Mundo /

Las semillas y la soberanía alimentaria

Productoras agroecológicas de San Antonio de Gapal cuentan con 23 parcelas en su huerto comunitario.   EL TIEMPO
Productoras agroecológicas de San Antonio de Gapal cuentan con 23 parcelas en su huerto comunitario. EL TIEMPO

Parcelas y terrenos de productores del Azuay son el mejor ejemplo de cómo se debe aplicar la agroproducción. Conseguir semillas de calidad es una de las claves para garantizar el mantenimiento de la soberanía alimentaria.

En la Asociación de Emprendedoras de San Antonio de Gapal, dirigida por Ana Rojas, la agroproducción es una forma de vida. En ella se ve a mujeres como Rosalina Rojas sembrando y cosechando productos de la zona.
Hace una semana ella intercambió semillas de maíz con el fin de renovar la tierra de sus parcelas, pero prefiere hacerlo con otras agroproductoras de la provincia, pues, con su experiencia de 40 años en la agricultura, considera que las semillas con químico no son tan confiables.
A su huerto llegó con nuevos tipos de maíces como el ‘zhima’, morocho y negro. Con ellos prepara tamales, chicha, timbulos, colada morada y otros alimentos para el consumo. Reveló que esta es la mayor ventaja del intercambio de semilla, “las experiencias para aprender nuevos usos de las plantas”.

Criterios
Contrario a lo que comparte con otros agroproductores, cree que el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca, MAGAP y otras instituciones como el Gobierno Provincial, promueven esta actividad de manera errónea.
Ella usó las semilla que estas instituciones les entregaron, pero dijo que lo perdió todo y que por ello no confía en dicha iniciativa.
Siguiendo la línea de la agroproducción, Bélgica Jiménez, coordinadora de la Red Agroecológica del Austro y presidenta de APA Austro y AsoSígsig, también se mostró preocupada por los ‘paquetes tecnológicos’ que entrega el MAGAP.
En palabras de la dirigente, preocupa la apropiación institucional de las semillas con patentes. Ella explica que, para ellos, la producción se garantiza con los años, pues las diversidad de sus productos es inmensa y, si se capitaliza en una sola empresa, no sería justo.


Dijo que en el encuentro realizado hace algunos años, a nivel nacional y al que se incluyeron representantes de 17 provincias, resolvieron defender las semilla campesinas “porque son nuestras y la comida es nuestra”. Esto, señaló Jiménez, es sustentable como se lo ha hecho a través de la historia. A la dirigente también le preocupa que esta invasión de productos químicos hagan que el sabor de sus productos se pierda, pues se incluyen químicos que afectan el natural proceso de las plantas y los suelos se dañan.


No usar semillas alteradas y participar en intercambios agroecológicos es lo que ella como representante de la red motiva a las cerca de 800 familias que la conforman. Pidió al MAGAP dejar de entrega los kits que tiene productos químicos. También se mostró en contra de los transgénicos, pues, según su criterio, deterioran el suelo y afectan la economía del productor.

Respuesta
Juan Galarza, director agropecuario del Azuay, señaló que Azuay es un referente en el manejo de la agroecología, cosa que, a su entender, no pasa a nivel nacional, donde el uso de productos químicos sintéticos es abusivo y exagerado.
Esta forma de producción afecta el comercio local y se convierte en una competencia desleal, pues los productos que vienen de las provincias en las que se usan químicos, son baratos, “pero de muy mala calidad”.
Aclaró que ellos promueven la agroecología en la provincia, pero que lastimosamente hay malos entendidos, pues en otras provincias la agroecología no es una prioridad y se ven casos que afectan a los agroproductores.
El representante provincial del MAGAP aclaró que los transgénicos no son permitidos en el país y que no se crearán patentes para las semillas de los productores agropecuarios. Con lo que se garantiza esta forma “saludable de producción”.


Sobre los kits que se entregan a nivel nacional, manifestó que se usan en casos extremos en los que las plagas y otras afecciones hayan dañado el sembrío. Esto lo hacen a través de un manejo controlado de las dosis.
Asimismo, Galarza indicó que buscan generar conciencia sobre la buena alimentación. También promueven el intercambio de semillas entre productores de distintos cantones y provincias, con el fin de mejorar su valor.
Para ello ejecutan un proceso que va desde la capacitación, la utilización de semillas adaptadas, el uso y la elaboración de abono orgánico, que puede ser procesado de animales, hasta la creación de cercas vivas, alternabilidad en el uso de semillas y la conservación del agua. (FSC) (F)

Un derecho...

Cuenca. El artículo 281 de la Constitución del Ecuador señala que la soberanía alimentaria constituye un objetivo estratégico y una obligación del Estado para garantizar que las personas, comunidades, pueblos y nacionalidades alcancen la autosuficiencia de alimentos sanos y culturalmente apropiados de forma permanente. También hay quienes señalan que es el derecho que tienen los pueblos para controlar el sistema agroalimentario y sus factores de producción.

En el ojo del huracán, a nivel internacional, han estado varias transnacionales acusadas de devastar el agro y volver dependientes a los productores de semillas y tecnologías con fines lucrativos.

Últimamente, se ha prestado especial atención, en varios estudios y proyectos, al cuidado y protección de los sabores y las variedades de productos de índole local, alrededor del mundo. En ese contexto, puede revisarse como ejemplo el artículo del antropólogo Pedro Cantero sobre la experiencia de recuperación del tomate rosado en España. (F)

Cuenca. 

Visto 361 veces