Sucesos /

Joven muere atropellado por dos automotores

Hace cinco años, Mauro Geovanny Anguisaca, de 19 años, perdió a su padre y desde aquel día se dedicaba a trabajar para ayudar a su madre en la manutención del hogar, pero cuando retornaba a casa fue atropellado por dos vehículos y falleció.

María Anguisaca recordó que su sobrino trabajaba en una fábrica de pantalones, ubicada en el sector San Martín de Sayausí y que vivía con su madre y cinco hermanos en el barrio Santa María, a poca distancia del lugar donde laboraba, por lo que iba siempre caminando.


El accidente ocurrió alrededor de las 18:30 del martes, en la avenida Ordóñez Lasso, sector de la entrada al barrio San Miguel de Sayausí. Para las investigaciones fueron detenidos los conductores de una camioneta Mazda blanca y de un taxi.

Circunstancias
Según las investigaciones de los peritos de la Oficina de Investigaciones de Accidentes de Tránsito, el joven en primera instancia fue atropellado por la camioneta. Por la fuerza del impacto fue lanzado al carril contrario donde fue arrollado por el taxi.


Para atender la emergencia, el ECU-911 despachó una ambulancia del Ministerio del Salud Pública y los socorristas le trasladaron de urgencia a una clínica privada, donde por la gravedad de las heridas falleció.
La necropsia fue practicada en la mañana de ayer. Luego el cuerpo fue llevado a la casa de los familiares para la velación y posterior sepultura en el cementerio de Sayausí.

Peligro
Los parientes de la víctima dijeron que desde que fue reconstruida la avenida Ordóñez Lasso, la vía se volvió de alto riesgo debido a que los vehículos circulan a gran velocidad y muchos conductores no respetan los pasos cebra, ni las zonas de prohibido estacionar a pesar de que están claramente señalizadas.


La Empresa Pública de Movilidad, Tránsito y Transporte, EMOV, diariamente publica a través de las redes sociales los cronogramas de controles de velocidad, entre ellos consta la referida avenida, que está considerada como una vía urbana, por lo tanto el límite permitido es de 50 kilómetros por hora.


Según el artículo 389 del Código Integral Penal, COIP, el conductor que exceda el rango moderado de velocidad, comete una contravención de cuarta clase, que se sanciona con una multa equivalente al 30 por ciento del salario básico y reducción de seis puntos en la licencia de conducir.


Para quienes exceden el rango moderado de velocidad, la pena es de un salario básico, reducción de 10 puntos en la licencia de conducir y tres días de prisión. (ASQ) (I)

Cuenca.

Visto 24777 veces