Convocan a nuevos científicos “de a pie”

Solucionar los problemas del tránsito vehicular es el principal objetivo del proyecto Pies y pedales, que este mes retoma sus actividades, luego de que los organizadores hicieron una breve pausa para dedicarse de lleno a ayudar a los afectados por el sismo del 16 de abril.
Un grupo de científicos a pie recibe equipos de medición con los que aportarán información a la investigación. Diego Cáceres I ELTIEMPO

La iniciativa está a cargo del colectivo Llactalab, conformado por investigadores de la Universidad de Cuenca, quienes entregan equipos de medición a voluntarios, para que recorran la ciudad y levanten información que sirva para proponer soluciones al tráfico.

Ayer un grupo de voluntarios asistió a una charla explicativa sobre cómo funciona el proyecto. Ellos forman parte de un segundo equipo de “científicos de a pie”, indica Daniel Orellana, uno de los organizadores de la iniciativa.

El proyecto se basa en promover el desplazamiento en bicicleta y a pie como una de las mejores estrategias para solucionar los “innumerables problemas derivados del tráfico en vehículo particular”, comenta Orellana.

El colectivo espera que la iniciativa tome fuerza a raíz del caos vehicular que se produce en las zonas en las que se dan trabajos por el tranvía y convoque a más voluntarios.

Los resultados de la investigación serán entregados a las autoridades para que los utilicen como base de políticas públicas que privilegien la movilidad alternativa en la ciudad. (JPM) (I) 

 Cuenca. 

Convocan a nuevos científicos “de a pie”

Un grupo de científicos a pie recibe equipos de medición con los que aportarán información a la investigación. Diego Cáceres I ELTIEMPO

La iniciativa está a cargo del colectivo Llactalab, conformado por investigadores de la Universidad de Cuenca, quienes entregan equipos de medición a voluntarios, para que recorran la ciudad y levanten información que sirva para proponer soluciones al tráfico.

Ayer un grupo de voluntarios asistió a una charla explicativa sobre cómo funciona el proyecto. Ellos forman parte de un segundo equipo de “científicos de a pie”, indica Daniel Orellana, uno de los organizadores de la iniciativa.

El proyecto se basa en promover el desplazamiento en bicicleta y a pie como una de las mejores estrategias para solucionar los “innumerables problemas derivados del tráfico en vehículo particular”, comenta Orellana.

El colectivo espera que la iniciativa tome fuerza a raíz del caos vehicular que se produce en las zonas en las que se dan trabajos por el tranvía y convoque a más voluntarios.

Los resultados de la investigación serán entregados a las autoridades para que los utilicen como base de políticas públicas que privilegien la movilidad alternativa en la ciudad. (JPM) (I) 

 Cuenca.