2.740 mapeadores ayudan a Manabí

La iniciativa de mapear la zona afectada por el sismo del 16 de abril, que nació con un pequeño grupo de investigadores cuencanos, suma ya 2.740 mapeadores de todo el mundo y ha logrado la identificación de 3,12 millones de objetos, calles y edificios.
María Laura Guerrero, Sebastián Vanegas y Rashid Samaniego durante el mapeo de las zonas afectadas por el sismo. EL TIEMPO
Daniel Orellana, miembro del grupo de investigación Llactalab, que dirige la iniciativa, indica que uno de los grupos de extranjeros que más ha colaborado con el proceso de mapeo es de Nepal, país que en abril del 2015 sufrió un sismo de 7,8 grados y recibió el apoyo de los científicos cuencanos.
 
El mapeo, indica Orellana, permite guiar a los voluntarios hacia los lugares que más ayuda necesitan y brinda herramientas a las instancias de Gobierno para que sepan qué y dónde reconstruir.
 
Ya están mapeados todos los objetos, calles y edificios de la zona cero y la denominada zona uno o perímetro más cercano al área del desastre. Los esfuerzos se centran ahora en la zona dos, que comprende lugares lejanos que también fueron afectados.
 
Para mejorar el mapa, quienes viajen a Manabí pueden tomar una foto con su celular y subirla al portal openstreetmap.org. Con esta acción se podrá determinar la ubicación de negocios turísticos para reactivar el comercio en la zona devastada, así como sitios estratégicos, lugares seguros, servicios de emergencia, entre otros puntos. (JPM) (I) 
 
 
 Cuenca. 

2.740 mapeadores ayudan a Manabí

María Laura Guerrero, Sebastián Vanegas y Rashid Samaniego durante el mapeo de las zonas afectadas por el sismo. EL TIEMPO
Daniel Orellana, miembro del grupo de investigación Llactalab, que dirige la iniciativa, indica que uno de los grupos de extranjeros que más ha colaborado con el proceso de mapeo es de Nepal, país que en abril del 2015 sufrió un sismo de 7,8 grados y recibió el apoyo de los científicos cuencanos.
 
El mapeo, indica Orellana, permite guiar a los voluntarios hacia los lugares que más ayuda necesitan y brinda herramientas a las instancias de Gobierno para que sepan qué y dónde reconstruir.
 
Ya están mapeados todos los objetos, calles y edificios de la zona cero y la denominada zona uno o perímetro más cercano al área del desastre. Los esfuerzos se centran ahora en la zona dos, que comprende lugares lejanos que también fueron afectados.
 
Para mejorar el mapa, quienes viajen a Manabí pueden tomar una foto con su celular y subirla al portal openstreetmap.org. Con esta acción se podrá determinar la ubicación de negocios turísticos para reactivar el comercio en la zona devastada, así como sitios estratégicos, lugares seguros, servicios de emergencia, entre otros puntos. (JPM) (I) 
 
 
 Cuenca.