Región /

Santa Isabel en emergencia debido a un deslizamiento

Hoy se cumplen dos semanas del macrodeslizamiento suscitado en el sector de Quillosisa, perteneciente a la parroquia Abdón Calderon, del cantón Santa Isabel, que afectó a 21 personas y a 12 casas. Ante esta situación se mantiene activo el Comité de Operaciones de Emergencias Cantonal, COE, hasta que se concluyan los trabajos de mitigación.

Filtraciones y acumulación de agua así como la reactivación de una falla geológica que tiene más de 100 años se presume que fueron los causantes de este deslizamiento que el pasado miércoles 22 de noviembre, desplomó a cuatro viviendas y dejó otros ocho inmuebles inhabitables.

Janette Moscoso, coordinadora de la Unidad de Gestión Ambiental de la Municipalidad, indicó que la declaratoria de emergencia en el cantón continuará activa hasta resolver la situación de los damnificados.

Hoy el COE se autoconvocó para reunirse con los representantes del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda, con el objetivo de planificar el proyecto de vivienda para los afectados, en que el Municipio entregará el terreno y dotará de servicios básicos, mientras que el Ministerio construirá las casas.

Situación actual
La funcionaria señaló que el personal y la maquinaria de la Municipalidad se encuentran en la zona realizando las labores de mitigación que consisten en la construcción de tres drenajes para conectar el agua de lluvia y de riego. Estas obras se esperan que culminen antes de fin de año. Además, como medida de seguridad se cerró el paso de agua y se prohibió irrigar los cultivos.

Entretanto, dos familias se resisten a evacuar la zona a pesar del peligro. Sus casas también presentan grietas y desde el incidente no cuentan ni con energía eléctrica ya que los postes se cayeron, ni con agua potable ya que la planta de tratamiento también fracaso.

Luis Serrano, operador técnico del sistema de agua, señaló que, provisionalmente, se continúa dotando de líquido vital entubado por periodos de tiempo de tres horas máximo.

“Este deslizamiento no solo afectó a nuestra comunidad de Quillosisa, sino también a las 350 familias que son beneficiarias de este sistema: Malapamba, Patapata y San Nicolás”, señaló.


Para Edgar Déleg, presidente de la comunidad y presidente del sistema de riego Angahuayco-Quillosisa, es comprensible que sus vecinos no deseen salir, ya que ha habido varios robos.

“De algunas casas se han sacado puertas, tuberías de agua y hasta se han llevado las gallinas”, aseguró.

Déleg detalló que esta comunidad se dedicaba a la agricultura y crianza de aves. “Nuestro pedido es que sean solventadas las soluciones habitacionales para que tengan dónde vivir, ya que cinco familias están en casa de familiares y otra en el albergue municipal”.

Informe
Jorge Tapia, jefe político del cantón, detalló que, de acuerdo al informe preliminar emitido por la Coordinación Zonal de la Secretaria de Gestión de Riesgos, son ocho familias damnificadas, ya que, de las 12 casas, dos estaban abandonas y de otras dos sus dueños viven en Cuenca.

Tapia coincide con la coordinadora de Gestión Ambiental del Municipio al manifestar que el peligro no ha terminado, pues, al continúar las lluvias, las personas ubicadas en las zonas de influencias también tendrá que salir. (XTM) (I)

Visto 1585 veces