suman a rechazar a a presidentes que no han sido surgidos de elecciones. (I)

Boletín Que gara
Qué gara

Ahora puedes suscribirte a nuestro Nuevo boletín semanal

Suscríbete