Áreas verdes para la ciudad

 

La cantidad de áreas verdes por persona en Cuenca es inferior a lo que recomiendan organismos internacionales. Aunque hay datos distintos, estos no se ajustan al parámetro de la Organización Mundial de la Salud, OMS, que establece que debe haber entre nueve y 15 metros cuadrados por habitante. Según la Empresa Municipal de Aseo de Cuenca, EMAC, en esta ciudad hay seis metros cuadrados por habitante. En cambio, un estudio del grupo de investigación LlactaLAB - Ciudades Sustentables determina que es de 3,16 metros cuadrados, basado en la fórmula de cálculo del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, INEC.

Incluso, esta última entidad, en un informe del año 2012, señala que son 10,46 metros cuadrados, aunque en el 2010 el mismo INEC estableció que eran 1,82 metros cuadrados por persona. Eso se debe a que las mediciones para determinar el área verde se realizaron con metodologías diferentes, pues en el 2010 se consideró como superficie de área verde solamente a los parques y plazas; en el 2012 se contabilizaron todos los lugares manejados por entes públicos donde predomina vegetación y elementos naturales del entorno, lo que incluye parterres, riberas, estadios, canchas deportivas e incluso cementerios, terrenos baldíos, etc.

Los índices, cualquiera que sea la forma en que se calcule, son bajos. La actual administración municipal de Cuenca tiene como uno de sus proyectos principales la construcción de megaparques, lo que ayudará a mejorar el índice. De los anunciados, solamente hay uno en el que se ha avanzado. Es el parque ecológico de 56 hectáreas que se construirá en el sector de Ictocruz, para lo que se preparó una consultoría y estudios arquitectónicos. Los demás megaparques, algunos con lugares establecidos, todavía deberán esperar.

Para que una ciudad sea amigable con sus habitantes debe contar con suficientes áreas verdes, tanto grandes (como el parque El Paraíso, que tiene 15 hectáreas), como pequeñas, que se pueden distribuir por toda su extensión. Y los ciudadanos deben aportar con su compromiso de cuidarlas. Solamente así, con más verde de la naturaleza y menos gris del cemento, Cuenca será una mejor ciudad. (O) 

Áreas verdes para la ciudad

 

La cantidad de áreas verdes por persona en Cuenca es inferior a lo que recomiendan organismos internacionales. Aunque hay datos distintos, estos no se ajustan al parámetro de la Organización Mundial de la Salud, OMS, que establece que debe haber entre nueve y 15 metros cuadrados por habitante. Según la Empresa Municipal de Aseo de Cuenca, EMAC, en esta ciudad hay seis metros cuadrados por habitante. En cambio, un estudio del grupo de investigación LlactaLAB - Ciudades Sustentables determina que es de 3,16 metros cuadrados, basado en la fórmula de cálculo del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, INEC.

Incluso, esta última entidad, en un informe del año 2012, señala que son 10,46 metros cuadrados, aunque en el 2010 el mismo INEC estableció que eran 1,82 metros cuadrados por persona. Eso se debe a que las mediciones para determinar el área verde se realizaron con metodologías diferentes, pues en el 2010 se consideró como superficie de área verde solamente a los parques y plazas; en el 2012 se contabilizaron todos los lugares manejados por entes públicos donde predomina vegetación y elementos naturales del entorno, lo que incluye parterres, riberas, estadios, canchas deportivas e incluso cementerios, terrenos baldíos, etc.

Los índices, cualquiera que sea la forma en que se calcule, son bajos. La actual administración municipal de Cuenca tiene como uno de sus proyectos principales la construcción de megaparques, lo que ayudará a mejorar el índice. De los anunciados, solamente hay uno en el que se ha avanzado. Es el parque ecológico de 56 hectáreas que se construirá en el sector de Ictocruz, para lo que se preparó una consultoría y estudios arquitectónicos. Los demás megaparques, algunos con lugares establecidos, todavía deberán esperar.

Para que una ciudad sea amigable con sus habitantes debe contar con suficientes áreas verdes, tanto grandes (como el parque El Paraíso, que tiene 15 hectáreas), como pequeñas, que se pueden distribuir por toda su extensión. Y los ciudadanos deben aportar con su compromiso de cuidarlas. Solamente así, con más verde de la naturaleza y menos gris del cemento, Cuenca será una mejor ciudad. (O)