Región /

Color y espiritualidad en la vestimenta afrodescendiente

Niños y adolescentes lucen la vestimenta típica de los afros que en caso de las mujeres se caracteriza por blusas y faldas largas.  EL TIEMPO
Niños y adolescentes lucen la vestimenta típica de los afros que en caso de las mujeres se caracteriza por blusas y faldas largas. EL TIEMPO

La diversidad de colores en sus prendas, collares hechos con semillas y un turbante que cubre la cabeza de las mujeres; pantalones cortos y un pañuelo en el caso de los hombres es parte de la vestimenta tradicional del pueblo afroecuatoriano, especialmente de los que se ubican en Esmeraldas.

Con el paso de los años los afrodescendientes se han extendido por todo el país llevando sus costumbres y tradiciones que se han adaptado al lugar donde se encuentran. 

Sus prendas de vestir guardan significados que se relacionan a la naturaleza y espiritualidad que los diferencian del resto de culturas del país.


 Prendas 

Nila de Aguiar, dirigente de la asociación Pueblos Afros del Azuay, manifestó que la vestimenta de la mujer se caracteriza por una falda prensada larga en forma de las olas del mar y una blusa con cuello en forma de círculo que representa el cosmos “porque las energías giran en círculos”.

Indicó que para el baile las prendas tienen cintas tanto en la falda como en la blusa que identifican los colores de la bandera del lugar de procedencia de la persona o agrupación.

Sobre el turbante de tela que usan, dijo que la creencia es que protege la sabiduría y conocimiento que se guarda en la cabeza. También se utiliza un pañolón para recoger y proteger los cabellos.

La vestimenta de la mujer se complementa con collares, aretes y pulseras grandes elaboradas con semillas de pailón, chonta y conchas del mar que alejan las malas energías con el sonido, según indicó la dirigente de esta población.

Sobre la vestimenta de los hombres, indicó que es más sencilla pero igual de importante que el de la mujer. En zona de la Costa usan camisas de colores claros y un pantalón pescador para moverse con mayor facilidad en sus actividades diarias en el campo y la pesca.

De Aguiar comentó que utilizan un sombrero que puede ser de paja toquilla y de hoja de palma para protegerse del sol y un pañuelo para limpiar el sudor. En el baile tiene su propio lenguaje, por ejemplo cuando el hombre lo mueve en forma circular significa que la mujer tiene que acercarse.


 Colores

Para Geovanna Vallecilla, coordinadora de la Asociación de afrodecendientes Guasa y Bombo, los primeros afrodescendientes que llegaron al país en calidad de esclavos asimilaron algunas costumbres y tradiciones de los territorios que ocuparon y que influyeron, por ejemplo, en su vestimenta. “Quienes llegaron a la provincia de Esmeraldas se relacionaron con la cultura Cayapa y a Carchi e Imbabura con la Caranqui”.

Vallencilla dijo que más allá de la influencia, coincidió que el color de las prendas que usan identifica la espiritualidad propia de los afrodecendientes basada en la mitología yoruba de África que habla de dioses relacionados a la naturaleza. 

Citó por ejemplo que el color rojo en las prendas representa al dios del fuego Shangó, como dueño del trueno y la adivinación; el blanco a Obbatala dueño de las cabezas que simboliza la paz, sabiduría, pureza y justicia; el amarillo a Oshún, dueño del amor y la coquetería; el verde a Oggún, dueño del monte y el azul a la diosa Yemayá, reina de los mares. 

En nuestro país la población afrodescendiente ocupa territorios de la Costa, Sierra y Amazonía por la migración o porque en cada lugar este grupo étnico comienza a extenderse, manteniendo sus costumbres y tradiciones que lo reflejan en la música, baile, vestimenta y gastronomía. (BRP) (F) 


 Cuenca. 

Visto 2552 veces