Sucesos /

Asesinan a esposos en San Bartolomé

Familiares lamentan el deceso de sus seres queridos mientras se cumple el levantamiento de los cadáveres.  Armando Suquisupa  | El Tiempo
Familiares lamentan el deceso de sus seres queridos mientras se cumple el levantamiento de los cadáveres. Armando Suquisupa | El Tiempo

Los habitantes de la parroquia San Bartolomé, del cantón Sígsig, están conmocionados por la brutal agresión que acabó con la vida de Humberto Astudillo Torres, de 78 años, y de su esposa Rosa Delgado Córdova, de 76 años.



El crimen fue cometido en una vivienda ubicada en el barrio La Cuadra. Teodoro Astudillo relató que como de costumbre, a las 06:40 de ayer fue a visitar a sus padres, pero al llegar a la vivienda tuvo el presentimiento de que algo fatal ocurrió, al ver que una escalera estaba apoyada en la pared y la puerta de la tienda de abarrotes que tenían estaba abierta.
Dijo que rápidamente ingresó al dormitorio, encontrándose con la desgarradora escena de ver a sus progenitores inmóviles, con las manos atadas hacia atrás y con mordazas. Narró que trató de reanimarles pero no respondieron, situación que le puso al borde de sufrir un desmayo.

 Investigación
Lucía Delgado, hermana de la víctima, comentó que tuvo conocimiento del infausto suceso por una llamada telefónica efectuada por su sobrino. La noticia se difundió rápidamente en la parroquia, cuyos habitantes se dirigieron a la casa de sus vecinos, para ver lo sucedido. Posteriormente llegaron el fiscal de turno, agentes de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros, Dinased, y de Criminalística para efectuar las diligencias del levantamiento de los cadáveres. Acordonaron el área y obligaron a los vecinos a ubicarse lejos de la escena del crimen.


Los allegados presumen que fueron víctimas de la delincuencia porque todas las pertenencias estaban alborotadas, cajones abiertos y los víveres que tenían en la tienda regadas en el piso, lo que hace suponer que buscaban dinero y los objetos de valor.


El hijo dijo que había desaparecido dinero, un teléfono celular recientemente comprado en 400 dólares y otros objetos que tenían en sus habitaciones.


Mientras se cumplía el levantamiento de los cuerpos, los vecinos, entre ellos Salmira Guartatanga, les recordaban como personas queridas y respetadas por sus diferentes actividades que hacían en beneficio de la parroquia.

 Necropsia
A las 11:30 llegó una ambulancia de Medicina Legal para el traslado de los cuerpos al Centro Forense de esta ciudad para la necropsia de ley. En el lugar quedaron los vecinos comentando sobre la brutalidad con la que actuaron los criminales y esperanzados en que las autoridades darán su paradero para que su muerte no quede en la impunidad. (ASQ) (I)

Cuenca.

Visto 5751 veces