El punto de vista de los especialistas

Carla Hermida

Coordinadora de investigación de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad del Azuay. Desarrolló una investigación sobre la Dinámica del mercado inmobiliario en los ejes de un sistema de transporte público masivo.

CASO: El tranvía de Cuenca en el eje de la Avenida de las Américas. Realizó un Plan para las áreas de influencia del tranvía en la Avenida de las Américas y avenida España.

¿Cómo se puede mirar el futuro de las ciudades si no se camina hacia la sustentabilidad en movilidad?

Si se mantiene el ritmo del crecimiento del parque automotor como hasta ahora, nuestros nietos no podrán disfrutar de las ciudades que ahora gozamos nosotros.

Uno de los ejes importantes para lograr la sustentabilidad es la mejora de los sistemas de movilidad y dentro de este se apunta hacia la transformación del transporte público. Este es la columna vertebral de la movilidad ciudadana dentro de una ciudad.

El tranvía de Cuenca

Gran Colombia, sector San Sebastián / Foto: Fernando Machado - El Tiempo Cuenca

¿Cuáles son las decisiones están tomando las administraciones municipales de las ciudades para que estas sean sustentables?

Las ciudades están optando por hacer importantes inversiones en grandes sistemas de transporte público. Por ejemplo, Quito ha optado por el metro, Cuenca por el tranvía, y en otras ciudades por sistemas como buses eléctricos, entre otras.

Estas grandes decisiones se toman enfocadas en alcanzar tres aristas fundamentales de la sustentabilidad: ambiente, sociedad y macroeconomía.

En lo ambiental se logra reducir la contaminación ambiental provocada por los gases CO2. En lo social genera igualdad de oportunidades y en el aspecto macroeconómico disminuye la inversión de grandes presupuestos en obras de infraestructura sanitaria.

Los ciudadanos nos quejamos, por ejemplo del costo de la obra del tranvía, sin embargo no entendemos que si la ciudad sigue creciendo de forma no planificada, esto le costará a la ciudad el valor de 10 tranvías, en 20 años.

¿Cómo hacer que el tranvía sea efectivo?

La única forma que el tranvía será efectivo es con usuarios. Fui parte de un trabajo de investigación que desarrolló un ‘Plan para las áreas de influencia del tranvía en la Avenida de las Américas y avenida España’. En este plan determinamos que lo fundamental es asegurar el número de usuarios para el tranvía.

El tranvía de Cuenca

Avenida de las Américas / Foto: Diego Cáceres - El Tiempo Cuenca

Pero al mismo tiempo nos preguntamos cómo lograr esto y la sugerencia que planteamos es que debe cambiarse las políticas del uso y gestión del suelo en dichas zonas.

En el plan que entregamos explicamos que en la Avenida de las Américas la vivienda de alta densidad es la mejor opción, mientras que en la avenida España hay que implementar equipamientos de alta rotación, como la Terminal Terrestre y otros que sigan alimentando a la terminal.

Como complemento, se debe transformar todo el sistema de movilidad, es decir, con el cumplimiento de frecuencias del transporte urbano, la integración de otros medios de transporte como la bicicleta. Todo esto debe integrarse en un gran sistema que le convertirá a Cuenca en una ciudad más sostenible y sustentable en el tiempo.

Pablo Osorio

Psicólogo organizacional por la Universidad del Azuay; Especialista en desarrollo regional por la Universidad de los Andes, Bogotá; Maestro en estudios urbanos por El Colegio de México, México DF. Ha ocupado cargos públicos en la Municipalidad de Cuenca coordinando el Plan Estratégico de Cuenca. Investigador de LlactaLAB de la Universidad de Cuenca.

Como parte del equipo de investigación de la Universidad de Cuenca, Osorio pudo identificar qué estaba generando la problemática del tránsito en los diferentes sectores de la ciudad. A continuación analiza sobre el papel que juega el tranvía en la propuesta de un nuevo sistema de movilidad para la urbe.

¿Qué originó el problema del tránsito en Cuenca?

Como investigadores, para comprender el fenómeno de los problemas de ‘tránsito’ primero nos planteamos conocer cuál era la situación que aquejaba a la ciudadanía.

En un primer acercamiento que realizamos en la Universidad de Cuenca nos sorprendimos con el resultado obtenido. Menos del 40 por ciento de los cuencanos se trasladaba en vehículo privado.

Pero esta cifra se alteró drásticamente cuando se incrementó el número de vehículos privados que circulaban en la ciudad. Este fenómeno se presentó en una época en la que los ciudadanos aumentaron su poder adquisitivo y cuando la ciudad comenzó a extenderse hacia las zonas periurbanas. Las familias optaron por adquirir uno o dos vehículos para poder trasladarse.

Se tuvo un crecimiento aproximado de 8.000 vehículos nuevos cada año, lo que hizo que colapse la armonía en la forma de trasladarse de un punto a otro. Y la problemática se siente más porque aún existe un 30 o 40 por ciento de población que ocupa medios públicos de transportación.

Antes del tranvía, ¿se han planteado soluciones a esta problemática?

Sí, varias. Por ejemplo se ha tratado de que haya fluidez en la circulación de los vehículos con la construcción de distribuidores de tráfico.

Aunque parezca lógico construir redondeles, pasos deprimidos y otros distribuidores, esto puede llegar a generar experiencias traumáticas para quienes usan medios alternativos o para quienes caminan. Con estas soluciones se podría estar perdiendo de vista la vida de la ciudad.

El tranvía de Cuenca

Avenida México / Foto: Diego Cáceres - El Tiempo Cuenca

¿Cuál es el cambio que se necesita como ciudad?

Cualquier cambio que se pretenda siempre debe tener como eje transversal la humanización de la transportación. Es importante que la forma de movilizarse masivamente pretenda facilitar el encuentro entre diferentes, ese encuentro que le da vida a una ciudad.

¿Qué aspectos hay que considerar al momento de ejecutar cambios en la transportación interna de una ciudad?

Existen dos ejes que deben ser tomados en cuenta por las autoridades cuando se pretenden realizar cambios profundos en la movilidad: el consumo energético y crear ciudades más humanas.

En la actualidad varias ciudades pretenden o apuntan hacia la reducción del consumo energético y la reducción de emisión de gases contaminantes. Las ciudades invierten en grandes proyectos de transportación pública, en autos eléctricos, en el uso de la bicicleta y en incentivar a los ciudadanos a desplazarse caminando.

Las grandes inversiones que se realizan permiten cumplir el segundo eje. En el caso de Cuenca es más fácil, porque aún conservamos características que fortalecerán la interacción social.

Estoy seguro de que el tranvía también será una forma de que se fortalezca esta interacción.

¿Cómo transformará el tranvía a la movilidad en Cuenca?

La función de transportar personas no cabe duda que será cumplida. Sin embargo, existen otros resultados que vienen implícitos en el uso del tranvía, como es la dignificación del transporte público dentro de la ciudad.

Hace 10 años el mercado comercial logró dignificar el uso de la bicicleta, un hecho que 20 años atrás era tildado con una serie de características peyorativas. Seguramente el proceso con el tranvía será un poco más lento, pero al final se tendrá el mismo resultado.

Para alcanzar la dignificación del transporte urbano, ¿qué más se debe hacer como ciudad?

Para la dignificación del transporte público también se deberá sumar factores como la renovación de las unidades que ofrecen el servicio de transporte urbano, la mejora de la atención y otros elementos que fueron aprobados por el Concejo Cantonal de Cuenca en la Ordenanza para el mejoramiento del transporte público.

El tranvía de Cuenca

Calle Gran Colombia y Mariano Cueva / Foto: Diego Cáceres - El Tiempo Cuenca

¿Cómo hacer del tranvía un medio eficaz y eficiente para la ciudad?

El desincentivo al uso del vehículo privado es clave. En los últimos años, la ciudad ha brindado demasiadas facilidades al desplazamiento del automóvil y esto debe cambiar de forma paulatina, luego que inicie el funcionamiento del tranvía.

La oportunidad para restringir el uso del vehículo en el Centro Histórico fue cuando se ejecutaban las obras del tranvía. Sin embargo, considero que este proceso debe darse de alguna forma y con mayor urgencia en el centro.

El Municipio deberá contar con un plan integral que defina incentivos para dejar el auto fuera del casco colonial como los parqueaderos de borde, la bicicleta pública y un buen sistema de conexión entre los buses y el tranvía.

¿Estos cambios deben ser inmediatos o a mediano plazo?

Los cambios hay que hacerlos. Tal vez no de inmediato, debido al impacto social y económico que tuvo la ciudad por el aplazamiento de la culminación de las obras que tomó más de cuatro años.

Hay que tomarse el tiempo adecuado y conversar con la gente para tomar decisiones. Dejemos que empiece a funcionar el tranvía y veremos como va la ciudad interactuando con él.

CREDITOS:

Reportería y fotos: Claudia Pazán

Diseño web: Paola Ponce