Mundo /

CIDH sigue visita en Honduras y Micheletti resta importancia a la Unasur

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) continuó hoy su vista a Honduras para conocer sobre violaciones a esos derechos, tras el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya, mientras el Gobierno de Roberto Micheletti restó importancia a que Unasur no reconozca las próximas elecciones.

Los enviados de la CIDH, encabezados por su presidenta, la venezolana Luz Patricia Mejía, quienes ayer llegaron a Tegucigalpa, se reunieron hoy con los ministros Adolfo Sevilla (Defensa) y Mario Perdomo (Seguridad).

Perdomo y los jefes policiales expusieron a la CIDH sobre las actuaciones de la autoridad, que ha disuelto violentamente varias manifestaciones a favor de Zelaya y detenido a varios de ellos, dijo a los periodistas el portavoz de la Policía, Orlin Cerrato.

La CIDH también dialogó con el alto mando de las Fuerzas Armadas, encabezado por el jefe del Estado Mayor Conjunto, Romeo Vásquez.

Los representantes de la CIDH no hicieron declaraciones a la prensa tras las reuniones con militares y policías.

Por su parte, Micheletti dijo que no le preocupa que la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) no reconozcan las próximas elecciones en el país, previstas para el 29 de noviembre, ni al nuevo Gobierno hondureño como represalia por el derrocamiento de Zelaya, el 28 de junio pasado.

"No tenemos una preocupación porque en un momento determinado ellos no reconozcan el Gobierno o nuestros gobiernos", manifestó Micheletti en una entrevista con el Canal 5 de la televisión local.

Micheletti, a quien el Parlamento hondureño designó presidente tras el derrocamiento de Zelaya, considera que, más importantes que las relaciones diplomáticas, "son las relaciones comerciales".

Al respecto, subrayó que el intercambio con los países de Unasur es "mínimo".

Por tanto "no tenemos una razón que nos motive a estar buscando de cualquier forma una relación" con ellos, pero "sí con Estados Unidos, que es nuestro mayor importador de productos hechos en Honduras", explicó Micheletti.

Además, el Gobierno de Micheletti anunció que a partir de hoy las relaciones diplomáticas con Argentina las canalizará a través de la embajada de ese país en Israel.

La decisión obedece a una medida recíproca, luego de que Buenos Aires informara el pasado día 13 de que "la relación diplomática entre Argentina y Honduras se canalizará a través de la embajada hondureña en los Estados Unidos".

En una nota oficial de la Secretaría de Relaciones Exteriores de Honduras a su similar de Argentina, le notificó que "en el marco de la más estricta reciprocidad", el Gobierno de Micheletti ha decidido que a partir de hoy la relación diplomática entre ambos países "se canalizará por medio de la embajada de Argentina en Israel".

El pasado día 13, el Gobierno de Argentina exigió el cese en sus funciones de la embajadora hondureña en Buenos Aires, Carmen Eleonora Ortez Williams, "por apoyar al Gobierno de facto de Roberto Micheletti", confirmaron fuentes oficiales en el país suramericano.

En Tegucigalpa, los seguidores de Manuel Zelaya volvieron hoy a exigir en las calles el regreso del depuesto presidente.

En un plantón frente a la Corte Suprema de Justicia, centenares de manifestantes también pidieron que no se condene a tres de los seguidores de Zelaya acusados en los tribunales por su presunta participación en hechos vandálicos registrados el jueves de la semana pasada, tras un enfrentamiento con la Policía.

"A 52 días del golpe aquí no se rinde nadie, seguimos en resistencia hasta que el presidente Zelaya sea restituido en el poder y que los golpistas se vayan del Gobierno que han usurpado por la fuerza", dijo a Efe Rafael Alegría, dirigente campesino.

Alegría también es uno de los líderes del movimiento de resistencia popular que exige el regreso de Zelaya y que en el país se instale una Asamblea Nacional Constituyente para reformar la actual Carta Magna, lo que pretendía promover el gobernante depuesto a través de una encuesta popular que se celebraría el 28 de junio.

Tegucigalpa, EFE.
 

Visto 1565 veces